La antropología debe involucrarse

-

por ALEX GOLUB – Universidad de Hawái  

Cuando James Damore, ingeniero de Google, escribió su ahora infame memorando sobre cómo las mujeres no son aptas por naturaleza para trabajar en Google, los antropólogos de todo el mundo gimieron para sus adentros. La suerte de nuestra disciplina en la vida es trágica. Después de aproximadamente un siglo de investigación, tenemos una comprensión bastante buena de cómo funcionan los seres humanos. Y, sin embargo, nuestros hallazgos van en contra de las ideas del estadounidense promedio sobre cómo funcionan la sociedad y la cultura. Como resultado, enfrentamos la tarea nada envidiable de tener que explicar constantemente, una y otra vez, de generación en generación, nuestras verdades a un público escéptico. Apesta. Resulta tentador levantar las manos y alejarse de la discusión. Pero no tenemos otra opción: nuestra integridad como académicos y científicos exige que nos involucremos en todos los debates públicos sobre raza, género y naturaleza humana para explicar, una vez más, cómo funciona realmente la gente.

El memorando de Damore ejemplifica una tendencia ahora demasiado familiar: una persona inteligente no recibe una verdadera formación en ciencias sociales en la escuela secundaria o la universidad. Comienzan a pensar en la naturaleza humana por primera vez. Usan sus intuiciones para empezar a generar hipótesis sobre la diferencia entre hombres y mujeres. Y listo, ¡memorándum de Google!

Hay muchas conclusiones científicas en el mundo: el Pacífico se colonizó desde Asia, no desde América del Norte. El oro tiene un protón más en su núcleo que el platino. La Batalla de Hastings ocurrió en 1066. La mayoría de los estadounidenses no se despiertan todas las mañanas y dicen: «Espera un segundo, ¿realmente el oro tiene un protón más en su núcleo que el platino? Eso simplemente no me parece correcto”. Y, sin embargo, los James Damores del mundo se despiertan todas las mañanas y dicen: “Espera un segundo, ¿realmente las mujeres tienen lo que se necesita para sobrevivir en un entorno de trabajo brutal? Eso simplemente no me parece correcto”. ¿Por qué se acepta el primer hallazgo y se cuestiona el segundo?

Más en AntropoUrbana:  Propósitos de Año Nuevo

La respuesta es: las afirmaciones incorrectas sobre el peso del oro tienen un atractivo cultural. Las afirmaciones incorrectas sobre la incompetencia de las mujeres, por otro lado, tienen un tremendo atractivo cultural para personas como James Damore, porque fue socializado en una cultura que tiene sentimientos muy fuertes sobre la naturaleza esencial de hombres y mujeres, y sentimientos no muy fuertes sobre lo pesado que es el oro.

Armados con la intuición de que las mujeres no pueden escribir código, los James Damores del mundo pueden entonces conectarse a Internet y encontrar una gran cantidad de ciencia pobre y desacreditada que confirma exactamente lo que sospechan. También pueden encontrar investigaciones existentes que no sean malas y unirlas de una manera que realmente no tenga sentido. Respuestas simples de lo que esperabas escuchar, ¿a quién no le gusta eso? Internet es un cementerio masivo de posibilidades latentes, esperando ser desempolvado y empleado por personas que han sido entrenadas para optimizar algoritmos, pero no para pensar críticamente como ciudadanos sobre el mundo que estamos construyendo juntos.

Esto es a lo que se enfrentan los antropólogos: el bucle del atractivo cultural que se perpetúa a sí mismo. A alguien se le ocurre una idea de lo que cree que es la primera vez. Encuentran investigaciones que lo respaldan. Lo derribamos. Y luego su idea es recogida por la siguiente persona en el circuito. Es como el modo sin fin en un videojuego que presenta ola tras ola de tipos blancos brillantes pero sin educación que aparecen antes de que tengas la oportunidad de curarte o cambiar de arma.

Más en AntropoUrbana:  Auge y caída de las revistas de teoría

¿Cómo debemos responder a Damore y otros como él? En general, parece que la gente ha optado por no comprometerse con sus ideas. Google lo despidió, lo que imagino que fue lo mejor para ellos. Muchos en las redes sociales argumentaron que no debemos dignificar sus argumentos con una respuesta. Otros, especialmente las mujeres, optaron por no participar, porque meterse de nuevo en esta discusión probablemente se sienta como una crucifixión lenta e interminable. Incluso las abundantes denuncias parecen más ataques ad hominem que un compromiso genuino con los méritos de las afirmaciones de Damore.

Nosotros, antropólogos, especialmente antropólogos hombres como yo, para quienes el memorando no es increíblemente hiriente, nunca podemos dejar de hacer el trabajo de compromiso concreto con estos temas. Siempre debemos abordar su sustancia y explicar por qué están equivocados. Y no debemos sacar a relucir panaceas boasiano de siglos de antigüedad y llamarlo bueno. Necesitamos mantenernos al día con la investigación actual y reconocer cómo los argumentos esencialistas han cambiado con el tiempo. Hay que leer con generosidad y analizar críticamente. Necesitamos ser capaces de admitir cuando nuestros oponentes tienen razón, incluso cuando eso nos hace sentir incómodos. Nos hace creíbles y más fuertes. Honestamente, no creo que suceda muy a menudo.

Este es el ‘profesor’ en ‘profesor’: Tener estas discusiones, una y otra vez. Tener la creencia de que puedes ganar por los méritos porque tu trabajo es sólido. AAA o Sapiens deberían simplemente crear un sitio web de verificación de hechos donde los antropólogos hagan esto a tiempo completo para que otras personas puedan vincularlo y ahorrarse algo de tiempo (por ejemplo, aquí hay una buena respuesta). Alguien tiene que responder al fondo de estas afirmaciones o si realmente nos convertiremos en una cámara de eco ideológica. Siento orgullo, tristeza y esperanza al saber que, en el futuro, los antropólogos siempre estarán entre las personas que se ocupan de estos temas. De nuevo. Otra vez. Y otra vez.

Fuente: Savage Minds/ Traducción Alina Klingsmen

Más en AntropoUrbana:  Antropología del desarrollo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente