El romance con la bicicleta

-

por ELIZABETH BASTIAN

Al entrar a mi apartamento por primera vez en más de un mes, tenía las preocupaciones normales de cualquier inquilino milenial: “¿Se quemó mi apartamento? ¿Una familia de ratones se apoderó de mi cocina? ¿Qué pasa si estuve soñando los últimos cinco meses y en realidad no vivo aquí?”. Pero una preocupación anuló a todas las demás: ¿Mi bicicleta todavía estará aquí? Spoiler: estaba.

No poder andar en bicicleta durante cinco semanas, después de meses y meses (en palabras de Susan B. Anthony) de ser una mujer «libre, sin trabas», zumbando por el campus con la mayor facilidad, fue simplemente deprimente. Como alguien que encuentra consuelo en el movimiento y alegría en estar al aire libre, sin importar el clima, andar en auto regularmente se convirtió en una fuente de pánico. Ver a otras personas andar en bicicleta era como ver a un ex con un nuevo amor. Me sentí enojada porque no estaba con mi bicicleta, estaba celosa de que otras personas estuvieran con su bicicleta y me dolió que estos ciclistas se burlaran abiertamente de mí con sus bicicletas. Anhelaba reunirme con mi medio de transporte preferido, tener la libertad de viajar cuando quisiera, donde quisiera.

Pensé que un viaje al Reino Unido me ayudaría a superar este lánguido período de separación, pero estaba equivocada.

Pasar una semana en el Reino Unido solo mejoró mis emociones equivocadas por haberme separado de mi amor perdido hace mucho tiempo. Al vivir en una comunidad amigable con las bicicletas de «Nivel Oro», no soy ajena a los ciclistas. Pero nunca he visto “garajes” de estacionamiento de bicicletas de dos o incluso tres niveles, tiendas de bicicletas en todos los vecindarios, bicicletas zumbando dentro y alrededor de automóviles y autobuses a todas horas del día. Aquí, como en otras grandes áreas urbanas fuera de los Estados Unidos, andar en bicicleta no era simplemente una diversión, sino un escape del abarrotado viaje urbano. Con temperaturas invernales, andar en bicicleta todos los días no solo es factible sino quizás preferible al metro o al autobús. Y después de varias mañanas apretujada en el metro, tratando de convencerme de que la claustrofobia era producto de mi imaginación, no pude evitar mirar con envidia a los ciclistas con su velocidad y su aire fresco (bueno, más fresco que el subterráneo).

Si bien las ciudades universitarias más pequeñas de Oxford y Cambridge eran mucho más amigables con las bicicletas que su vecino urbano y denso, Londres tenía algo que estas ciudades no tenían (al menos en una escala tan grande): bicicletas compartidas. Aunque varias ciudades estadounidenses como Nueva York, Chicago, Washington y Denver tienen sistemas urbanos de bicicletas compartidas, todavía era una novedad para mí como alguien que provenía de Motor City. Estoy segura de que parecía una turista tomando fotos de las bicicletas compartidas, pero, en mi anhelo por tener mi propia bicicleta, no me importaba.

Más en AntropoUrbana:  Navidad entre lo local y lo global

Lo que también fue extraño de ver fue cuán complacientes (o tal vez, tolerantes) son los conductores de “compartir el camino” con los ciclistas. Sin carriles para bicicletas en ninguna parte, y varias calles con adoquines antiguos, los ciclistas a menudo ocupan las precarias pulgadas entre los lados del automóvil y la acera amenazante. Aunque los autos suelen ser más pequeños que el SUV estadounidense promedio, todavía es un poco apretado. No me llamaría la más cautelosa de los ciclistas, definitivamente no tengo las pelotas de algunos de estos ciclistas urbanos. ¡Apoyos para ellos y aplausos para los conductores que les hacen sitio!

Ver la cantidad de personas que viajan en bicicleta por Londres, aunque es admirable, también me dio que pensar. Los ciclistas que vi en el centro de Londres y sus alrededores no serían lo que yo llamaría «diversos», al menos desde mi perspectiva. En Estados Unidos, especialmente en el ámbito de la planificación, hay artículos aparentemente interminables sobre cómo un aumento en el uso de bicicletas, los desplazamientos en bicicleta, la infraestructura para bicicletas, etc., está relacionado con la gentrificación de ciertos vecindarios. En el Reino Unido, al menos en Londres, parecía haber preocupaciones similares. Aunque encontré varios artículos sobre quién se está gentrificando, cuáles son sus ocupaciones, si son tipos de clase creativa neoliberal e incluso un (mi favorito) «recorrido de bares sobre gentrificación», solo encontré una pieza reciente que se refería específicamente al ciclismo. Según un análisis de los datos del censo de 2011, el aumento del precio de la vivienda tiene una correlación directa con el aumento de los ciclistas. Además, los porcentajes de tipos profesionales y directivos que van en bicicleta al trabajo son mucho más altos en Londres que en cualquier otro lugar del país, donde la tendencia se invierte. Si bien no usaría este artículo como una validación completa de la teoría de que la bicicleta es igual a la gentrificación, creo que ofrece algunos puntos a considerar, tanto para los residentes del Reino Unido como para otros lugares.

Más en AntropoUrbana:  Demasiado gordo para ser antropólogo

La moraleja de la historia es que me reuní felizmente con mi bicicleta y ahora tengo algunos problemas urbanos nuevos (cercanos y lejanos) para reflexionar mientras recorro el centro de Illinois.

Fuente: Medium/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías