Propósito de año nuevo: pensemos antes de hacer clic

-

por JAIGRIS HODSON – Universidad Royal Roads

Al comenzar un nuevo año y regresar (al menos virtualmente) al trabajo y la escuela, es posible que estemos pensando en cosas personales que nos gustaría mejorar. Algunas personas deciden hacer más ejercicio, ceñirse a un presupuesto o eliminar el azúcar de su dieta. Otros deciden escribir un libro, usar menos las redes sociales o ser voluntarios en sus comunidades. Todas estas son excelentes ideas y me gustaría agregar otra.

Aunque todos hicimos nuestras resoluciones de Año Nuevo, sugiero, respetuosamente, una resolución de enero que, si todos nos comprometiéramos con ella, produciría un gran impacto positivo en la sociedad. Este año, propongo, y me gustaría alentar a otros a que se comprometan también, detener la propagación de información errónea a nivel individual.

Aprendimos que la desinformación era un problema importante que afectaba las elecciones, la política mundial y nuestra salud durante el Covid-19. Y con la llegada de un nuevo año calendario, el problema no desapareció. De hecho, el lanzamiento de la vacuna hizo que debiéramos luchar contra la desinformación con más fuerza que nunca.

Desinformación y propaganda

La desinformación no es nueva y la propaganda ha sido parte de la comunicación política desde los albores de la política. Si bien la desinformación puede ser difundida por funcionarios de relaciones públicas gubernamentales y corporativas, celebridades y malos actores internacionales, se habilita a través de nuestras propias redes sociales a medida que indicamos que nos gusta y compartimos información con otros.

En otras palabras, podemos poner un freno a las obras de aquellos que están tratando de sembrar el engaño y la división al detener un flujo clave de mala información.

Más en AntropoUrbana:  El anticristo azteca

Pero, ¿cómo podemos detener la propagación? Para asegurarnos de que no estamos compartiendo información errónea sin darnos cuenta, primero debemos comprender qué nos impulsa a compartir información errónea, de modo que podamos identificar nuestros propios factores desencadenantes y resistirlos. Ninguno de nosotros comparte información que creemos falsa: compartimos información que nos parece verdadera y, sin saberlo, difundimos información errónea en el proceso.

Pero espera, dices, nunca difundiría información errónea. Solo difundo información veraz. Desafortunadamente, el hecho es que todos compartimos información sin verificarla al menos parte del tiempo, razón por la cual la información falsa se propaga online mucho más rápido que la verdad. Las plataformas de redes sociales están diseñadas para aumentar nuestro compromiso y, como tales, nos impulsan a compartir sin pensar demasiado en lo que estamos difundiendo.

Compartir información es un acto social

Las personas tienen una amplia variedad de motivaciones para compartir información online. La investigación de mi equipo sobre el compromiso de Covid-19 en las redes sociales muestra que las personas compartirán información que creen que les ayudará a ellos mismos y a sus seres queridos a estar seguros. Esto es apoyado por el profesor de derecho Tim Caulfield, quien escribe que es probable que nuestra percepción del riesgo impulse el compromiso con la desinformación.

Es más probable que la desinformación se propague cuando es novedosa o especialmente interesante. La investigación en curso de mi propio equipo muestra que es más probable que las personas confíen en la información que sienten que es correcta, en especial si es proporcionada por personas que perciben como expertas.

¿Qué nos dice esto sobre el papel del individuo en el intercambio de desinformación? En pocas palabras, muestra que lo que nos lleva a compartir información errónea es una combinación de factores: emociones negativas fuertes como la ansiedad y el riesgo percibido, lazos sociales entre familias, amigos y seres queridos en las redes sociales en línea y fuera de línea, y sentimientos de corrección.

Más en AntropoUrbana:  Aquella cuarentena en la que jugamos al Ludo

Las personas comparten información que creen que es cierta porque están preocupadas y tratan de mantener a salvo a sus seres queridos. Comparten información proporcionada por personas en las que confían y, a veces, esas personas no son en realidad expertos en el campo sobre el que opinan.

Cómo detener la desinformación

Comprender nuestras propias tendencias para compartir información y desinformación puede ayudarnos a detener la propagación.

Entonces, ¿cómo nos puede ayudar el saber qué nos motiva a compartir contenido? Puede cortocircuitar tus tendencias de uso compartido automático y rechazar los empujones de las plataformas de redes sociales para evitar la propagación de información errónea en tus propias redes. Es lo mismo que hacer cualquier cambio en tu vida: identifica los factores desencadenantes y cambia tu comportamiento.

Esto significa que cuando el contenido te emocione, especialmente si te pone ansioso, detente y piensa antes de hacer clic.

Si el contenido es particularmente nuevo, novedoso o extraño, detente y piensa antes de hacer clic.

Si el contenido es algo que deseas compartir de inmediato, porque tienes la percepción de urgencia al respecto (¡ACTÚA AHORA! ¡ADVERTENCIA!), detente y piensa antes de hacer clic.

Si el contenido sería particularmente atractivo para tus redes sociales, detente y piensa antes de hacer clic.

Si el contenido lo comparte una celebridad, o alguien que en realidad no es un experto en el tema del contenido, detente y piensa antes de hacer clic.

Y lo más importante, si está compartiendo contenido porque, en el fondo de tu corazón y tu alma, sabes que es verdad; si estás compartiendo contenido que «simplemente se siente bien», no puedo enfatizar esto lo suficiente, detente y piensa antes de hacer clic.

Más en AntropoUrbana:  Lo urbano es mucho más que una ciudad

Yendo más allá de la emoción

Sé que cuando me emociono, no siempre pienso con claridad, y sé que cuando quiero compartir información que atrae a mi familia y amigos, no siempre estoy pensando con precisión, así que trato de ser más cuidadosa en esos momentos.

Recomiendo seguir el marco SIFT desarrollado en la Universidad Estatal de Washington que le dice a las personas que se detengan, investiguen la fuente, encuentren una cobertura confiable y rastreen las afirmaciones hasta la fuente. Esto significa pensar como un detective (o un periodista de investigación) y reunir pruebas de la información que comparte con los demás.

Además de seguir el marco de SIFT, cuando me detengo y pienso antes de hacer clic, me gusta hacer preguntas críticas sobre el contenido que estoy a punto de compartir. Pregunto: «¿Por qué creo que esto es cierto?» y «¿Qué tanto me emociona este tema?» También pregunto: «¿Dónde puedo encontrar más información?», «¿A quién beneficia esta información?» y «¿Cuál podría ser un punto de vista alternativo que no he considerado?»

No soy perfecta, y probablemente todavía compartiré información inexacta en ocasiones. Por eso, para este año, decido redoblar mis esfuerzos para detener la propagación de desinformación.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente