La empatía es una fuerza poderosa

-

por BILINDA STRAIGHT – Universidad del Oeste de Michigan

El pueblo Samburu, pastores que viven en las tierras semiáridas del norte de Kenia, tienen una rica tradición oral que cuenta historias de sus antepasados. A fines del siglo XIX, cuenta una historia, mientras un grupo de guerreros Samburu atacaba las granjas de los pastores borana, una familia borana tomó una decisión difícil: dejó atrás a un abuelo que estaba demasiado débil para correr, junto con su nieto adolescente. Temiendo por su nieto, el hombre se acercó a sus enemigos y les dijo: “Hagan lo que quieran conmigo, pero por favor adopten a mi nieto”. Ambos se salvaron.

Las historias de las sociedades humanas a menudo están llenas de relatos de guerra. Sin embargo, las historias de misericordia también son comunes en las tradiciones históricas a nivel mundial y persisten hasta el presente. Durante las guerras mundiales, por ejemplo, algunos soldados supuestamente depusieron sus armas al hacer contacto visual, notando sus similitudes en edad o incluso uniéndose por un amor compartido por los cigarrillos.

Los seres humanos son únicos en actuar por empatía durante la violencia organizada en grupo. La empatía es la capacidad de intuir y experimentar sentimientos similares a los expresados ​​por otros individuos. Se puede actuar de manera altruista, incluso a través de la misericordia de la zona de guerra. Los chimpancés, una especie de primate que comparte tanto nuestra capacidad humana para la guerra como para la preocupación empática, no muestran la capacidad de detenerse y expresar empatía en medio de la violencia cooperativa. Los gestos de estrés y las vocalizaciones de dolor, como los gritos, no impiden que los chimpancés ataquen hasta el punto de la muerte.

Más en AntropoUrbana:  ¿Cómo y cuándo inventamos caminar?

¿Por qué los humanos se involucran en la misericordia de la zona de guerra? Resulta que podemos mostrar misericordia a nuestros enemigos por las mismas razones evolutivas por las que los matamos: empatía.

La empatía es una fuerza poderosa. Los psicólogos sociales Anneke Buffone y Michael Poulin han demostrado que tanto en el mundo real como en condiciones experimentales que involucran conflictos o exámenes universitarios con mucho en juego, los humanos están dispuestos a involucrarse en comportamientos agresivos incluso con extraños para beneficiar o proteger a aquellos por quienes sienten empatía. Los autores identifican un mecanismo biológico para respaldar estas interacciones culturales: las variaciones en los genes receptores de dos hormonas, la vasopresina y la oxitocina, se asocian con diferentes niveles de agresión motivada por la empatía.

Mis colegas y yo presentamos recientemente evidencia biológica que también es relevante para la empatía y la agresión. Nuestros hallazgos muestran una asociación entre algunos comportamientos de combate de Samburu, incluida la misericordia, y modificaciones en las moléculas de ADN, que pueden influir en la expresión génica. Este trabajo conecta la biología con las elecciones individuales moldeadas culturalmente en los hombres Samburu que participan en combates letales o muestran misericordia. Estos hombres pueden estar empáticamente motivados para matar en nombre de su comunidad o mostrar misericordia hacia los enemigos humanos, incluso a riesgo de ellos mismos.

Desde un punto de vista evolutivo, la empatía proporciona la motivación que mantiene unidas las relaciones sociales: madres con hijos, vecinos con vecinos. Los humanos han evolucionado para sentir y actuar en base a la empatía de maneras que ninguna otra especie parece igualar, comenzando con las relaciones empáticas mutuas entre bebés y cuidadores. Las antropólogas Sarah Blaffer Hrdy y Kristen Hawkes creen que la selección natural puede haber favorecido las habilidades de empatía bien perfeccionadas para apoyar la crianza compartida, incluso por parte de los abuelos. Pero la empatía tiene dos caras. Al impulsarnos a ayudar, también fomenta la agresión motivada por la empatía en nombre de aquellos que necesitan ayuda.

Más en AntropoUrbana:  Cuando la frenología dominaba el mundo

Quizás la guerra es un subproducto del conjunto de herramientas más básico y flexible de comportamientos impulsados ​​​​por la empatía compartidos por mujeres y hombres humanos que buscan lo suyo. La capacidad humana altamente desarrollada para la empatía puede haber proporcionado los lazos sociales intensamente emocionales necesarios para la matanza letal y coordinada por parte de grupos de humanos. En otras palabras, con suficiente complejidad cultural, la agresión motivada por la empatía necesaria para proteger a uno mismo puede haber sido aprovechada por grupos de humanos para formas socialmente cooperativas de violencia letal.

La persistencia de la misericordia en la zona de guerra es un recordatorio de que las fuertes habilidades de empatía les dieron a los humanos una ventaja evolutiva y cooperativa. La capacidad tanto para la agresión como para la compasión motivadas por la empatía significa que la empatía proporcionó la base para lo mejor y lo peor de lo que los humanos son capaces. La raíz de cierta violencia y cierta cooperación puede ser la misma.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente