Propósitos de Año Nuevo

-

por JEREMY DAVID ENGELS – Universidad Estatal de Pensilvania

Es año nuevo, lo que significa que también es hora de imaginar nuevos comienzos y mejores futuros. Es hora, en resumen, de las resoluciones de Año Nuevo.

La gratitud, en particular, se convirtió en una resolución popular. Para muchos de nosotros, vivir con gratitud parece prometer más felicidad en nuestras vidas. Pero, ¿y si nos equivocamos de gratitud?

Comencé a escribir mi libro El arte de la gratitud porque yo también creía que la gratitud podía ofrecer un antídoto contra la ira, el miedo y el resentimiento que caracterizan la vida contemporánea. Pero cuando leí un libro de autoayuda sobre la gratitud tras otro, tuvo el efecto contrario en mí. Cuanto más leo, menos agradecido me siento. Pregunto, ¿el problema radica en cómo se tiende a definir la gratitud?

La deuda de gratitud

La gratitud se define a menudo como un sentimiento de obligación y deuda hacia aquellos que nos dan un regalo o nos ayudan de alguna manera. Piensa en la frecuencia con la que muchos de nosotros usamos la frase «Te debo una”, “Estoy en deuda contigo”, o «Una buena acción merece otra».

La idea de la deuda de gratitud se remonta a los fundamentos de la cultura occidental, a Aristóteles, Cicerón y el Nuevo Testamento. Según un destacado experto contemporáneo en gratitud, el profesor de psicología de UC Davis, Robert Emmons, «estar agradecido significa dejarse colocar en la posición de receptor, sentirse en deuda y consciente de la dependencia de los demás». O, como Emmons argumenta en otra parte, la gratitud es «un reconocimiento de la deuda», y la ingratitud, «la negativa a admitir la deuda de uno con los demás».

Más en AntropoUrbana:  El año en que la antropología ganó un Premio Nobel

En este marco, las personas son deudores y dadores de deuda. Según la filósofa Shelly Kagan, “si alguien te hace un favor, le debes algo; les debes una deuda de gratitud». La gente juzga el valor de los demás en función de lo que pueden ofrecer. Emmons escribe: “La gratitud requiere que el que da no solo dé un regalo, sino también que regalo sea querido por él mismo, una ‘perla de gran precio’, por así decirlo. El grado en que sentimos gratitud siempre depende de esta evaluación interna y secreta del costo: es intrínseco a la emoción, y perfectamente lógico, que no nos sintamos tan agradecidos cuando recibimos obsequios que cuestan poco o nada para el dador.»

En otras palabras, los obsequios y las bondades implican un cálculo de «costo», que se extiende al reembolso: los obsequios son gestos calculados que deben devolverse con una expresión de agradecimiento y, si es posible, obsequios recíprocos. Pensar en esos términos podría alentar a las personas a ver sus relaciones en términos económicos, como transacciones que deben ser juzgadas por criterios de mercado de ganancias y pérdidas.

Con ese fin, la presentadora de programas de radio cristiana Nancy Leigh DeMoss aconseja llevar un diario de gratitud, como un extracto bancario o un registro de chequera, como un lugar para administrar las deudas de gratitud: «Quiero animarte a pensar en la gratitud como una deuda que debes, de la misma manera que estás llamado a pagar tus facturas mensuales».

El arte de la gratitud

La gratitud es más que la felicidad individual. Mi felicidad está ligada a la tuya y a la de los demás. Los autores de la gratitud, que nos instan a centrarnos en las deudas que tenemos con los demás, nos recuerdan este hecho. Sin embargo, sostengo en El arte de la gratitud, la retórica de la deuda de gratitud nos pone en un camino peligroso. El problema es que el valor de nuestras relaciones no se puede calcular con números en una página, y tratar de hacerlo podría hacernos perder lo más importante.

Más en AntropoUrbana:  Los teléfonos celulares construyen y destruyen conexiones humanas

Tomemos, por ejemplo, un regalo reciente que recibí: una bonita botella de agua de aluminio. Una amiga dijo que la vio y pensó en mí. Por supuesto, le di las gracias. Pero en lugar de calcular inmediatamente el costo del obsequio y determinar cómo se lo pagaría, le pregunté: «¿Por qué elegiste una botella de agua?»

Me dijo que donde creció, en los Estados Unidos, no tenía acceso a agua potable. Viajo mucho y ella quería que llevara agua limpia a donde fuera. Además, esperaba que ayudaría a reducir el desperdicio de botellas de plástico, porque, dijo, todos compartimos este planeta.

Podría haberme perdido todo esto si solo hubiera reflexionado sobre la mejor manera de devolverle el regalo. En cambio, este regalo provocó una conversación que me recordó nuestra interconexión fundamental. Mis acciones, decía, impactaron su vida, al igual que sus acciones impactaron la mía.

Este mundo interconectado

Es fundamental reconocer que nuestras prácticas diarias de gratitud tienen implicaciones sociales y políticas más amplias. Siento gratitud por el acceso al aire limpio en el centro de Pensilvania. Siento esta gratitud porque crecí con asma y sé lo difícil que puede ser respirar aire contaminado. No necesito sentirme en deuda con nadie por este aire puro. El aire limpio no es un regalo. Estoy agradecido porque el aire limpio es necesario para la vida.

Lo mismo ocurre con el agua limpia. Sin embargo, actualmente existe un desafío potencialmente grave para el agua potable en el condado de Center, Pensilvania, donde vivo. Mirando con ojos agradecidos, sintonizado con el apoyo necesario para vivir y prosperar, puedo reconocer una amenaza para el agua potable como una amenaza personal. Aunque es personal, no se puede remediar por sí misma. Debo llegar a otros que también se verán afectados, para que podamos actuar juntos.

Más en AntropoUrbana:  Breve historia del animismo: ¿las piedras tienen alma?

La conclusión de mi libro es que el endeudamiento no es la única forma de relacionarse. Ejemplos como estos demuestran que todos dependemos profundamente del soporte material de la tierra, y eso también habla de nuestra interconexión.

Por lo tanto, mi resolución para este año es practicar el arte de la gratitud imaginando mi vida, y el mundo en el que vivo, como una oportunidad, no como una deuda. Propongo centrarme en lo necesario y trabajar junto con los demás para hacer posible que todos vivamos, y vivamos bien, porque vivimos juntos. Espero que te unas a mí.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías