Antropología de Navidad

-

por DIMITRIS XYGALATAS – Universidad de Connecticut

La mera idea de las tradiciones navideñas hace sonreír a la mayoría de las personas y provoca sentimientos de dulce anticipación y nostalgia. Casi podemos oler esas velas, probar esas comidas especiales, escuchar esas canciones familiares en nuestras mentes.

El ritual marca algunos de los momentos más importantes de nuestras vidas, desde hitos personales como cumpleaños y bodas hasta celebraciones de temporada como Acción de Gracias y fiestas religiosas como Navidad o Hanukkah. Y cuanto más importante es el momento, más elegante es el ritual.

Los rituales navideños están llenos de pompa sensorial. Estas campanas y silbidos (a menudo bastante literales) indican a todos nuestros sentidos que esta no es una ocasión común, está llena de significado. Tal exuberancia sensorial ayuda a crear recuerdos duraderos de esas ocasiones y las marca en nuestra memoria como eventos especiales que vale la pena apreciar.

De hecho, hay muchas razones para valorar los rituales familiares. Las investigaciones muestran que pueden proporcionar varios beneficios psicológicos, ayudándonos a divertirnos, conectarnos con nuestros seres queridos y tomarnos un respiro de la rutina diaria.

Un amortiguador de ansiedad

La vida cotidiana es estresante y llena de incertidumbre. Tener una época especial del año en la que sabemos exactamente qué hacer, como siempre lo hemos hecho, proporciona una cómoda sensación de estructura, control y estabilidad.

Desde recitar bendiciones hasta levantar una copa para brindar, las tradiciones navideñas están repletas de rituales. Los experimentos de laboratorio y los estudios de campo muestran que las acciones estructuradas y repetitivas involucradas en tales rituales pueden actuar como un amortiguador contra la ansiedad al hacer de nuestro mundo un lugar más predecible.

Por supuesto, muchos de esos rituales también se pueden realizar en otras épocas del año. Pero durante la temporada navideña, se vuelven más significativos. Se llevan a cabo en un lugar especial (la casa de la familia) y con un grupo especial de personas (nuestros familiares y amigos más cercanos). Por esta razón, más personas viajan durante las fiestas de fin de año que en cualquier otra época del año. Reunirse desde lugares remotos ayuda a las personas a dejar atrás sus preocupaciones y, al mismo tiempo, les permite volver a conectarse con tradiciones familiares consagradas.

Más en AntropoUrbana:  No, ésas no son las mejores tesis de antropología cultural

Comidas felices

Ninguna tradición festiva estaría completa sin una comida festiva. Desde que los primeros humanos se reunieron alrededor del fuego para asar su caza, cocinar ha sido una de las características definitorias de nuestra especie.

Las largas horas que se pasan en la cocina y el comedor durante la preparación y consumo de las comidas navideñas cumplen algunas de las mismas funciones sociales que las fogatas de nuestros primeros antepasados. Compartir una comida ceremonial simboliza la comunidad, reúne a toda la familia alrededor de la mesa y facilita el camino para la conversación y la conexión.

Todas las culturas tienen rituales que giran en torno a la comida y la preparación de comidas. La tradición judía dicta que toda la comida debe elegirse y prepararse de acuerdo con reglas específicas (Kosher). En partes del Medio Oriente y la India, solo se debe usar la mano derecha para comer. Y en muchos países europeos es importante cerrar (o abrir) los ojos al hacer un brindis para evitar siete años de malas relaciones sexuales.

Por supuesto, las ocasiones especiales requieren comidas especiales. Por eso la mayoría de culturas reservan sus mejores y más elaborados platos para las fiestas más importantes. Por ejemplo, en Mauricio, los hindúes tamiles sirven los coloridos «siete curry» al final del festival Thaipussam kavadi, y en Grecia las familias se reúnen para asar un cordero entero el día de Pascua. Y estas recetas a menudo incluyen algunos ingredientes secretos, no solo culinarios, sino también psicológicos.

Las investigaciones muestran que realizar un ritual antes de una comida mejora la experiencia de comer y hace que la comida (¡incluso las zanahorias!) parezca más sabrosa. Otros estudios encontraron que cuando los niños participan en la preparación, disfrutan más de la comida y que cuanto más tiempo pasamos preparando una comida, más llegamos a apreciarla. De esta manera, el trabajo y la fanfarria asociados con las comidas navideñas prácticamente garantizan una experiencia gastronómica mejorada.

Más en AntropoUrbana:  Indexicalidad

Compartir es demostrar interés

Es común intercambiar regalos durante el período de las fiestas. Desde una perspectiva racional, esto puede parecer inútil. En el mejor de los casos sirve para reciclar recursos y, en el peor, para desperdiciarlos. Pero no subestimes la importancia de estos intercambios. Los antropólogos notaron que, en muchas sociedades, la entrega de regalos ritualizada juega un papel crucial en el mantenimiento de los lazos sociales al crear redes de relaciones recíprocas.

Hoy en día, muchas familias se entregan listas de regalos deseados para las fiestas. La brillantez de este sistema radica precisamente en el hecho de que la mayoría de las personas terminan obteniendo lo que comprarían de todos modos: el dinero se recicla pero todos disfrutan de la satisfacción de dar y recibir regalos.

Y como esta es una época especial del año, incluso podemos permitirnos una indulgencia libre de culpa. El año pasado, mi esposa y yo vimos una elegante máquina de café que nos gustó mucho, pero decidimos que era demasiado cara. Pero volvimos en diciembre y la compramos como regalo mutuo, acordando que estaba bien derrochar un poco para las fiestas.

La materia de la que está hecha la familia

La función más importante de los rituales festivos es su papel en el mantenimiento y el fortalecimiento de los lazos familiares. De hecho, para los familiares que viven lejos, los rituales festivos pueden ser el pegamento que mantiene unida a la familia.

El ritual es un poderoso marcador de identidad y pertenencia a un grupo. Algunos de mis propios estudios de campo muestran que participar en rituales colectivos crea sentimientos de pertenencia y una mayor generosidad hacia otros miembros del grupo. No es de extrañar, entonces, que pasar las vacaciones con los suegros por primera vez a menudo se considere un rito de iniciación, un signo de verdadera pertenencia a la familia.

Más en AntropoUrbana:  Los juegos de rol nerds me prepararon para ser antropóloga

Las tradiciones navideñas son particularmente importantes para los niños. Las investigaciones muestran que los niños que participan en rituales grupales se afilian más fuertemente con sus compañeros. Además, tener recuerdos más positivos de los rituales familiares parece estar asociado con interacciones más positivas con los propios hijos.

Los rituales navideños son la receta perfecta para la armonía familiar. Claro, es posible que debas tomar tres vuelos para llegar allí, y es casi seguro que se retrasarán. Y su tío seguramente se emborrachará y comenzará una discusión política con tu yerno. Pero, según el premio Nobel Daniel Kahneman, es poco probable que esto arruine la experiencia general.

La investigación de Kahneman muestra que cuando evaluamos experiencias pasadas, tendemos a recordar los mejores momentos y los últimos momentos, prestando poca atención a todo lo demás. Esto se conoce como la «regla del final del pico».

En otras palabras, nuestro recuerdo de las fiestas familiares consistirá principalmente en todos los rituales (tanto alegres como tontos), la buena comida, los regalos y luego un abrazo de despedida al final de la noche (después de que tu tío se reconcilie con tu yerno). Y para cuando regreses a casa, tendrás algo que esperar el próximo año.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías