Auge y caída de las revistas de teoría

-

por ALLISON MILLER

La década de 1970 era una época más simple. Un nuevo tipo de publicación académica se desprendió del peso de sus predecesores literarios y luchó por un lugar en la biblioteca. La publicación de teoría, vestida con nombres llamativos como Boundary, Camera Obscura, October, Semiotexte, Signs y Social Text, sería acusada, dos décadas después, de haber sido una moda. Como escribió el físico Alan Sokal en 1998, estas revistas promovieron «la prosa oscurantista y el culto acrítico a las celebridades que infectaron ciertos sectores de moda de las humanidades académicas estadounidenses».

Sokal tenía en la mira una publicación en particular. Hace veinticinco años, Social Text publicó un artículo de Sokal, «Transgresión de los límites: hacia una hermenéutica transformadora de la gravedad cuántica», que era una parodia del tipo de prosa densa y postura crítica hacia el empirismo que se puede encontrar en lugares como Social Text. El artículo era falso. Sokal afirmó más tarde que «cualquier físico o matemático competente (o licenciado en física o matemáticas) se daría cuenta de que es una parodia».

En ese momento, apenas comenzaba mi carrera y terminé en Lingua Franca, la revista en la que Sokal reveló su engaño. No estuve allí para ese número, pero interactué con él para armar una antología de comentarios sobre el engaño, que se centró en cosas emocionantes como el papel de la ciencia en la izquierda política y la revisión por pares.

Como mostró la controversia, la revista de teoría y la teoría misma se estaban polarizando. Con un sabor intelectual francés tan sospechoso como un jacobino, con una prosa tan densa como el osmio, la teoría hablaba casi exclusivamente a una audiencia académica. Pero la historia de la revista de teoría muestra que esto pudo haber sido por necesidad. Como sostiene el académico Jeffrey J. Williams, el surgimiento de la teoría estuvo influenciado por la economía política de la educación superior durante la Guerra Fría.

Por lo general, escribe Williams, el crecimiento de la teoría como una especialización académica se explica como parte de la historia intelectual de la década de 1960, con los académicos estadounidenses expuestos a la filosofía continental y la política radical al mismo tiempo. Leyeron obras con ismos recién acuñados, como el postestructuralismo y el posmodernismo, y pronto comenzaron a escribir estudios académicos que se ajustaban a los requisitos. Las revistas de teoría lo reunieron todo en un solo lugar.

Más en AntropoUrbana:  Un argumento a favor de los papercasts

Pero Williams se suma a ese análisis al mostrar la revista de teoría que emerge en un momento histórico específico: la «revolución académica», como la llamaron Christopher Jencks y David Riesman. Después de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno federal se interesó en la educación superior, a la que antes había ignorado con éxito, e infundió fondos masivos en instituciones que se convirtieron en «universidades de investigación». El objetivo principal del gobierno era el progreso científico, lo mejor para ganar la Guerra Fría, pero los departamentos de ciencia tenían que compartir la riqueza con sus primos más pobres de todo el mundo: las humanidades y las ciencias sociales.

¡Dinero! ¡Suena genial! Pero según Williams, las universidades llegaron a enfatizar la producción de conocimiento a través de la publicación y convirtieron a los estudiantes graduados en nuevos profesores. Los profesores de literatura y de antropología y filosofía tenían que justificarse a través de una productividad de investigación medible, al igual que los científicos, y eso incluía la publicación de artículos de revistas. «La revista de teoría podría haber expresado una exuberancia de pensamiento o una crítica radical», escribe Williams, «pero tomó una posición dominante porque se adaptaba a la revolución académica».

En la década de 2020, la ola de revistas de teoría que eran nuevas en la década de 1970 celebrará su quincuagésimo cumpleaños: Social Text entrará en su sexta década en 2029. No se sabe si la teoría todavía está de moda en la mediana edad.

Fuente: Jstor/ Traducción: Dana Pascal

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente