Experimentos con telekinesis

-

por MATTEO BORRINI – Universidad John Moores de Liverpool    

En esta clase no se podrán agitar varitas ni recitar encantamientos. Primero, encuentra un objeto adecuado para moverte con el poder de tu mente. Sí, aunque quieras hacer levitar un coche (los aviones ya lo hacen), estamos experimentando con telequinesis para principiantes. Así que tómalo con calma.

Un péndulo funcionará muy bien. Necesitará hilo grueso, hilo de tejer o, mejor aún, una delicada cadena para collar. La longitud ideal es de unos veinte o veinticinco centímetros.

Coloca un peso en la cuerda. No debe ser ni demasiado pesado ni demasiado ligero. Un anillo, como una alianza de boda, encajará perfectamente, por ejemplo, con una cadena de collar. El peso debe ser suficiente para mantener la cadena estirada y tensa.

Ahora prepara el campo de entrenamiento. Dibuja un círculo en una hoja de papel con un diámetro de unos diez centímetros. Dentro de este círculo, dibuja una cruz para formar una figura parecida a un objetivo.

¡Es hora de desatar la magia! Encuentra un lugar cómodo en un escritorio con el objetivo frente a ti.

Apoya el codo de tu brazo dominante sobre la mesa, dobla el brazo y levanta la mano hasta que esté casi frente a tu cara. Sostén la cadena entre el dedo índice y el pulgar, asegurándote de que el peso esté unos centímetros por encima del papel, justo en el centro de la cruz.

Ahora libera tus poderes mentales: concéntrate en la cruz e imagina que el péndulo comenzará a oscilar de derecha a izquierda, de izquierda a derecha, como el péndulo de un reloj, por encima de la línea horizontal de la cruz. Cuanto más te concentres, más rápido se desarrollará el movimiento. Incluso puedes imaginar un aumento en la velocidad de este movimiento de lado a lado, y sucederá.

Más en AntropoUrbana:  Etnografía de la infección cotidiana

Un paso adelante. ¡Ahora puedes demostrar que tienes el control total de tus poderes telequinéticos! Concéntrate en el eje vertical de la cruz y piensa en el péndulo moviéndose a lo largo de esa línea: ¡sucederá! Cuanto más te concentres, más fácil será que el péndulo se mueva hacia adelante y hacia atrás.

Luego concéntrate en el círculo exterior del objetivo. Visualiza el péndulo tallando con gracia ese círculo en el aire. Concéntrate y el péndulo responderá obedientemente a tus órdenes. La rotación puede ser en el sentido de las agujas del reloj o en el sentido contrario a las agujas del reloj, pero puedes controlarla: concéntrate y ordena a la rotación que se invierta. Y, sorprendentemente, cumplirá. Incluso puedes elegir la velocidad y amplitud de estos movimientos circulares, y el péndulo lo hará.

Levantando el velo. ¡Bien hecho y felicidades, pasaste tu primera clase de telequinesis!

O tal vez no. Lo que acabas de experimentar, a pesar de sus intrigantes y entretenidos resultados, no fue ni magia ni telequinesis. Pero se podría decir que es una aproximación cercana. Moviste el péndulo no con el supuesto poder de tu mente sino a través de tu respuesta ideomotora.

Aunque tu mano aparentemente permaneció quieta mientras visualizabas los movimientos deseados del péndulo, tu cerebro produjo movimientos imperceptibles en tus dedos en la misma dirección y velocidad que estabas imaginando. La longitud de la cuerda del péndulo amplificó estos movimientos minúsculos, dibujando efectivamente las figuras en las que estabas concentrado.

Bueno, no fue magia, sino más bien un ejercicio fascinante con nuestra biología y la ciencia detrás de ella.

Fuente: AAA/ Traducción: Mara Taylor

Más en AntropoUrbana:  Por qué el sexo humano no es binario

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías