Volver a casa

-

por HANNAH SCHWEMIN – Universidad de Sussex

Reservar vuelos, obtener boletos de tren, llenar valijas y adivinar cuánto espacio necesitamos para la comida que traeremos de nuestra visita a casa. Pero, ¿es posible visitar casa?

Diciembre es la época del año en que mucha gente vuelve a casa para ver a sus familias. Para algunos de nosotros, eso significa tomar el próximo tren o tratar de evitar la hora punta en las carreteras, para otros, el viaje a casa incluye más planificación y el cruce de algunas fronteras internacionales. No importa qué tan lejos viajemos para volver a casa, una cosa es igual para todos: visitamos un lugar que está calificado para ser llamado hogar, por una razón u otra. Estas razones difieren de una persona a otra, pero a menudo están relacionadas con un cierto sentido de nostalgia y familia, de las personas cercanas. Ir a casa, visitar casa. ¿Cómo podemos visitar casa? ¿No se supone que el hogar es un lugar donde nos sentimos bienvenidos y como en casa, a diferencia de los visitantes, por mucho que disfruten de su estancia? ¿No es paradójico considerar el hogar como un lugar que podemos visitar?

Estas preguntas crecen lentamente en mi mente, y trato de ignorarlas, cada vez que lleno la capacidad de mi equipaje de mano hasta el límite. ¡Por supuesto que voy a casa! ¿Cómo más llamaría a regresar al lugar donde está mi familia, donde crecí y desde donde comencé mi viaje para descubrir el mundo? Pero no puedo negar que algo es diferente ahora. ¿Mi casa cambió? Sí, el tiempo no se detiene, ni siquiera en casa: la gente se mudó y llegaron nuevos; los antiguos maestros de escuela están ahora jubilados y se pueden encontrar en el supermercado los lunes por la mañana. Pero a pesar de los cambios, para mí, sigue siendo mi hogar y eso no cambia. En cambio, soy yo quien cambió, quien ahora está en casa cuando no está en casa. Establecemos nuestros propios hogares lejos del único hogar: la visita para cualquier ocasión especial para nosotros.

Más en AntropoUrbana:  Los huesos de los muertos

Cuando vuelvo a casa, no puedo evitar ver mi hogar desde una perspectiva diferente. Se siente como convertirse en una antropóloga que dirige la observación participante a la Malinowski. A pesar de que no hay barreras idiomáticas, desconocimiento cultural o el problema de ser una extraña, me siento de alguna manera extraña. Después de cinco años y tres países, cada visita a casa es un nuevo intento para que mi familia y yo volvamos a acostumbrarnos. Y además de eso viene mi cerebro entrenado antropológicamente que no deja de analizar. No quiero pensar en métodos de investigación, etnografías o datos cualitativos.

Sin embargo, me doy cuenta de que la comida que simboliza el acogedor invierno en diciembre para mis hermanos y para mí desde la infancia está lejos de la tarta de carne picada británica. Recuerdo los ritos de paso de Turner cuando mi sobrino tiene su primer día en la escuela, abandonando el grupo de los no escolares y entrando en el grupo de los escolares. Estos momentos prueban que de hecho aprendí algo entre todos los ensayos e informes, pero también muestran que la antropóloga que hay en mí siempre estará viajando. No puedo volver a casa sin traerme los debates sobre cultura y modernidad, por mucho que lo intente: en cuanto alguien en la radio explica que un logro técnico presenta una nueva modernidad que reemplazará a la cultura de la comunicación, pregunto de inmediato: ¿Cómo define la cultura que puede ser reemplazada tan fácilmente? ¿Cómo puede definir un concepto tan controvertido como la modernidad solo sobre la base de una innovación? Y mi familia necesita acostumbrarse a que yo cuestione y, por lo tanto, haga las cosas más complicadas.

Más en AntropoUrbana:  Hace cuatro mil años que proponemos resoluciones de Año Nuevo

Con la antropóloga como mi sombra, ¿puedo siquiera irme a casa? ¿O soy más una visitante, bien integrada pero aun así una visitante de un lugar del que una vez fui parte?

La posibilidad de que haya perdido la capacidad de irme a casa me asusta, por eso me alegro cuando me doy cuenta de que no soy solo yo. Mis hermanos mayores muestran los mismos signos de cerebros entrenados profesionalmente que yo, como antropóloga, detecto en la forma en que se comportan y hablan y en cómo se diferencian de sus yoes más jóvenes. Asimismo, nuestros padres se ven influenciados por aquello con lo que se involucran y lo demuestran a través de los temas de los que hablan y cómo lo hacen. Sin embargo, seguimos siendo la misma familia: padres, hijos y hermanos de cada uno; cuanto más tiempo pasamos juntos y recordamos recuerdos comunes, más descansamos de pensar en los términos profesionales que encarnamos.

Regresar a casa es diferente ahora en muchos sentidos, ya que todos cambiamos y nos desarrollamos continuamente. Pero de alguna manera, también es como siempre. Es la singularidad, el aspecto particular e indefinible del lugar lo que nos permite volver a casa en lugar de simplemente visitarlo, mientras reconozcamos que siempre será un poco diferente de la memoria. Nos vamos a casa con la mentalidad que necesitamos para nuestra vida profesional, pero cuanto más nos dejamos engañar por esta casa, más descansamos de pensar con esa mentalidad. Es el hogar que nos permite ir a casa, dejar descansar a la antropóloga y en lugar de realizar una observación participante, participar plenamente.

Más en AntropoUrbana:  Ahora hablemos en serio sobre los trabajos de mierda

Al menos durante el tiempo que estemos en casa. ¿No es este artículo una prueba de que el antropólogo, incluso en reposo, nunca deja de intentar dar sentido a lo que está sucediendo?

Fuente: C&C/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente