Aquella cuarentena en la que jugamos al Ludo

-

por SANTOSH KUMAR – Universidad Christ

En marzo de 2020, India entró en una cuarentena nacional. Confinados en casa, de repente teníamos mucho tiempo libre. Algunas personas pasaron el tiempo con la televisión, las redes sociales y los canales de transmisión en línea como Netflix y Amazon. Otros siguieron con sus pasatiempos o se entregaron a algo nuevo (pintar, cocinar, hornear, jardinería) y exhibieron sus actividades en Facebook o Instagram. Con negocios, parques, campos y gimnasios cerrados y todos obligados a quedarse en casa, comenzó a crecer el interés por los juegos de mesa clásicos como la carambola y el ajedrez. Mientras tanto, el Ludo, un juego de mesa tradicional en la India y parte de la infancia de muchos en la década de 1980, disfrutó de un resurgimiento durante el encierro. Millones de indios adoptaron la aplicación de juegos móviles gratuitos Ludo King, pegados a las pantallas de sus teléfonos inteligentes, lanzando los dados y avanzando sus fichas. Se convirtió en uno de los juegos en línea más populares, ya que las personas dejaron de lado PUBG: Battlegrounds y TikTok para competir con fichas de colores brillantes alrededor de un tablero a las que debían llevar de regreso a su casilla de «casa».

Todos parecían estar jugando el juego, desde ejecutivos corporativos hasta mi propia familia. El cofundador de MyGate, Abhishek Kumar, publicó una fotografía de su vida encerrada en las redes sociales: una pizarra Ludo, un pañal y una computadora portátil. La actriz Anushka Sharma y el capitán del equipo de cricket de la India, Virat Kohli, jugaron al Ludo entre ellos y con su familia. El titular de una historia sobre personas que agregan lujos no esenciales a sus cestas de compras en línea decía: «Confinamiento y anhelo de ‘no esenciales’: conjunto de pijama, Roti Maker, Ludo y otras cosas». La policía de Mumbai incluso se unió a la popularidad del juego, haciendo memes con el tema del Ludo para su campaña de prevención de Covid-19, incluidas imágenes de un tablero de Ludo y los eslóganes «Quédate en casa para ganar» o «Advertencia creativa: el lugar más seguro está adentro.”

Ludo King, el juego digital basado en el juego de mesa original y creado por el desarrollador indio Gametion Technologies, acumuló la asombrosa cifra de 26,8 millones de descargas en abril de 2020, un 45,5% más que en marzo y un 142% más que en febrero. La gente instaló el juego móvil y compitió contra extraños. Retaron a amigos en diversas ubicaciones geográficas utilizando el modo multijugador en línea. Jugaron con miembros de la familia en el modo de pasar y jugar, entregando el teléfono o la tableta en cada turno.

Más en AntropoUrbana:  Las moras del pantano de la infancia

Como todos los demás, mi esposa y yo nos quedamos en casa. Vivíamos y trabajábamos desde nuestro apartamento en Bangalore, a más de dos mil kilómetros de distancia de nuestras respectivas familias en el norte de la India. Una vez que nos recuperamos del impacto inicial de la cuarentena, la distancia física de amigos y seres queridos y las horas de ocio sin estructura, nosotros también nos enganchamos con el Ludo. Jugamos al ludo después del almuerzo, durante la merienda y antes de acostarnos. Mi esposa jugaba con sus hermanas y primas, que residían en diferentes ciudades y estados, a través de las salas de Ludo en línea. Pronto, jugar Ludo se convirtió en otra parte de nuestra vida diaria durante el encierro. Mientras jugábamos, conversábamos sobre las últimas noticias acerca del aumento del número de casos y muertes de Covid-19, y la difícil situación de los trabajadores migrantes que quedaron atrapados por el confinamiento, varados lejos de casa sin trabajo ni dinero. Intentamos frustrar la monotonía y el aislamiento del encierro y el miedo a la pandemia con el sonajero de los dados.

Las reglas para jugar al Ludo son simples. Se puede jugar entre un mínimo de dos jugadores y un máximo de cuatro. Es un juego de carreras que implica tirar los dados, avanzar tus fichas y capturar las fichas de tus oponentes en tu camino a la base de operaciones. Mientras que lanzar los dados depende completamente de la suerte, mover las fichas implica un poco de riesgo calculador. Requiere precaución acerca de exponer tus fichas al riesgo potencial de ser capturadas por la tirada de dados de un oponente. Jugando en nuestro apartamento, nos arriesgamos a aventurar una ficha en el tablero solo como último recurso. Sacudimos con fuerza el contenedor rodante con la esperanza de obtener los números deseados. Y a medida que la versión digital del juego de mesa «se volvió viral», nuestro juego giró en torno a la conversación y la experiencia de la pandemia.

Una reflexión crítica sobre la popularidad del Ludo durante la pandemia sugiere conexiones históricas, antropológicas y socioculturales. Históricamente, el Ludo es un juego tradicional jugado en el subcontinente indio, con raíces en el juego Pachisi del siglo VI. Las cuevas de Ellora, un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO que data de 600 a 1000 d. C., contienen un relieve que representa un juego de Pachisi. También se conoce como Chaupar o Chausar, y se dice que es una de las causas de la gran guerra en la epopeya india del Mahabharata, después de que Yudhishathira, el mayor de los Pandavas (los cinco hijos del rey Pandu), se llevara todas sus posesiones, incluidas su cónyuge Draupadi. También era uno de los juegos favoritos del emperador mogol Akbar, que jugaba una versión del juego en un tablero de tamaño natural al aire libre y empleaba a sus niñas esclavizadas en lugar de fichas. En 1896, los británicos introdujeron este antiguo juego en Europa y lo llamaron Ludo.

Más en AntropoUrbana:  AntropoTwitter

Avance rápido hasta 1980, y el Ludo era el juego favorito de la tarde en mi familia, particularmente cuando no se nos permitía salir a jugar otros juegos debido a las inclemencias del tiempo. Los niños solíamos invitar a amigos a nuestra casa para jugar al Ludo. Era un juego económico, disponible en papel de tapa dura con fichas de plástico para aquellos que no podían permitirse juegos más caros como el carrom. En 2020, un juego de Ludo King estaba a solo un toque de distancia en una tableta o teléfono móvil. Se puede jugar y disfrutar sin experiencia previa, entrenamiento o estrategias.

Muchos de nosotros nos entregamos a los juegos de todas las edades, y la popularidad de los juegos da fe de la importancia del juego en la vida humana. Para el historiador y teórico cultural Johan Huizinga, escribiendo en 1938, el juego es una característica definitoria del ser humano: “En la cultura encontramos el juego como una magnitud dada que existía antes de que la cultura misma existiera, acompañándola y penetrando desde los comienzos más tempranos hasta la fase final de la civilización en la que vivimos ahora”. El psicólogo David Elkind considera el juego como uno de los tres elementos de una vida plena junto con el trabajo y el amor. El sociólogo francés Roger Caillois señala que el ludus se relaciona con el deseo primitivo de encontrar diversión y diversión en obstáculos arbitrarios y perpetuamente recurrentes. Las actividades lúdicas son actividades de juego que incluyen no solo juegos, sino todos los comportamientos que también consideramos “jugar”. Fueron evidentes en los cantos de los balcones de los italianos y el toque de instrumentos en demostraciones colectivas de solidaridad y coraje durante las órdenes de quedarse en casa relacionadas con Covid. A medida que proliferaba el virus, jugar Ludo y otros juegos ayudó a las personas a sobrellevar el miedo y la incertidumbre de vivir encerrados.

La incertidumbre, la vulnerabilidad y, para algunas personas, un sentimiento de inutilidad parecían omnipresentes en los primeros meses de la pandemia. La autora Arundhati Roy capturó el momento con las preguntas: “¿Qué científico o médico no está orando en secreto por un milagro? ¿Qué sacerdote no se somete, al menos en secreto, a la ciencia?” Durante este tiempo oscuro, teñido por un entonces misterioso coronavirus más allá de nuestro control y la abrupta perturbación de las rutinas diarias, las reglas concretas y poco excepcionales del juego ofrecieron comodidad, algo para controlar y una forma de pasar las horas (para aquellos que no luchaban para trabajar y educar a los niños en casa).

El Ludo, por supuesto, es en parte un juego de azar incierto (la idea de alea de Caillois) y en parte un juego de planificación y riesgo. Tal vez el juego del Ludo reflejó una resignación al azar, el destino y la crisis fuera de nuestro control. Escribiendo en hindú, el filósofo Rajiv Bhargava sugirió que, “con la llegada de la pandemia, la oleada de fatalismo parece inevitable dentro de la conciencia popular”. Continuó observando: “Cuando las cosas parecen estar más allá de la comprensión racional, los seres humanos comunes con su conciencia práctica confían en nociones como el destino. Se someten, se rinden, se resignan y finalmente aceptan su condición: ‘que así sea’, ‘esa es mi suerte’”.

Más en AntropoUrbana:  Antropología del ritmo

Mis alumnos informaron haber encontrado una gran satisfacción al lograr «matar» las fichas de un oponente (como es la terminología de Ludo en hindi). Mientras el gobierno se esforzaba por evitar la propagación y con cientos de miles de personas muriendo a causa del virus, las políticas de confinamiento también se sintieron como una tirada de dados. Jugar al Ludo podría haber dado a las personas una sensación de logro y control mientras capturaban las fichas de los oponentes o defendían las suyas en un momento en que muchas personas estaban sin trabajo o trabajaban desde casa, solas en la vida real.

Jugar al Ludo durante el encierro era obtener una sensación de consuelo, logro y control, aprovechar la nostalgia de la infancia o simplemente disfrutar de la interacción social y la camaradería de relacionarse con amigos y familiares en un tablero o a través de una pantalla. Ya no vivimos encerrados, por supuesto, pero la pandemia continúa y millones siguen jugando. Aunque dejé de jugar Ludo cuando se reanudó mi trabajo, la gente jugaba a última hora de la tarde cuando visité mi ciudad natal después de que se levantó la cuarentena. Los jóvenes están saliendo con sus partidos de Tinder que comparten sus «Pasiones» por jugar Ludo. Y Ludo King ha superado los 800 millones de instalaciones globales.

Fuente: AAA/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías