El lenguaje racializado de la gordofobia

-

por HANNAH CARLAN – Rollins College

Recientemente, un usuario de Twitter escribió: “Hay un movimiento político gordo. Adelante. El agua está bien». La antropología lingüística necesita «entrar», por así decirlo, en el movimiento político gordo. Específicamente, necesitamos aprovechar nuestros conocimientos analíticos sobre la co-constitución del lenguaje, el cuerpo y la diferencia social para comprender cómo la gente en esta “nación de charlatanería” produce y combate la gordofobia.

La gordofobia, o más específicamente, la anti-gordura, es la antipatía social y biomédica hacia la grasa, y afecta a casi todos los aspectos de nuestro mundo. La fobia a la grasa se manifiesta en los diagnósticos erróneos desenfrenados de los médicos de los pacientes gordos debido a su peso; en discriminación de tamaño lícito en el empleo; en la exclusión de facto de organismos más grandes en infraestructura y diseño; y en un vasto complejo industrial dietético que en el mejor de los casos demoniza y en el peor busca eliminar a las personas gordas.

Los activistas y académicos por la liberación de la grasa han reconocido durante mucho tiempo cómo la supremacía delgada se basa y agrava la supremacía blanca, el capacitismo y el cissexismo. La gordofobia ha sido, y sigue siendo, fundamental para la construcción de la blancura dentro de los proyectos coloniales de colonos europeos. Sabrina Strings muestra que a medida que la trata transatlántica de esclavos dio lugar al racismo científico durante el largo siglo XVIII, la figura de la robusta mujer negra africana se convirtió en un objeto medicalizado de burla, transformando la grasa, como signo de riqueza y salud, en un signo de inferioridad racial y fracaso moral. Estos procesos continúan hoy en el pánico moral que rodea a la «epidemia de obesidad», que estigmatiza los cuerpos de las mujeres negras en particular y oculta el hecho de que el estigma del peso y el racismo sistémico plantean mayores riesgos para la salud que el peso en sí, incluido el Covid-19.

La antropología lingüística ofrece un conjunto sólido de herramientas con las que examinar cómo se codifican en el lenguaje las comprensiones racializadas del peso, la salud y la moralidad. Una perspectiva raciolingüística, por ejemplo, puede ayudar a descubrir cómo la lucha contra la gordura se vuelve fundamental para el desempeño y la valorización de la blancura. Podemos aplicar métodos del análisis de conversaciones para comprender cómo se manifiesta el estigma del peso en contextos que van desde la interacción médico-paciente hasta las redes sociales. El marco político-económico de la materialidad del lenguaje puede dilucidar cómo las empresas producen valor capitalista a partir del discurso anti-gordo y, al hacerlo, generan ganancias a partir de los ideales corporales de la supremacía blanca. Al examinar la producción semiótica de la gordofobia, como lo hace, por ejemplo, un artículo reciente de Krystal Smalls en Transforming Anthropology, podemos ofrecer una mayor comprensión de cómo el uso del lenguaje cotidiano perpetúa el daño racial contra las personas gordas.

Apropiación lingüística en el discurso dietético

Las lógicas racializadoras de la gordofobia están en plena exhibición en la dietética profesional, un campo que está abrumadoramente dominado por mujeres blancas (92 por ciento de mujeres, 80 por ciento de blancas). Una amplia investigación demuestra las consecuencias físicas y psicológicas a largo plazo de la dieta, lo que ha llevado a muchos dietistas y nutricionistas registrados en los últimos años a rechazar los modelos tradicionales de salud normativos sobre el peso y adoptar un nuevo enfoque «anti-dieta» que incluye el peso. Se basan principalmente en los paradigmas clínicos de alimentación intuitiva y salud en todos los tamaños, que promueven la neutralidad alimentaria y corporal y enfatizan los determinantes sociales de la salud, incluido el estigma del peso, el racismo y la pobreza, alineándose así en muchos casos (aunque no en todos) con la perspectivas descolonizadoras de académicos, activistas y dietistas de la liberación de la grasa. Mientras que los activistas por la liberación de grasa buscan resaltar las formas cruzadas de discriminación que enfrentan las personas gordas de color, el enfoque anti-dieta se ha alineado en gran medida con el discurso más genérico de la «positividad corporal», que centra las experiencias de las mujeres blancas en cuerpos más pequeños y enfatiza el amor propio como clave para superar la gordofobia.

Más en AntropoUrbana:  La antropología es aprender y seguir aprendiendo

A medida que el enfoque de la nutrición en contra de la dieta se ha difundido cada vez más a través de plataformas online, discursos como “neutralidad”, “intuición” y “nutrición antirracista” se han convertido en un recurso crucial para cultivar una marca profesional que incluya el peso. La creciente demanda de enfoques novedosos para la nutrición más allá de un enfoque tradicional de pérdida de peso ha llevado a muchos proveedores y empresas a utilizar un lenguaje anti-dietético para cambiar el nombre de los productos y servicios dietéticos. Gwyneth Paltrow, directora ejecutiva de la marca de «bienestar» Goop, promovió recientemente un libro llamado Ayuno intuitivo que rebautizó el ayuno intermitente —un comportamiento que conduce a un ciclo de peso y es un riesgo porque puede desarrollar trastornos alimentarios— utilizando el lenguaje de la alimentación intuitiva, un enfoque que rechaza la restricción de alimentos.

Tanto los dietistas en ejercicio como los académicos han llamado la atención sobre la apropiación de discursos anti-dieta y liberacionistas de grasa por parte de la industria de la dieta, dietistas, nutricionistas e influencers. La académica y activista Marquisele Mercedes analizó recientemente cómo las dietistas blancas y delgadas que se oponen a la dieta en Instagram han dominado los espacios del movimiento positivo corporal y han utilizado sus plataformas para beneficiarse del trabajo realizado por las activistas gordas de color. Una de las principales formas en que lo hacen es a través de las imágenes que publican: contorsionándose en posiciones para mostrar una ligera curva o rodar sobre una persona por lo demás delgada, blanca y sin discapacidad. El lenguaje es también otro sitio crucial donde ocurre esta apropiación. Por ejemplo, los dietistas y las personas influyentes a menudo se alinean con modelos de nutrición anti-dieta mientras se aferran firmemente a ideas supuestamente objetivas sobre la “ciencia” de los alimentos y los cuerpos. Por ejemplo, una dietista registrada «holística» publicó recientemente en Instagram:

Soy neutral en cuanto al cuerpo.

Pero también soy científico-neutral.

Lo que significa: reconozco que

comer una galleta SÍ causa una

reacción biológica desfavorable

y también reconozco que comerla

NO te convierte en una mala persona.

Más en AntropoUrbana:  El lenguaje de la IA tiene poco del lenguaje oral humano

Aquí, la dietista utiliza discursos de la ciencia junto con los de la neutralidad alimentaria y corporal. Mientras que la neutralidad es un principio de alimentación intuitiva que busca desmoralizar la elección de alimentos y los tipos de cuerpo como «buenos» o «malos», esta dietista se posiciona a sí misma como un cuerpo «neutral» pero no como un alimento «neutral»: sostiene que todas las personas son moralmente iguales, pero no todos los alimentos. En el título de esta publicación, la dietista advierte contra «alterar la buena ciencia» sobre las galletas, que según ella causan una «reacción biológica desfavorable», una frase pseudocientífica con una serie de connotaciones dudosas, incluido el aumento de peso. Es una pendiente resbaladiza desde esta visión de las galletas como biológicamente inferiores, a una visión de ciertas personas y cuerpos como tales, pero ella se defiende contra esta acusación potencial apelando a los ideales liberales de tolerancia, escribiendo en la leyenda de la publicación: “TODAS LAS PERSONAS SON ¡IGUALES!» Al articular una relación supuestamente objetiva entre los alimentos, la ciencia y la biología, logra enviar un mensaje profundamente no neutral a los consumidores de galletas, no solo sobre sus elecciones de alimentos, sino también sobre su comprensión inepta de la «ciencia». La apelación tanto a la «ciencia» como a la «neutralidad» reifica una relación supuestamente objetiva entre los alimentos y el cuerpo, que en última instancia valora la delgadez. Codificar el ideal delgado a través de frases pseudocientíficas como “reacción biológica desfavorable” simplemente desinfecta el mensaje subyacente, es decir, que el aumento de peso es dañino, una ideología que es tanto anti-grasa como anti-negra.

Otro discurso que se ha apropiado de formas que reafirman la gordofobia y la anti-negritud es el «movimiento». En los últimos años, el término «movimiento» se ha visto favorecido sobre «ejercicio» por fisioterapeutas y entrenadores negros, gordos y discapacitados en un esfuerzo por promover una reconexión con la alegría de mover el cuerpo como clave para el bienestar mental y físico, sin una orientación hacia la pérdida de peso o la capacidad física. Al cambiar su uso del lenguaje, estos activistas y profesionales están indexando un conjunto distinto de valores, principios y políticas en las que la actividad física puede ser inclusiva, no estratégica, no centrada en la pérdida de peso. Sin embargo, dietistas, entrenadores e influencers utilizan ahora el término «movimiento» simplemente para promover una estética esbelta. Por ejemplo, una publicación de Instagram de una autodenominada «entrenadora de vida alimenticia intuitiva certificada» presenta una imagen de una mujer blanca y delgada de cintura para abajo que está enmarcada por las palabras «Abdominales por diversión», seguida de los hashtags #movekindly, #movimientointuitivo, #movimientojoyful y #antidieta. El post vincula los discursos del movimiento intuitivo, que rechaza la modificación corporal como objetivo de la actividad física, con la búsqueda de abdominales y, por tanto, con la esbeltez.

Una tercera forma en que algunos dietistas contrarios a la dieta reproducen una comprensión profundamente racializada del peso y la salud es posicionándose como expertos salvadores antirracistas cuyo trabajo es proteger a sus clientes de los alimentos “dañinos”. Estos proveedores atribuyen las disparidades en el acceso a los alimentos al racismo sistémico mientras continúan describiendo los comportamientos alimentarios individuales de los clientes como una destrucción de su «salud». La misma dietista que publicó sobre la «ciencia» de las galletas, ¡y cuya biografía dice que puede ayudarte a «perder peso de una manera amorosa”!, también publicó una serie de historias de Instagram en las que criticaba uno de los principios básicos de Intuitive Eating, «todos los alimentos encajan”, sobre la base de su deseo de ser antirracista: “Los alimentos procesados ​​se dirigen a poblaciones minoritarias y de bajos ingresos, y en realidad son un arma contra esas poblaciones para enfermarlas y matarlas. Para mí, decir algo como ‘todos los alimentos encajan’ va en contra de mi comprensión fundamental de la supremacía blanca en la cadena alimentaria y en la atención farmacéutica. Entonces, para mí, si me importa la igualdad, la información nutricional es importante y también es importante expresarla a las personas, por lo que es otra población a la que quiero proteger o tratar de proteger. […] Si sé que hay alimentos que causan enfermedades específicamente dirigidos a los jóvenes negros […] y si el único cambio que pueden hacer es evitar estos alimentos específicos y elegir otros, es una obviedad para mí dar esa información vital y retenerla para la población con trastornos alimentarios”.

Más en AntropoUrbana:  Citas, borrado y violencia

Esta dietista ha logrado construir una jerarquía racializada de necesidades para sus clientes en una discusión supuestamente sobre las disparidades de salud racializadas y el capitalismo depredador. Si bien la «población con trastornos alimentarios» está codificada implícitamente aquí como blanca, para quienes se debe retener cierta información nutricional para evitar autolesiones, los «jóvenes negros» deben recibir «información vital» para que puedan optar por no comer «procesados alimentos». Entonces se convierte en el deber de la dietista con mentalidad de «igualdad» como experta científica-salvadora «proteger» a sus clientes negros (que se consideran de alguna manera inmunes a los trastornos alimentarios) de la industria de alimentos procesados ​​de la supremacía blanca. Su apelación a un enfoque antirracista contradice su encuadre neoliberal de la elección individual como fuente de «salud» y de conocimiento de las personas negras.

El lenguaje es un sitio crucial desde el cual comprender la promulgación cotidiana de la lucha contra la gordura y, por lo tanto, la perpetuación de la anti-negritud. Al unir discursos de intuición, neutralidad, ciencia, movimiento y antirracismo, algunos dietistas buscan marcarse a sí mismos como proveedores progresistas en un mercado cambiante para la salud y el bienestar mientras reproducen ideas profundamente gordofóbicas y racistas sobre alimentos, cuerpos y personas. Al apropiarse selectivamente de los recursos lingüísticos y culturales de activistas y académicos gordos, negros y queer, divorciarlos de sus significados originales y recontextualizarlos de maneras que estigmatizan la gordura, estos proveedores se están involucrando y beneficiándose de la lucha contra la negritud. Tales discursos pueden no parecer «abiertamente» racistas debido a los procesos ideológicos y semióticos de borrado que unen la delgadez a la blancura como categorías no marcadas. Excavar estos vínculos es imperativo no solo para los antropólogos lingüísticos comprometidos con el estudio de la racialización, la encarnación y la salud, sino también para aquellos proveedores que realmente buscan evitar perpetuar el daño a los clientes a través de su lenguaje cotidiano.

Fuente: AAA/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías