El smog es democrático

-

por MICHAEL DEGANI

En Delhi, las ruedas giratorias del crecimiento rechinan contra el suelo, arrojando humo y polvo. Booms de construcción: el sonido de los dolores de crecimiento de la ciudad. A medida que aumentan los desarrollos, la calidad del aire disminuye. En esta sociedad de riesgo, la pureza y el peligro se redefinen. Ahora se sabe que el aire de Delhi está cargado de materia fuera de lugar. La respiración se convirtió en un problema. Todos sufren; como argumentó una vez Ulrich Beck (1992, 36), “el smog es democrático”. Al menos, solía serlo. Las máquinas de purificación de aire, ahora disponibles en los mercados de electrodomésticos de la ciudad, prometen eliminar las partículas en el aire de los hogares de las personas que pueden pagarlas.

Los hogares de clase media en Delhi ya cuentan con máquinas intermedias en las aberturas por donde ingresan las tuberías y los cables. El purificador de agua y el inversor de energía de respaldo han estado presentes durante años. El purificador de aire encaja con la lógica del mercado existente: la necesidad de que los hogares fabriquen su propio aire respirable presenta una oportunidad económica. Las máquinas de purificación suaves, blancas y de grandes marcas son caras, pero, comercializadas apelando a la racionalidad científica y al cuidado de la familia, parecen una necesidad urgente para quienes tienen el dinero. Los gráficos promocionales de la disminución de los niveles de partículas en el hogar se colocan junto a imágenes de niños y familiares ancianos que respiran mejor.

Al exponer los componentes esenciales de los purificadores de gama alta, los emprendedores sociales detrás de esta máquina simple, un filtro HEPA atado a un ventilador fabricado en China, prometen aire más limpio a un mercado de menor costo. ¿Podría esto presagiar la aparición de purificadores caseros ensamblados con materiales disponibles localmente? Todavía no. El ventilador es barato, pero los filtros todavía no lo son. Quizás la acción pública contra la contaminación haga innecesarios estos dispositivos. Hasta entonces, aquellos que no tienen los medios para purificar su aire en privado deben seguir inhalando los sedimentos del desarrollo de la India.

Más en AntropoUrbana:  ¿Cambiará para siempre nuestra forma de saludarnos?

Fuente: SCA/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías