¿Por qué sentimos que la Navidad llega más rápido cada año?

-

por RUTH OGDEN – Universidad John Moores de Liverpool

Piensa en tu infancia. Diciembre era el más largo de los meses. Estaba lleno de ensayos de las representaciones navideñas de la escuela, de escribir la lista de deseos y de saborear el chocolate de la mañana de Navidad. Pero a veces parecía que Santa nunca llegaría.

Como adulto es una experiencia diferente. En un minuto son vacaciones de verano, parrilladas y quemaduras solares y luego, en un abrir y cerrar de ojos, son pasteles de carne picada, oropel y pavo. ¿Soy solo yo, o la Navidad llega más rápido?

Si no puedes creer que la temporada festiva ya está sobre nosotros, no estás solo. Mis colegas y yo, recientemente, realizamos una encuesta a 918 adultos en el Reino Unido (los resultados completos aún no se han publicado) y encontramos que el 77 % de los encuestados estuvo de acuerdo en que la Navidad parece llegar más rápido cada año.

Una razón puede ser la forma en que experimentamos los cambios del paso del tiempo a medida que envejecemos, lo que a menudo da como resultado la sensación de que el tiempo se acelera a medida que envejecemos. Para un niño de siete años, los doce meses entre Navidades son una gran parte de su vida. Para una persona de 45 años, esos mismos doce meses son una pequeña parte de su experiencia. Esta diferencia de proporción comprime el tiempo relativo entre Navidades cada año.

Nuestra experiencia del tiempo también cambia porque dependemos de la memoria para estimar la duración. Cuando juzgamos cuánto duró algo, basamos nuestra estimación en cuántos recuerdos tenemos del período de interés. Ya sea que estemos tratando de recordar la duración de una película, un viaje en automóvil o una relación, la cantidad de recuerdos que codificamos durante el mismo servirá como indicador de su duración.

Más en AntropoUrbana:  Más perdido que antropólogo en celebración propia

Nuestros cerebros interpretan como breves los períodos de tiempo en los que se crean menos recuerdos nuevos, ya sea porque faltaron tareas estimulantes, actividades novedosas o emociones intensificadas.

A dónde se ha ido el año

A medida que envejecemos, la memoria se vuelve más falible y recordamos menos de nuestra vida cotidiana. También es menos probable que intentemos cosas nuevas que cuando éramos más jóvenes. Juntos, estos factores pueden contribuir a la sensación de que ha pasado menos tiempo desde la Navidad pasada de lo que esperábamos.

Debido a que lo que hacemos tiene una influencia tan fuerte en cómo experimentamos el tiempo, los cambios en nuestra rutina distorsionan el paso del tiempo. Un día predecible ayuda a que el tiempo fluya de manera constante.

Esto se ilustró a escala mundial durante la pandemia. Un minuto estábamos todos haciendo nuestra vida diaria. Entonces, de repente, nuestras rutinas estaban revueltas. La gente desde Buenos Aires hasta Bagdad reportó una abrumadora sensación de que el tiempo no transcurría con normalidad durante la pandemia.

Si bien la Navidad no causa el mismo nivel de interrupción que una pandemia global, altera nuestros hábitos.

¿No puedes esperar hasta que sea Navidad?

Otro factor que puede hacernos sentir que la Navidad está aquí demasiado rápido es la cantidad de energía que ponemos para anticiparla. Para muchos niños, la Navidad es posiblemente el evento más esperado del año. Los calendarios de adviento cuentan los días hasta que llega Papá Noel. Toda esta emoción hace que los niños presten mucha atención al paso del tiempo en el período previo a la Navidad. Desafortunadamente para ellos, centrarse en el paso del tiempo normalmente lo hace lento.

Más en AntropoUrbana:  Volver a casa

Para la mayoría de los adultos, la Navidad es menos emocionante. Así que los adultos probablemente piensen menos en la cuenta regresiva. Prestar menos atención al tiempo hace que pase más rápido. El efecto puede haber sido particularmente pronunciado este año porque, en la normalidad posterior a la pandemia, la vida está más ocupada que nunca y tenemos incluso menos tiempo para pensar en la Navidad.

El cambio tecnológico también afecta nuestra percepción del tiempo. Los avances en tecnología nos permiten realizar más tareas, más rápido que nunca. Esta aceleración en el ritmo de vida durante los últimos veinte años también puede contribuir a la sensación de que la Navidad ahora llega demasiado pronto.

Quedarse sin tiempo

A pesar de prestar menos atención al tiempo, los adultos experimentan muchas más demandas en sus horarios que los niños en el período previo a la Navidad. Para los niños, la Navidad sucede por arte de magia. Para los adultos, sin embargo, la mística festiva es reemplazada por una gran cantidad de planificación, compras, envoltorios y cocina. La presión de tiempo adicional creada por la Navidad puede contribuir a que el tiempo pase más rápido.

La falta de control que tienen los niños sobre la Navidad probablemente aumenta su nivel de incertidumbre temporal. No saber cuándo, o de hecho si, sucederá algo, también puede ralentizar el paso del tiempo.

Sin embargo, tal vez sentimos que la Navidad llega más rápido cada año porque realmente es así. En años pasados, la publicidad navideña no se veía hasta fines de noviembre. Hoy en día es normal ver Santas de chocolate en las estanterías de los supermercados a principios de octubre. Este cambio literal de la línea de tiempo de Navidad sin duda se suma al sentido psicológico de que la Navidad llega antes.

Más en AntropoUrbana:  Antropología de San Valentín

Sin embargo, los intentos de los minoristas de aumentar las ganancias, comenzando el período festivo antes, tienen un precio. Cuando el minorista Very.com lanzó su campaña publicitaria navideña el 7 de octubre de 2021 hubo indignación pública. No queremos ver venir la Navidad más rápidamente. Very no repitió su error este año.

Fuente: The Conversation: Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías