Preparativos para el fin del mundo

-

por NICOLA JONES

En 2008, Chad Huddleston conducía a casa desde el trabajo cuando vio un extraño vehículo de estilo militar con un logotipo en un costado. Lo buscó y se encontró con un mundo de preparadores.

El camión era propiedad de un grupo llamado Zombie Squad, que se inició en junio de 2003 por un grupo de seis voluntarios de la Cruz Roja Estadounidense que intentaban atraer a un grupo demográfico más joven, descubrió Huddleston. Hoy en día hay filiales de Zombie Squad en todo el país. Consultan sobre películas de Hollywood. Y tienen un foro en línea en zombiehunters.org para responder preguntas sobre todo, desde la vida autosuficiente hasta las armas de fuego.

Los escuadrones de zombis constituyen una pequeña parte del movimiento preparatorio general: personas dedicadas a aprender cómo sobrevivir a cualquier desastre, desde un incendio en una casa hasta un ataque de zombis. El movimiento, dice Huddleston, antropólogo de la Universidad de Saint Louis y la Universidad del Sur de Illinois, Edwardsville, ha crecido “una tonelada” en los últimos años. “Porque, primero, la gente tiene miedo de las cosas del mundo”, explica. “Y segundo, creo que muchas personas han tenido experiencias con diferentes tipos de desastres a pequeña o incluso a gran escala, ya sea el huracán Katrina o la supertormenta Sandy, y ven que hay algún valor práctico en saber un poco o tener un poco”, esto es, saber cómo dar primeros auxilios o tener suficiente comida a mano.

Ese es un sentimiento que probablemente ha sido compartido por personas a lo largo de los siglos, incluidas las personas que enfrentaron desastres hace miles de años. Antropólogos como Huddleston, junto con arqueólogos que investigan el pasado distante, están tratando de reconstruir lo que significa prepararse para un desastre, y cuándo, por qué y cómo vale la pena esa preparación.

Más en AntropoUrbana:  Etnografías de datos gruesos

Al principio, Huddleston sabía muy poco acerca de la preparación, además de lo que había visto en el programa de televisión Doomsday Preppers del canal National Geographic. “Esa fue la introducción de todos a la preparación, este tipo de personas extremistas que viven en búnkeres en medio de la nada con miles de dólares en equipo, esperando que llegue el apocalipsis nuclear”, dice Huddleston. Después de aprender un poco más y darse cuenta de que ningún otro antropólogo estaba investigando este mundo, decidió sumergirse.

La mayoría de los preparadores, descubrió Huddleston, son hombres, blancos y tienen entre 25 y 45 años de edad. La razón de la división racial podría reforzarse a sí misma, señala. “Si ves a un grupo de hombres blancos con ropa táctica saltando de una camioneta blindada, un hombre o una mujer negros jóvenes no dirán: ‘Oye, eso se ve genial. Quiero ir para allá’. Van a correr hacia el otro lado”, dice.

Sin embargo, los preparadores con los que trabajó no son en muchos sentidos lo que sugieren la mayoría de los estereotipos, agrega Huddleston. Por lo general, tienen una buena educación y tienen un empleo completo: «Mucha tecnología, programadores de computadoras, desarrolladores web, ese tipo de cosas», dice. La mayoría de ellos se preocupan mucho por retribuir al mundo. Organizan sesiones de información sobre cómo lidiar con el envenenamiento por radiación, por ejemplo, o enseñan a las personas cómo hacer «bolsas de emergencia» (mochilas que contienen artículos de emergencia para 3 a 5 días) en caso de evacuación. Aunque muchos de ellos están personalmente motivados por la ideología, tienen cuidado de mantenerse al margen de los debates políticos, explica Huddleston.

Más en AntropoUrbana:  La antropóloga que le enseñó a hablar a Superman

Dichos grupos tienen como objetivo sobrevivir y prosperar en cualquier tipo de desastre, desde una inundación o sequía local hasta el cambio climático. Huddleston encontró su consejo tan sensato que se unió a ellos.

Los desastres, por supuesto, han ejercido presión sobre las comunidades durante mucho tiempo, incluso en la región ahora conocida como Mesa Verde, un área en el suroeste de Colorado famosa por sus asombrosas viviendas en los acantilados. Se estima que entre 25.000 y 30.000 personas vivieron en Mesa Verde entre 1225 y 1260, y luego la población disminuyó rápidamente. Durante mucho tiempo, los arqueólogos no supieron qué había sido de ellos. Pero las tribus Pueblo, en lo que ahora es Nuevo México y Arizona, contaron, durante generaciones, un éxodo de Mesa Verde, y reclamaron a los habitantes anteriores como sus antepasados.

En 2001, Tim Kohler, profesor de arqueología y antropología en la Universidad Estatal de Washington, se propuso con un grupo de especialistas en evolución crear el Proyecto de ecodinámica de aldeas para descubrir la relación entre los pueblos ancestrales y su entorno. ¿La sequía catastrófica condujo a migraciones fuera de esta región, como algunos habían especulado?

Analizaron los datos de la población local durante varios períodos de crecimiento y cambio, y descubrieron que toda el área central de Mesa Verde estaba despoblada a principios de la década de 1280, dice Kohler. Según los datos de los anillos de los árboles, el equipo sabía que hubo una larga ola de frío en los 1200. Cuando llegó una gran sequía entre 1276 y 1289, la mayoría de la gente ya había abandonado la región.

Más en AntropoUrbana:  Es difícil confiar en una vacuna si no se confía en el gobierno que la administra

Se desconoce si los Pueblo ancestrales tenían algún preparador entre ellos. Pero Kohler señala que, de una manera fundamental, su respuesta al desastre se hace eco de la nuestra: “Las personas realmente dependen unas de otras. No es solo un hogar, una familia contra el clima, contra el mundo. Son las comunidades, las sociedades que trabajan juntas las que contribuirán a nuestra persistencia o a nuestra incapacidad para persistir”.

Al menos la sociedad moderna tiene los beneficios de tecnologías adaptables y científicos dedicados a pensar en el futuro, señala Kohler. Con ellos, y un poco de preparación, es posible que podamos capear futuras tormentas.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías