Poliamor, corazones rotos y otras inquietudes antropológicas

-

por WILLIAM JANKOWIAK – Universidad de Nevada

El amor apasionado es algo peligroso, o eso dicen muchas culturas, cuentos populares e historias. Romeo y Julieta se suicidan por eso. Ginebra lamenta su impulso de precipitarse en una desastrosa historia de amor con Sir Lancelot. En el cuento original de La Sirenita, nuestra heroína pierde la voz y se convierte en espuma de mar cuando no puede llamar la atención de su verdadero amor.

Como antropólogo, me preguntaba si podría determinar qué tan frecuente es este miedo y obtener una idea de cómo las sociedades trataron de hacerle frente.

El amor romántico puede perturbar, a menudo lo hace, las relaciones sociales: es una emoción humana turbulenta y compleja. Mis investigaciones sobre este misterioso fenómeno humano comenzaron en 1990 y me llevaron a estudiar una comunidad polígama, relaciones poliamorosas e historias de amor en la literatura mundial.

A fines de la década de 1990, una colega y yo analizamos cuentos populares de 78 culturas de todo el mundo y contamos cuántos contenían historias de relaciones que toman un giro desagradable. Entre estas culturas, el 94 por ciento tenía historias que advertían a los hombres sobre los peligros de involucrarse con una mujer hermosa o una mujer fatal. Aunque solo el 26 por ciento tenía relatos sobre los peligros de la belleza masculina, el 50 por ciento retrató los riesgos de enamorarse de un hombre de alto estatus pero indiferente. Como muestran los números, uno de los principales temores es el amor no correspondido. Muchos cuentos brindan advertencias u ofrecen orientación sobre cómo evitar ser engañado, manipulado, seducido o utilizado de manera dañina por un amante atractivo pero mal intencionado.

En China, por ejemplo, un personaje común de los cuentos populares es un hada o espíritu zorro que toma la forma de una mujer hermosa para seducir y luego matar a su amante. Incluso hoy en día, los hombres chinos se burlan unos de otros diciendo que una mujer particularmente hermosa podría ser un hada zorro, y las historias de los periódicos advierten a los hombres sobre los peligros de enamorarse de una amante que finge interés solo para llevarlos a la bancarrota y abandonarlos. Los inuit tienen un cuento popular en el que un cazador ve a una mujer hermosa y la persigue río abajo, solo para morir de agotamiento; la mujer se transforma en un cuervo y se va volando. Otro ejemplo proviene de los aborígenes australianos, que advierten a los hombres que tengan cuidado de acercarse a una mujer hermosa que se sienta en la roca de un río y canta las canciones más preciosas; se dice que con sus dedos de cangrejo aplastará a cualquier hombre que nade hacia ella.

Más en AntropoUrbana:  Manos sobre la comida

Este tema de la desilusión en el amor, encontrado en todo el mundo, ha dado lugar a muchas filosofías sobre la mejor manera de evitarlo. Algunas culturas rechazan por completo la idea de que el amor romántico es una experiencia positiva. En sociedades con matrimonio arreglado, como Afganistán, India y Arabia Saudita, la generación mayor casi siempre ve el amor romántico como una emoción peligrosa que es mejor ignorar o negar (aunque la generación más joven parece estar cada vez más dispuesta a correr el riesgo).

Un enfoque diferente para aliviar el dolor del amor fallido es amar a muchas personas al mismo tiempo; si bien esta práctica puede minimizar los peligros de un vínculo poco saludable con un solo amante y extender el riesgo de ser rechazado, los defensores del poliamor insisten en que no es por eso que buscan relaciones con múltiples parejas. Para la mayoría, amar a más de una persona proporciona una red de apoyo más rica que mejora su sentido de realización personal. ¿Lo entendieron bien?

Al principio de mi trabajo, en 1993, me embarqué en una investigación de seis años sobre una comunidad polígama mormona ubicada en Angel Park, un pequeño pueblo en el suroeste de Estados Unidos, que cree que el amor plural es la forma más elevada de amor (para proteger la privacidad de la comunidad, prefiero ser discreto sobre su ubicación exacta).

En este tipo de amor plural, las esposas, los hijos y un esposo tratan de tenerse en alta estima y trabajan activamente, y a menudo luchan, para construir lazos de amor armoniosos que los unan en este mundo y en el venidero. La familia plural se mantiene unida, tanto por una voluntad colectiva o un esfuerzo comunal para conservar una imagen fuerte de una familia armoniosa, como por sentimientos o acciones individuales. La creencia entre algunos mormones de que este tipo de lazo de amor armonioso puede tener éxito también ha recibido el apoyo de algunos antropólogos. Otros estudiosos no están de acuerdo, argumentando que el impulso de formar un vínculo de pareja está presente en todas las sociedades conocidas, incluso en aquellas que se esfuerzan por negar su existencia.

Más en AntropoUrbana:  La vida simple

En la comunidad que estudié, aunque enfatizaban fervientemente el amor armonioso como su ideal central, descubrí que los deseos sexuales personales y las preferencias románticas por la exclusividad emocional creaban tensiones. A pesar de la doctrina de la poligamia, que los hombres defendieron con más firmeza, las mujeres solían utilizar la calidad del afecto de su esposo para evaluar la calidad de su matrimonio y, a menudo, estaban celosas de las atenciones de su cónyuge hacia otras esposas. Como dijo un hombre con dos esposas: “Mis esposas no están molestas por el sexo, pero sí por la cantidad de tiempo que paso con cada esposa. Parecen contar el tiempo y medirlo. Es la fuente de muchos de nuestros desacuerdos familiares”.

En el cumpleaños de una esposa o en un aniversario de boda con ella, era una práctica común que su esposo la llevara a cenar o al teatro. Mientras estuve allí, los líderes de la comunidad sugirieron cambiar esta práctica para que todas las esposas pudieran acompañarlos, pero la comunidad ignoró en gran medida sus consejos. Incluso para los hombres más fundamentalistas era más fácil cumplir con el pedido de sus esposas de ser tratadas como especiales y únicas, aunque solo fuera por un día.

Después de mi tiempo con esta comunidad mormona, estaba más convencido que nunca de que los humanos son fundamentalmente una especie de vínculo de pareja; tenemos el deseo de formar vínculos afectivos profundos con una sola persona específica.

Una investigación relacionada que comencé en Las Vegas en 1992 también me ilustró el valor a largo plazo del amor romántico exclusivo entre dos personas. Los lazos de amor entre varias personas que no están orientados en torno a creencias religiosas se tambalean con el tiempo. Sin embargo, un subconjunto de antropólogos ha argumentado que algunas personas pueden mantener fuertes amores simultáneos. Otros han llegado a conclusiones similares a las mías.

Durante seis años, una colega y yo conocimos y entrevistamos a 27 personas que afirmaban haber tenido amores concurrentes. Si bien muchas de estas personas experimentaron poca o ninguna tensión al comienzo de sus múltiples relaciones, descubrimos que todos luchaban por equilibrar a sus amantes en un arreglo manejable. A menudo intentaron establecer límites para distinguir y definir cada relación; en algunos casos, los amantes vivían en diferentes lugares o cumplían necesidades distintas y complementarias, como sexo y apoyo emocional. Como dijo una mujer de 29 años: “Amaba profundamente a ambos hombres, pero por razones diferentes. Dave siempre estaba ahí para mí. Me ayudó a resolver mis problemas. Siempre me animó en todo lo que intentaba hacer. Por otro lado, quería a Steve físicamente. Simplemente lo deseaba tanto”.

Más en AntropoUrbana:  Etnografía de algoritmos musicales

Este “bracketing psicológico” es una técnica cognitiva que ayuda a cerrar o aislar cada relación. Pero el conflicto creció entre los amantes. “Después de enamorarme de Steve, todo sobre Dave comenzó a molestarme”, admitió la joven de 29 años. Con el tiempo, los amores concurrentes tendieron a moverse hacia el compañerismo; el amor romántico parecía tener una atracción implacable hacia la exclusividad.

Muchas de las personas con las que hablé informaron haber experimentado una satisfacción más profunda, más rica y más significativa al estar involucrado con múltiples amantes. Esta satisfacción, sin embargo, pareció ser relativamente breve. Al final, todos los que entrevisté dijeron que fue el peor momento de sus vidas y que no le desearían a nadie la experiencia de “amar a dos al mismo tiempo”. Cualquiera que haya sido su reacción inicial, después de reflexionar, nadie recordó verdadera felicidad, satisfacción emocional ni el sustento en sus relaciones amorosas concurrentes.

Sí, el problema de tratar de encontrar una persona a quien amar es aterrador. En casi todas las culturas, las personas temen ser maltratadas, abusadas, manipuladas y abandonadas para morir con el corazón roto.

Sin embargo, la idea de una pareja amorosa de dos personas perdura en todo el mundo. Los antropólogos alguna vez pensaron que toda la idea del «amor romántico» era una invención occidental. Pero un estudio de la literatura global revela la falacia de eso: encontré historias de amor y corazones rotos en la literatura china de hace 2000 años, por ejemplo. Un estudio que hicimos una colega y yo, de 1992, muestra el amor romántico en 151 de 166, o el 91 por ciento, de las culturas estudiadas. El amor apasionado entre dos personas es un tema humano omnipresente.

Los humanos como especie pueden no ser sexualmente monógamos, pero parecen ser emocionalmente monógamos; es muy difícil amar apasionadamente a dos personas al mismo tiempo. Al final, me parece, todo el que desea estar enamorado descubre, para bien o para mal, que es un trabajo de dos personas.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente