Marvel como una historia del excepcionalismo militar estadounidense

-

por DANIELLE HAN

Hace quince años, Marvel lanzó su primera película de Iron Man, comenzando una serie que efectivamente revitalizaría un clásico de culto, explotaría con elogios mundiales y redefiniría la industria de las franquicias cinematográficas. Marvel Entertainment LLC, una empresa que ganó más de $28 mil millones a escala global, está expandiendo su universo (MCU) hasta el día de hoy, ahora en la Fase Cinco de sus estrenos de películas y televisión de superhéroes (la Fase Seis está programada para comenzar en 2024).

Los éxitos de taquilla de Marvel no son famosos solo por sus partituras musicales de vanguardia y sus efectos especiales. La última década y media fue un momento especialmente propicio para despertar el apetito mundial por la supervisión hegemónica. El investigador en estudios de medios Brett Pardy examina cómo el creciente apoyo para el crecimiento del MCU es paralelo a un interés popular en la seguridad neoliberal. Su argumento se basa en la idea del «militenimiento» de Hollywood, que él ve como «una respuesta al cambio cultural de la militarización durante la era posterior al 11 de septiembre, una época que necesitaba ser asegurada en historias que afirmaran los mitos militarizados». Muchos académicos sostienen que en esta nueva era de seguridad hegemónica, el ejército se centró como símbolo del excepcionalismo estadounidense: preparar al público para encontrar entretenimiento en el desastre.

Pardy se enfoca en la evolución de Iron Man para resaltar el proceso de politización de las películas del MCU. El superhéroe, que pasó de ser un protagonista estándar en los años 60 a uno de los personajes emblemáticos de la actualidad, es un industrial conocido por estar involucrado en negocios de armas; es un magnate del conflicto. Como informa Pardy, el escritor de cómics de Marvel, Stan Lee, «veía al personaje como un desafío». Creó Iron Man como respuesta a la antipatía hacia los militares durante la Guerra Fría, como una representación dramática del industrialismo combativo. Sin embargo, cuando se presentó como parte de una historia emblemática en el MCU cinematográfico, Iron Man se reutilizó como una fantasía tecnocrática que defendía la seguridad y la paz, una opción particularmente aceptable para las ideologías del siglo XXI.

Más en AntropoUrbana:  Manual de entrevistas para etnógrafos introvertidos

Junto con el surgimiento de Iron Man, hay otras desviaciones sutiles de los cómics que demuestran la militarización de las historias de MCU. Por ejemplo, SHIELD, el órgano rector de los superhéroes, se modificó tanto en el título como en la función, cambiando de «Cuartel General Supremo, Espionaje Internacional, División de Cumplimiento de la Ley» en los cómics a «División de Logística, Cumplimiento e Intervención Nacional Estratégica» en las películas. Este cambio de lenguaje, afirma Pardy, americaniza el contenido (el gesto hacia un órgano de gobierno internacional permanece silenciado en las películas) y crea un contexto político en el que la violencia se verá «como necesaria para la seguridad estadounidense».

Muchos críticos han escudriñado la relación entre los superhéroes de Marvel y el excepcionalismo estadounidense, aventurándose incluso a acusar a las películas de ser propaganda militar. Pero el argumento de Pardy tiene matices: no todos los personajes de Marvel funcionan como un espejismo neoliberal de la hegemonía estadounidense. Capitana Marvel, por su parte, está en gran medida en contra de la autoridad, ofreciendo una especie de argumento en contra del tropo de la militarización de MCU. Dicho esto, Pardy reconoce que tales elecciones aún contribuyen a cómo se perciben los personajes de Marvel en relación con los valores liberales y transmiten un mensaje de moralidad a través de los superhéroes.

“Aunque la militarización explícita se ha minimizado en películas posteriores, la lógica militarizada de matar como solución y el concepto de una vida imperdonable siguen presentes en las películas de Marvel”, concluye. Mientras exista un bien mayor, matar es el final del juego.

Más en AntropoUrbana:  La antropología está de moda en las empresas de tecnología

Fuente: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías