Wonder Woman: líder, superheroína y antropóloga

-

por ASTRID WILLIS COUNTEE

Hoy marca el final del Mes de la Historia de la Mujer y como broche final estoy celebrando la magia de Wonder Woman. Valiente, bella y fuerte, Wonder Woman representa el mayor de los rasgos humanos establecidos en la forma de una mujer. No duele que este mes también marcara el tan esperado lanzamiento de #TheSnyderCut of Justice League en HBO Max, que para mí fue un regalo de cuatro horas que no podía dejar de ver. Fue otra oportunidad de ver el ejemplo de Diana Prince como líder, como superhéroe y como antropóloga.

Esta no es una review o crítica de las películas de La Liga de la Justicia o Wonder Woman 1984, aunque se hace referencia a ambas en todas partes, ya que estos son los estrenos más recientes, incluida Diana Prince. Lo que sigue es un comentario sobre el valor de Wonder Woman y lo que podemos aprender de ella como símbolo del feminismo y como líder para la que finalmente podemos estar preparados.

Wonder Woman/Diana Prince fue creada en 1941 por el psicólogo y escritor William Moulton Marston como un ideal feminista. Sus antecedentes y valores se establecieron para demostrar que un mundo dirigido por mujeres podría ser un mundo mejor. Ella es al mismo tiempo el miembro más feroz y cariñoso de la Liga de la Justicia. En Diana, tenemos una superheroína que es fuerte y poderosa sin perder su feminidad. Y, sin embargo, no solo se la ve a través de la mirada masculina. Ella se vale por sí misma como mujer y guerrera.

El paraíso en el que se crio, Themyscira, es una utopía feminista que da forma a sus valores. Además de valorar la fuerza física, las Amazonas también inculcan un profundo sentido de responsabilidad e inteligencia emocional en su gente. Esto se demuestra en Wonder Woman 1984, donde una joven Diana compite en un evento de juegos olímpicos.

Durante la competencia, Diana miraba en la dirección equivocada, buscando ver qué tan lejos estaba por delante de los demás, en lugar de enfocarse en su propio camino. El camino que eligió para avanzar implicaba tomar un atajo alrededor del campo para intentar ganar. Justo antes de asegurarse el puesto número uno, Antiope, su tía, la sacó de competencia y le recordó que había tomado un atajo, por lo tanto hizo trampa y no merecía ganar.

Más en AntropoUrbana:  Antropología del ritmo

La naturaleza moral de Diana influye en su estilo de liderazgo. Es empática con la difícil situación de los demás y tiende a liderar con amor en lugar de poder o miedo. Valora la verdad y la justicia y lucha por aquellos que no pueden luchar por sí mismos. Ella es un recordatorio de lo que podemos lograr cuando trabajamos con lo mejor de estas cualidades.

Al representar la infancia de Diana, vemos un mundo en el que se espera que las mujeres y las niñas sean fuertes e inteligentes, en lugar de serviles o simplemente hermosas. No es solo un mundo desprovisto de hombres, es un mundo donde las mujeres son libres de dar lo mejor de sí mismas. El recordatorio para Diana de “sé tú misma y recuerda que la grandeza no es lo que piensas” de su tía Antíope, se me pegó cuando la observaba en medio de la pandemia. El año pasado me obligó a pensar en lo que realmente importa y a reevaluar lo que significa el éxito, lo que significa la grandeza.

Cuando llegamos al presente en Wonder Woman 1984, aparecemos en un centro comercial. En este mundo de excesos, los comerciales instan a “conseguir lo que deseas” y te dicen que “te mereces lo que quieres porque lo quieres”, mientras atracadores y ladrones se inmiscuyen en el centro comercial. El contraste está muy lejos de la integridad del consejo que se le dio a Diana en Themyscira.

En este mundo, un hombre de negocios como Max Lord prospera porque fabrica la grandeza en lugar de ganársela mediante acciones legítimas. Cuando lo seguimos de regreso a su oficina, descubrimos que todo lo que pretende ser es una farsa. Aunque parece trabajar en una gran oficina ubicada en un edificio de pozo, vemos que su personal es inexistente y ha sido reemplazado por sillas y mesas vacías. La única apariencia de que alguien trabaja allí es su opulenta y amplia oficina personal. Cuando se enfrenta al hecho de que es un estafador, responde: «No soy un estafador, soy una personalidad de televisión».

Gran parte de nuestro mundo se caracteriza por este nivel de superficialidad. En Max Lord encontramos una analogía con los “héroes” de hoy. El periodismo de investigación ha sido reemplazado por cabezas parlantes obstinadas. Las supermodelos han sido reemplazadas por celebridades. Las celebridades han sido reemplazadas por aquellas que son famosas por ser famosas. Ahora incluso los famosos han sido usurpados por los influencers de Instagram.

Más en AntropoUrbana:  Los mapas dan forma a nuestras vidas

Pusieron una venda sobre nuestros ojos que nos permitió creer una mentira. Para esta farsa, Wonder Woman tiene un antídoto. Nos implora que seamos fieles a nosotros mismos y que valoremos nuestros propios dones. Cuando Diana conoce a Barbara Minerva, otra científica del Smithsonian, aprecia su naturaleza dulce y elogia su personalidad. Si bien está claro que Barbara es insegura, Diana la valora por sus rasgos genuinos y no se inmuta por los aspectos superficiales que Barbara envidia en los demás. Incluso con sus oponentes, Diana lidera a través de la empatía y usa su inteligencia emocional para conectarse con aquellos que la enfrentan.

El enfoque de Wonder Woman en la verdad, y la culminación de tanto dolor le permite persuadir en lugar de vencer a sus oponentes. Su ejemplo de heroísmo es el de una persona dispuesta a ser vulnerable durante tiempos tumultuosos.

La semana de los disturbios en el Capitolio de Washington fue el comienzo de mi nuevo año. Después de ignorar 2020, tenía grandes esperanzas en la promesa de 2021. Aunque todavía estamos en medio de un invierno oscuro en los Estados Unidos, hay una vacuna, hay una nueva administración y hay algunas esperanzas de un mañana mejor. Pero esas esperanzas se frustraron cuando observé con horror, como tantos otros, lo que sucede cuando sucumbimos a lo peor de nosotros.

Casi tres meses después, el tiempo se siente elástico. A veces parece que han pasado años desde los disturbios, a veces parece que todavía estamos atrapados en los momentos en que sucedieron. Están ocurriendo crisis en nuestro país y en nuestro mundo. Al llegar al final de una celebración del mes de la historia de la mujer, me enfrento a dónde encontrar esperanza en los próximos días.

Me preguntaba desde hace algún tiempo, ¿qué puede hacer un antropólogo? ¿Qué hago con estas habilidades, en esta disciplina, en un momento en que los problemas son tan grandes? Esta última encarnación de Wonder Woman proporciona algo de inspiración. Si bien no es frecuente que los superhéroes se conviertan en antropólogos, es una señal de que ahora es el momento de que los antropólogos dejen su huella.

Más en AntropoUrbana:  Antropología de Hollywood

Este último año puso al descubierto los límites de nuestros logros tecnológicos y científicos. Ser humano es más que la suma de nuestras partes. Wonder Woman representa liderazgo con comprensión humanista. Aunque es sumamente poderosa, rara vez usa su fuerza para ganar una pelea. Aunque es muy inteligente, rara vez confía en su mente rápida para resolver los problemas. En cambio, confía en su capacidad para mostrar compasión y su voluntad de experimentar una comprensión profunda de las razones por las que las cosas están sucediendo como están sucediendo.

Su fachada como antropóloga explica su capacidad para hablar varios idiomas, tener un vasto conocimiento de los artefactos y trabajar como curadora. También proporciona información sobre la importancia de los antropólogos. Valoramos el lenguaje, respetamos el poder de la cultura y conocemos el significado de los símbolos. Valoramos el pasado y lo usamos para guiarnos a las respuestas que marcan la diferencia en el presente.

Wonder Woman nos recuerda lo valiosas que pueden ser las habilidades que poseen los antropólogos para dar sentido al desorden de nuestro mundo. El respeto de Diana por la cultura y la empatía por la pérdida es un recordatorio bienvenido de por qué el mundo necesita antropólogos, y me atrevo a decir, líderes antropólogos. Creo que es una señal de que la combinación de un guerrero nato y un humanitario es un antropólogo.

Las mujeres a menudo sienten que solo hay una forma de tener éxito. ¿Cuántas de nosotras hemos pasado por alto nuestras habilidades innatas porque anhelamos ser como los demás? ¿Cuántas antropólogas evitan destacarse, o ponerse de pie, porque nos sentimos más cómodas cuando no nos detectan? Ahora es el momento de encontrar nuestro poder y ganar la confianza necesaria para liderar. El mundo necesita heroínas y es hora de empezar por casa.

Fuente: The Geek Anthropologists/ Traducción: Dana Pascal

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente