Susurros en el tiempo

-

por MARK ALDENDERFER – Universidad de California

Se dice que algunas personas tienen una afinidad especial con ciertas especies de animales y tienen la capacidad de comprender sus sentimientos e incluso lo que piensan. Estas personas son conocidas como susurradores, y entre los más conocidos se encuentran los susurradores de caballos, perros, gatos e incluso fantasmas. Muy bien, este último es el título de un programa de televisión ahora cancelado, pero espero que entiendas el punto. Algunas personas simplemente entienden a los animales y sí, a las cosas. Entonces, creo que el antropólogo Jerry Moore es un susurrador de paisajes. Lo digo con todo respeto, así que déjame explicarte. Entiende los paisajes a un nivel profundamente personal y muestra una notable habilidad para describirlos y sus matices culturales a personas que de otro modo los encontrarían totalmente extraños. Incidence of Travel: Recent Travels in Ancient South America muestra ampliamente sus habilidades para susurrar.

Moore ha tenido una larga y distinguida carrera como arqueólogo académico. Está ampliamente interesado en la prehistoria de América del Sur, ha publicado ampliamente en las revistas del campo, ha editado una de las principales revistas regionales (Ñawpa Pacha) y es autor de un libro de texto muy importante (y exitoso): A Prehistory of South America: Ancient Cultural Diversity on the Least Known Continent (2014).

En Incidence of Travel, sin embargo, renuncia a una presentación puramente académica o técnica y se desvía a lo personal, adoptando un estilo narrativo. El resultado es una mezcla de sus experiencias, aspectos de su carrera y sus percepciones finamente perfeccionadas del pasado. Él define claramente su visión para el libro: “Se trata de viajes y lo que he aprendido en el curso de viajes sobre la arqueología de América del Sur, particularmente al observar la creación de paisajes culturales antiguos. Mis viajes son líneas de movimiento, a veces planificadas, a menudo desviadas por eventos imprevistos, que se cruzan con las vidas y actos de otros humanos, pasados ​​y presentes”.

Más en AntropoUrbana:  Enterrar a nuestros muertos nos mantiene humanos

El resultado es una combinación de autobiografía, memorias y narrativa de viajes. El libro es inusual porque, al menos en mi experiencia, hay relativamente pocos libros similares escritos por arqueólogos. Por supuesto, hay muchas autobiografías escritas por nuestros antepasados​​intelectuales. Entre los muchos ejemplos destacados se incluyen Alms for Oblivion: An Antiquary’s Scrapbook de Sir Mortimer Wheeler (1966); Disclosing the Past de Mary Leakey (1984); y Final Report: An Archaeologist Excavates His Past de Michael D. Coe (2006). Las memorias son algo menos comunes. Aunque la línea entre la autobiografía y las memorias a menudo es borrosa, una memoria no suele tener un orden cronológico bastante estricto y tiende a enfatizar la experiencia personal y la reflexión emocional sobre un conjunto de temas. Accidental Archaeologist de Jesse Jenning (1994) ha sido revisado por colegas como una mezcla de memorias y autobiografía. Un ejemplo más reciente de una memoria que está organizada temáticamente es Field Seasons: Reflections on Career Paths and Research in American Archaeology (2012) de Anna Marie Prentiss. La narrativa de los viajes arqueológicos, sin embargo, sigue siendo bastante esquiva, pero una que se compara bien con el libro de Moore es Surface Collection: Archaeological Travels in Southeast Asia de Denis Byrne (2007). Byrne, especialista en conservación del patrimonio arqueológico, centra su atención, al igual que Moore, en la intersección de paisajes y personas.

Comprender estas variantes literarias ayuda a colocar el libro de Moore en un contexto más completo y muestra cuán único es. Es un placer leer este libro porque es una narrativa de viaje hábilmente escrita sobre paisajes andinos que envuelve una profunda erudición sobre estos lugares y que está fermentada no solo con la reflexión personal sino también con anécdotas, algunas divertidas, otras trágicas, que la mayoría de los arqueólogos de campo encontrarán familiares.

Más en AntropoUrbana:  El fémur de Margaret Mead

En nueve capítulos, Moore nos lleva a viajar por el presente y el pasado. En el Capítulo 1 estamos en el centro de Perú en la peregrinación Qoyllur Rit’i; el Capítulo 2 nos ubica en el norte de Perú a través de una discusión sobre la investigación arqueológica sobre culturas de montículos en el centro de Chile; volvemos a una procesión ritual en Ecuador en el Capítulo 3, que usa para discutir las peregrinaciones antiguas en los Andes; en una de mis entradas favoritas (Capítulo 4), Moore nos lleva a la Cueva de las Manos en la Patagonia para discutir cómo los recolectores de la región inscribieron sus identidades en ella hace más de 10.000 años; los geoglifos del norte de Chile y el sur de Perú son el tema del Capítulo 5; nos dirigimos al norte de Colombia en el Capítulo 6, que está dedicado a su largo y arduo viaje para visitar la famosa “Ciudad Perdida” de esa región; el capítulo 7 lleva de nuevo al sur a la zona volcánica de Ecuador, donde Moore describe cómo las erupciones a lo largo de los milenios moldearon las culturas del pasado y las del presente; una vez más, comenzando en Ecuador, nos dirigimos hacia el sur, hasta Cusco, en el Capítulo 8, donde Moore describe el sistema de ceques de piedras sagradas del Inca y relata una narración de las diferencias entre cómo el Inca en el siglo XV y los eruditos franceses en el siglo XVIII intentaron medir el cosmos; el Capítulo 9 nos lleva de regreso a Ecuador, pero finalmente nos devuelve al Cusco de los incas a través del Qhapac Ñan, el camino imperial inca que siguió Francisco Pizarro en su esfuerzo por conquistar la política inca.

Más en AntropoUrbana:  Las escaleras y la cámara: etnografía en casa

Finalmente, en el Epílogo, uno de los capítulos más atractivos del libro, Moore concluye sus viajes por el continente con una historia deliciosa pero bastante difícil de un Land Cruiser recalcitrante que solo parece favorecer el movimiento cuando está en reversa y una odisea épica para buscar un mecánico o cualquier otra persona que pueda reparar el vehículo. No pudo encontrar uno, pero al hacerlo, ese fracaso ofreció una intuición, una que él caracterizó así: “Conduje en reversa hacia La Paz, el pasado estaba allí frente a mí, pero el futuro de este viaje en particular era invisible y estaba detrás de mí ―como lo está, en realidad, siempre”. Para Moore, el viaje es cómo se ha convertido en un susurrador de paisajes. Sus viajes moldearon tanto su rigor intelectual como académico y al mismo tiempo expandieron su empatía para pensar en cómo el significado se ha inscrito en todo el continente durante miles de años de prehistoria. No pretende saber cómo pensaban estos pueblos antiguos, pero a través de sus historias y cuentos, nos invita a reflexionar sobre el pasado y cómo estas reflexiones pueden ayudarnos a comprender nuestra humanidad común.

No conozco a ningún arqueólogo que no tenga historias que rivalicen con las que describe Moore. Pero creo que pocos de nosotros podemos emular su hábil narrativa y la forma en que ha tejido sus experiencias, reflexiones e historias en un tapiz legible y profundamente atractivo de paisajes andinos y sus significados, no solo para las personas que viven en ellos, sino para lectores que buscan captar un susurro de su pasado.

Fuente: AAA/ Traducción: Dana Pascal

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías