La antropología está de moda en las empresas de tecnología

-

por LINDSEY WALLACE

«Tienes tanta suerte de tener un doctorado en antropología, están de moda en este momento». Lo confieso, no es lo que esperaba escuchar cuando abandoné el mercado laboral académico. Sin embargo, lejos de los programas de antropología académica, la etnografía se convirtió en una habilidad valiosa en el desarrollo de productos, incluso enseñada en las escuelas de negocios. Como la mayoría de los antropólogos que se dedicaron a la tecnología, me convertí en una investigadora de la experiencia del usuario y desde allí crecí hasta dirigir un equipo de investigadores. Inicialmente, utilicé mis habilidades de investigación cualitativa para ayudar a los equipos de diseño y productos a comprender las necesidades de las personas que usan sus productos, identificar mejores soluciones a los problemas de las personas e identificar nuevos problemas para resolver a través de sus innovaciones. Ahora abogo por la investigación, soy mentora, apoyo a mi equipo y construyo intencionalmente prácticas de aprendizaje.

Los antropólogos en tecnología han sido una tendencia creciente durante los últimos cinco años, aunque pioneros como Genevieve Bell y otros han estado trayendo perspectivas antropológicas a las corporaciones desde la década de 1980. Hasta este cambio reciente, la investigación de usuarios estaba dominada por psicólogos y neurocientíficos. El campo se centró en gran medida en comprender al individuo que interactúa con la tecnología y las influencias de la biología y la neurología en el comportamiento, y estos análisis a menudo centraron al individuo en las prácticas de diseño. Los antropólogos integrados en equipos de productos pueden utilizar cajas de herramientas teóricas antropológicas para tener en cuenta lo social.

Las empresas de tecnología funcionan con marcos. Los marcos tienen un doble significado. En software, un marco es un entorno de desarrollo que permite a las personas contribuir y reutilizar código, definido pero personalizable por muchos pensadores y colaboradores. Los marcos también son conjuntos de conceptos e ideas compartidos que ayudan a las personas a comunicarse y trabajar juntas de manera eficaz. En ambos sentidos, los marcos proporcionan las estructuras para el pensamiento y la construcción de sistemas. Los marcos importan; son herramientas esenciales para comunicarse de manera eficaz entre equipos multifuncionales y para convertir los conocimientos en acción. En resumen, los marcos pueden concebirse como teorías, que proporcionan formas compartidas de ver el mundo que estructuran las elecciones realizadas durante los procesos de desarrollo tecnológico.

Más en AntropoUrbana:  Antropología de Disney

Los antropólogos se unieron a empresas con habilidades transferibles para entrevistar y observar a las personas, pero a menudo silenciamos u ocultamos nuestras herramientas teóricas, nuestra comprensión de los sistemas de poder y diferencia. Limitamos nuestras conversaciones sobre teorías a conferencias y entornos para profesionales. Sin embargo, traducir los lentes teóricos de las ciencias sociales en marcos compartidos ofrece un camino para moldear profundamente el desarrollo de tecnologías para que sean más inclusivas. Eso es más urgente que nunca en este momento en el que las empresas de tecnología están expandiendo su complejidad, alcance e influencia de manera significativa, a menudo pasando al diseño de servicios y al diseño de productos, y creando cosas con las que las personas se involucran constantemente. El alcance de la tecnología se está expandiendo constantemente, pero la lente del análisis de investigación de UX cuando se construyen productos permanece principalmente en el individuo. Pensar en el poder y la diferencia no está ampliamente institucionalizado en las salas de juntas y los equipos de ingeniería.

Para imaginar un futuro que sirva más que las necesidades limitadas de los negocios, necesitamos ayudar a las empresas a aprender de manera diferente y cambiar sus marcos, sus métricas de éxito y su enfoque para comprender el mundo. La teoría social y las diversas perspectivas nos ayudan a adoptar lentes que posicionan nuestros productos no en relación con usuarios individuales, sino con algo como «sociedad» o «cultura», con lo que me refiero a los sistemas de relaciones y redes de significado que unen y separan a las personas, que median cómo las personas experimentan el mundo. No podemos diseñar para una sociedad mejor hasta que reconozcamos que los sistemas sociales para los que construimos son mucho más intrincados que los sistemas técnicos que estamos construyendo. En lugar de la “interacción humano-computadora”, necesitamos desarrollar un marco para comprender la interacción sociedad-computadora.

Más en AntropoUrbana:  Esos viejos y polvorientos libros de antropología

Mi transición de investigadora a gerente fue un movimiento gradual, de trabajar sobre evidencia a trabajar sobre relaciones, dirigiendo mis herramientas de investigación hacia adentro de la organización que me rodea, para trabajar no solo en la creación de marcos, sino en equipos, y colaborando en su aceptación, crecimiento y adopción. A medida que mi función ha ido creciendo, mi enfoque ha pasado de ayudar a los equipos de producto a comprender a sus usuarios a trabajar para influir y cambiar la forma en que mi organización aprende y opera. Como gerente, abogo por la investigación y navego por estructuras de cultura y poder para impulsar a los equipos a pensar de manera sistémica. Trabajo para cambiar la forma en que aprendemos. Como gerente, entiendo cómo mi organización toma decisiones, he visto las compensaciones, las influencias políticas y los compromisos necesarios para ser eficaz en un entorno empresarial. Mi perspectiva como antropóloga me mantiene cuestionando los «dados» más fundamentales de nuestra industria: ¿qué significa crear valor? ¿Por qué la “innovación” debería conducir a la concentración de la riqueza entre unos pocos? ¿Qué trabajos son valiosos? ¿Por qué fetichizamos el crecimiento sin fin? ¿Cómo está estructurada mi empresa y por qué? ¿Qué incentivos frenan la estructura actual? ¿Quién toma las decisiones en diferentes circunstancias? Hacer preguntas me ayuda tanto a aprender a navegar por los sistemas de manera efectiva como a orientar las intervenciones para el cambio.

Nuestra época ofrece oportunidades tanto para las empresas como para la sociedad, para imaginar y diseñar futuros diferentes y mejores. Las empresas se están enfrentando a problemas sociales complejos. Posiciones de diseño centradas en el ser humano que satisfacen los deseos individuales como el mayor bien de la tecnología, con consecuencias devastadoras no deseadas. Los efectos de las empresas poderosas que operan con perspectivas estrechas y privilegiadas desde el punto de vista normativo nos rodean hoy en día. Desde el sesgo en la IA hasta la desinformación que da forma a una pandemia global y elecciones de alto riesgo, los efectos son evidentes. Crisis como estas no solo permiten, sino que exigen, nuevas formas de pensar, creando ventanas para cuestionar prácticas aparentemente asentadas y sentido común compartido acerca de quién valora la experiencia, qué lentes usamos para resolver problemas y cómo pensamos sobre los mercados de nuestros productos. La inclusión es una condición previa fundamental para una buena investigación y buenas ciencias sociales, buenas teorías y buenos marcos. Valorar e introducir explícitamente las teorías sociales como partes clave del conjunto de herramientas prácticas de los investigadores de productos no puede reemplazar la necesidad de una mayor diversidad entre las voces que hablan dentro de los muros de las empresas y toman decisiones clave (Ahmed 2012; Friedner y Weingarten 2016).

Más en AntropoUrbana:  La antropología debe involucrarse

Aquellos de nosotros que pensamos en las personas y la tecnología en los entornos empresariales nos encontramos en una encrucijada. La construcción de equipos de investigación diversos e inclusivos y la traducción de herramientas teóricas que abordan la complejidad social en marcos compartidos amplía el punto de vista que podemos comunicar a nuestros colegas, ayudándoles a comprender no solo a los usuarios directos de las herramientas y productos que fabricamos, sino también los mundos sociales en los que trabajan y operan, en los efectos dominó de las innovaciones y decisiones tecnológicas.

Referencias

Ahmed, Sara. 2012. On Being Included: Racism and Diversity in Institutional Life. Durham, N.C.: Duke University Press.

Friedner, Michele, and Karen Weingarten. 2016. “Disability as Diversity: A New Biopolitics.” Somatosphere, May 23.

Fuente: SCA/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías