Es la compasión lo que siempre nos hizo humanos

-

por PENNY SPIKINS – Universidad de Nueva York

Cuando se planteen la cuestión de si los humanos somos una especie naturalmente agresiva y violenta, sería bueno respirar hondo y echar un vistazo a la otra cara de la moneda.

Sí, hay evidencia de violencia interpersonal en nuestra historia antigua. Pero en realidad hay mucho menos de lo que uno podría suponer. Hay, de hecho, mucha más evidencia de cuidado interpersonal: de personas que atendieron a los heridos y se aseguraron de que los enfermos o cojos se mantuvieran con vida. Esta tendencia a la bondad, la compasión y el cuidado es mucho más exclusiva de la especie humana que nuestra tendencia a arremeter violentamente. Muchos animales responden a las amenazas contraatacando. Muy pocos animales atienden a sus amigos heridos, y solo los humanos lo hacen de manera constante.

Hay, quizás sorprendentemente, solo dos casos conocidos de probable violencia interpersonal en la especie arcaica más cercana a nosotros, los neandertales. Eso es de un total de aproximadamente treinta esqueletos casi completos y trescientos hallazgos neandertales parciales. A uno, un adulto joven que vivía en lo que ahora es St. Césaire, Francia, hace unos 36.000 años, le rompieron la parte delantera del cráneo. El otro, un neandertal encontrado en la cueva de Shanidar en el actual Irak, fue apuñalado en las costillas hace entre 45.000 y 35.000 años, quizás por la punta de un proyectil disparado por un humano moderno.

La evidencia más temprana posible de lo que podría considerarse una guerra o una enemistad no aparece hasta hace unos 13.000 años en un cementerio en el valle del Nilo llamado Jebel Sahaba, donde muchos de los aproximadamente sesenta individuos Homo sapiens parecen haber muerto de forma violenta.

La evidencia del cuidado humano, por otro lado, se remonta al menos a 1,5 millones de años, mucho antes de que los humanos fueran anatómicamente modernos. Una hembra Homo ergaster de Koobi Fora en Kenia, que data de hace aproximadamente 1,6 millones de años, sobrevivió varias semanas a pesar de una sobreacumulación tóxica de vitamina A. Se le debe haber dado comida y agua, y protegido de los depredadores, para vivir lo suficiente para que esta enfermedad dejara un registro en sus huesos.

Más en AntropoUrbana:  Ahora que el tiempo marcha más rápido

Tal evidencia se vuelve aún más notable hace medio millón de años. En la Sima de los Huesos, un sitio en España ocupado por los antepasados​​de los neandertales, tres de los 28 individuos encontrados en un pozo tenían una patología grave: una niña con la cabeza deformada, un hombre sordo y un anciano con la pelvis dañada, pero todos vivieron durante largos períodos de tiempo a pesar de sus condiciones, lo que indica que fueron atendidos. En el mismo sitio en Shanidar donde se encontró apuñalado a un neandertal, los investigadores descubrieron otro esqueleto que estaba ciego de un ojo y tenía un brazo y una pierna atrofiados, así como pérdida de audición, lo que habría hecho extremadamente difícil o imposible buscar comida y comida para sobrevivir. Sus huesos muestran que sobrevivió entre 15 y 20 años después de la lesión.

En un sitio en el actual Vietnam llamado Man Bac, que data de hace unos 3500 años, un hombre con parálisis casi total y huesos frágiles fue atendido por otros durante más de una década; debe haber recibido una atención que sería difícil de proporcionar incluso hoy.

Todos estos actos de cuidado duraron semanas, meses o años, a diferencia de un solo momento de violencia.

Al igual que compartir alimentos, la atención médica era parte de la vida de nuestros antepasados, un aspecto importante de cómo trabajaron juntos para sobrevivir en tiempos difíciles. Los seres humanos tienen una reacción instintiva para brindar atención y empatía a quienes están enfermos o heridos; funciona para nuestra ventaja evolutiva. Es solo la cognición de nivel superior lo que nos impide ayudar en algunos casos. Incluso los bebés muestran un deseo de consolar a los que sufren.

Las historias sobre violencia y agresión naturalmente llaman nuestra atención; evolucionamos para prestar especial atención a las amenazas potenciales por la buena razón de que hacerlo nos mantuvo con vida. Como resultado, las noticias no están llenas de historias de amabilidad cotidiana, sino de aquellas que son viscerales y aterradoras; parecen más significativas porque dan miedo. Es fácil pensar en nosotros mismos como «simios violentos». Pero, en general, una mejor descripción sería «simios compasivos». Después de todo, es nuestra tendencia a la bondad lo que nos distingue.

Más en AntropoUrbana:  Arqueología de la vida de mi papá

Fuente: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías