Antropología navideña: Papá Noel como vigilante social

-

por KRYSTAL D’COSTA

La mayoría de los niños occidentales (y algunos adultos) esperan ansiosamente la llegada de Papá Noel (también conocido como Santa Claus, Viejito Pascuero, San Nicolás, y más). Con su traje rojo y su trineo tirado por renos, viene con regalos. Si te portaste bien, claro. Los niños también conocen bien sus reglas: Papá Noel lleva una lista, la revisa dos veces y sabe quién fue malo y quién fue amable. Si fue amable (por ejemplo, desinteresado, educado y servicial), es posible que encuentre algo elegante esperando debajo del árbol. Si no fue amable, puede que consiga un trozo de carbón.

Nuestra imagen actual de Santa parece provenir de algunas fuentes diferentes. Es una combinación del Sinterklaas holandés y el Papá Noel británico, y ambos parecen tener sus raíces en la vida real de San Nicolás de Myra. Nicolás de Myra era un santo y un obispo con reputación de dar obsequios secretos; era conocido por poner monedas en los zapatos que le habían dejado, y una leyenda lo describe arrojando bolsas de monedas de oro por la ventana de la casa de un pobre para ayudarlo con la dote para sus tres hijas, salvándolas de la prostitución. La tradición del día de San Nicolás (6 de diciembre) se extendió en muchos países, y en vísperas de esta festividad, que recuerda su muerte, se intercambian regalos. El Sinterklaas holandés parece hacer la distinción entre niños buenos y malos (aunque en la práctica, todos los niños reciben regalos). Tiene un ayudante llamado Zwarte Piet cuya piel negra lo convirtió en una fuente de controversia en los últimos años. Para nuestros propósitos, solo nos preocupa su papel en el castigo de los niños malos (llevándolos en un saco). Los niños dejan sus zapatos junto a la chimenea con un poco de heno o una zanahoria para su caballo, y Sinterklaas les deja monedas de chocolate o alguna otra cosita. También se suele colocar un saco fuera de la casa o en la sala de estar con un regalo para la familia. El Papá Noel británico, por otro lado, no tenía nada que ver con los regalos; típicamente representaba el Espíritu de la Navidad. Aunque desde entonces se fusionó con representaciones de Santa Claus, originalmente fue creado para ser la personificación del buen humor.

Más en AntropoUrbana:  Monstruos de Halloween: Marcianos

La transformación de estos tres personajes en Papá Noel (o Santa Claus, Viejito Pascuero, etc.) tiene un gran impacto: un dador de regalos, un vigilante moral y la personificación del buen humor. Si bien Santa no tiene un ayudante para empacar a los niños descarriados en sacos, está observando. Sabe si le robas el almuerzo a un compañero de trabajo, o si levantas el dedo a alguien por interrumpirte en la carretera, o si rompes algo y finges que no lo hiciste. Hoy, Santa no hace distinción entre niños buenos y malos: todos los niños reciben regalos. Pero persiste la idea de que Papá Noel, o alguien, está mirando. En esencia, él está mirando porque todos estamos mirando de alguna manera. Es la idea de Durkheim de que una sensibilidad moral gobierna el colectivo, manteniendo el orden para permitir la continuación de la sociedad. El orden social que gobierna nuestra sociedad es «mirar», y los símbolos asociados con Papá Noel pueden ser manifestaciones de esta sensibilidad moral en virtud del poder que les asignamos.

Estaba pensando en esto cuando la semana pasada me crucé con una voluntaria de una organización benéfica que llevaba un gorro de Papá Noel. Mientras que cientos de personas probablemente pasaron junto a ella, solo quizás docenas metieron la mano en sus bolsillos para sacar algo de cambio. Ella no pedía donaciones, simplemente estaba allí, con su sombrero rojo. Ella no emitía ningún juicio, pero su sombrero sí: «Estoy mirando», parecía decir. «Sé si hay cambio en tu bolsillo, si estás ignorando a propósito a mi ayudante o si llegas tarde al tren (en cuyo caso, podrías tomar el siguiente)».

El sombrero de Papá Noel no es el Sombrero Seleccionador, pero al convertir a Papá Noel en un vigilante moral, él y sus accesorios se convirtieron en una extensión de la sensibilidad que guía a la sociedad. Aunque su historia está vinculada a un obispo, se convirtió en gran medida en un icono secularizado, que personifica la caridad del espíritu humano, un símbolo con el que todos podemos relacionarnos. Papá Noel y las imágenes vinculadas a él nos recuerdan los «derechos» en los que creemos como sociedad. Estos no son derechos civiles, sino derechos sociales: hacer lo correcto. El sombrero de la voluntaria de caridad no fue, por tanto, una declaración de que el mismo Santa está mirando, sino que asumimos obligaciones sociales que son necesarias para el mantenimiento del orden social. Citando a Francis Pharcellus Church: “Las cosas más reales del mundo son aquellas que ni los niños ni los hombres pueden ver”.

Más en AntropoUrbana:  Cómo el gobierno inventó la “familia tradicional”

¡Feliz Navidad a todos!

Fuente: Anthropology in Practice/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías