¿Cómo se enseña antropología durante una pandemia?

-

por JOAO BIEHL y ONUR GÜNAY – Universidad de Princeton

¿Cómo enseñamos cuando una pandemia deshace nuestras formas de conocer, actuar y relacionarnos?

Cada clase de semestre de primavera se vio afectada por la pandemia COVID-19, que instituyó el cierre de campus en todo el mundo y obligó a la instrucción a moverse online o ser detenida por completo.

Pero la antropología médica podría ser el raro curso de la Universidad de Princeton que en realidad se profundizó y enriqueció por las circunstancias de la pandemia que alteran la vida, ya que se enfoca en la interconexión de la enfermedad, el cuerpo político y las artes del cuidado, así como el poder de contar historias frente a lo desconocido.

En medio de todo tipo de incertidumbres, nuestra clase de Antropología Médica ha realizado una transición creativa a la instrucción online, con un programa actualizado para participar en los eventos actuales. Partiendo de la historia, la teoría crítica, la etnografía y las artes, el curso se convirtió en un foro vital para que los estudiantes lidien con los desafíos médicos, sociales y político-económicos multifacéticos provocados por la pandemia COVID-19.

Las fuerzas turbulentas que se desarrollaron a nuestro alrededor hicieron que los conceptos clave de antropología médica, como la violencia estructural, la racialización, las tecnologías de invisibilidad, las biologías locales, las técnicas corporales, la plasticidad humana, la experimentalidad, la farmacología y las tecnologías de cuidado, fueran notablemente significativas y relevantes. Estos conceptos y las realidades etnográficas de las que surgieron se volvieron cada vez más generosos a medida que los estudiantes se involucraron online con las preocupaciones concretas de los socios de la comunidad y elaboraron proyectos artísticos que interrogaban nuestro presente alterado.

Trabajando juntos, incluso a distancia, los estudiantes de Antropología Médica crearon una plataforma en línea que muestra sus opiniones críticas sobre la vida durante COVID-19.

¿Qué nos puede decir el arte sobre las pandemias?

Inicialmente, consideramos cómo se explicaron y abordaron las plagas pasadas en ausencia de conocimiento científico y un claro arsenal médico. Involucrando relatos históricos y obras de arte del Museo de Arte de la Universidad de Princeton (desde la peste bubónica en la Europa moderna hasta el VIH/SIDA a fines del siglo XX), aprendimos cómo las plagas ocasionaron nuevas formas de control y poder político y grupos socialmente movilizados que enfrentan la muerte en masa. [2]

No hay obra de arte que no resista la muerte. [3] Enfrentarse y resistirse a la muerte en todas sus formas, sociales, biológicas y políticas, las artes y las humanidades, tan vilipendiadas y desvalorizadas por aquellos que desean capacitar a la próxima generación de homo economicus, han ayudado enormemente a nuestros estudiantes a cultivar una sensibilidad crítica frente a la tarea que nos ocupa hoy.

Del mismo modo, el libro de Susan Sontag, Regarding the Pain of Others, nos dio herramientas para investigar la ética y la política de la representación en tiempos de crisis. «Las fotografías», insiste Sontag, «son un medio de hacer asuntos ‘reales’ (o ‘más reales’) que los privilegiados y los meramente seguros preferirían ignorar». [4] Ser un espectador de calamidades es, después de todo, «una experiencia moderna por excelencia» a través de la cual el otro se representa como alguien para ser visto, «no alguien (que como nosotros) también ve». [5] Si bien una representación fotográfica de este tipo podría ocasionar una fugaz sensación de compasión, en última instancia es despolitizante en su desapego, ya que las historias más profundas y las interconexiones geopolíticas no se tienen en cuenta.

A través de procesos de encuadre y exclusión, las representaciones crean un cuerpo político y sedimentan valores morales. Las imágenes no son inocentes. Hacen cosas en el mundo. Aprendimos a interpretar críticamente las representaciones emergentes (incluidos los números) de la pandemia COVID-19, ya que son movilizadas por gobiernos, medios de comunicación, médicos y el público en general.

Más en AntropoUrbana:  ¿Por qué los niños van a la escuela?

Violencia estructural y COVID-19

Sin la carga de actividades extracurriculares tiránicas y buscando un idioma para navegar por lo incierto, los estudiantes siempre estuvieron presentes en línea. Junto con ensayos emergentes sobre la pandemia, leímos literatura antropológica sobre la raza, la experimentación médica, la política de la ciencia, las patologías del poder, la toxicidad ambiental y las prácticas de inventar personas y vivir con lesiones, todos los temas que adquirieron una nueva relevancia y urgencia con COVID-19.

Estábamos encantados de ver que los estudiantes realmente esperaban con ansias las salas de reuniones de Zoom, donde se encontraban y exploraban las lecturas y sus resonancias actuales. Se les pidió que escribieran reflexiones colectivas, aprovechando así sus capacidades críticas para el razonamiento analítico y para bloguear.

A medida que se desarrollaba el curso de Antropología Médica, examinamos cómo la pandemia de COVID-19 destacaba la precariedad de nuestros sistemas de preparación, así como las formas de violencia estructural que exacerban la vulnerabilidad, las tasas de mortalidad y las disparidades en la atención.

Nos inspiró mucho la poderosa obra de arte de LaToya Ruby Frazier. En The Notion of Family [6], expone la depredación ambiental, la desinversión del estado y la violencia cotidiana que marca las oportunidades de vida de generaciones de afroamericanos, sobreviviendo a los ciclos de auge y caída de Estados Unidos. Además, a medida que se desarrollaba la pandemia, fuimos testigos en tiempo real de cómo esas lógicas continuaron operando en tiempos de crisis mundial, en nuevas maneras y formas.

La falta de inversión en salud pública y las desigualdades profundamente arraigadas dentro y entre los países han amplificado el impacto de la pandemia. COVID-19 continúa propagándose y matando de manera desigual a lo largo de las líneas de edad, clase, raza, género y geografía.

La pandemia también se ha politizado peligrosamente (como vemos en Estados Unidos, Brasil y Turquía), exponiendo la erosión de la democracia, la reducción de los derechos de los pueblos marginados, la búsqueda costosa e inadecuada de balas mágicas y el desprecio desenfrenado de la vida humana.

Estudiantes se asocian con partes interesadas de la comunidad

Emocionantemente, varias organizaciones de servicios en el área de Princeton acordaron colaboraciones online con nuestros estudiantes para sus proyectos finales de Antropología Médica. Ansiosos por mantenerse comprometidos y conectados con sus pares en este momento de distanciamiento social, la mitad de esta clase de sesenta alumnos se suscribió fácilmente a estos proyectos grupales, con el apoyo del Programa de Princeton para la Beca Comprometida con la Comunidad (ProCES) y el programa de Enfoque de Servicio del Centro Pace. Los estudiantes aprendieron a realizar entrevistas en línea y ubicar los problemas de salud locales en perspectivas históricas y más amplias de demografía, epidemiología y políticas.

A medida que los grupos producían entregas relevantes para nuestros socios de la comunidad que visualizaban un futuro durante y después de COVID-19 (por ejemplo, bibliografías anotadas, infografías, materiales de divulgación, planos para campañas de salud pública y visualizaciones de historias y activismo de la comunidad), también reflexionaron sobre su propias prácticas de creación de conocimiento a través de mapas conceptuales visuales y escritura crítica.

Estos ejercicios de comunidad a distancia fueron experiencias inmensamente gratificantes para todas las partes involucradas, lo que les dio a cada uno algo que esperar. Las estudiantes Olivia Chen, Amital Hass, Jamie Kim y Sophia Peifer, por ejemplo, colaboraron con la Sociedad de Nueva Jersey para la Promoción del Suicidio de Adolescentes (SPTS), ayudando a la organización a evaluar sus prácticas de divulgación y generar herramientas alternativas para el manejo del estrés entre los estudiantes que asisten a la escuela y que corren mayor riesgo de suicidio adolescente. El grupo también creó un recurso de video que abordaba formas de hacer frente a los riesgos emocionales y de salud mental de la pandemia de COVID-19 entre los jóvenes. Este video fue publicado inmediatamente por las redes sociales de la organización.

Más en AntropoUrbana:  Una buena higiene de manos

«Inspirados por ver la relevancia de sus estudios en un ‘mundo real’ alterado, muchos de nuestros estudiantes llegaron a comprender que las tareas del ‘mundo real’ no vienen con pautas e instrucciones formuladas», dijo Ipsita Dey, estudiante graduada de antropología. Los asistentes de enseñanza del curso “se dieron cuenta de que debemos utilizar nuestra beca, nuestras experiencias personales, nuestras iniciativas y nuestras capacidades creativas para lograr los mejores resultados posibles para aquellos con los que formamos equipo y para traer los conocimientos adquiridos de nuevo al aprendizaje en el aula».

La pandemia de COVID-19 es un problema «agudo-a-crónico» sin precedentes [7]. Expone desigualdades históricamente arraigadas y la política de representación que ha dañado y marginado aún más a las comunidades pobres en nuestras ciudades plagadas. Por lo tanto, algunos de los proyectos comprometidos con la comunidad del curso tenían como objetivo visualizar historias alternativas del presente.

Mary Davis, Grace Simmons e Ilya Yatsishin, por ejemplo, colaboraron para producir un sitio web interactivo que presenta la entrevista de Moses, un residente de Filadelfia desde hace mucho tiempo. Conectaron su percepción íntima de la epidemia de opioides con los temas más amplios de «guerra contra la gente pobre», reducción de daños, acción política y conceptos erróneos de los medios del vecindario de Kensington. Trabajando en estrecha colaboración con la Iniciativa de Resiliencia Creativa, el grupo exploró las ricas historias de base del vecindario, descubriendo voces a menudo excluidas de las narrativas convencionales y relatando las continuas luchas de los residentes de Kensington para dar forma a su entorno de vida y las historias de sus vidas.

En general, las colaboraciones dinámicas online de antropología médica revelaron nuevas formas de solidaridad práctica emergente durante la pandemia, así como los esfuerzos activistas para la mitigación de riesgos y la protección social.

Obras creativas de COVID-19

A medida que nuestros estudiantes aprendieron a criticar las representaciones en tiempos de crisis, insistieron en que no representar es también un fracaso. Entonces, la cuestión de la representación se complica aún más. ¿Quién representa? ¿Y con quién representamos? ¿A través de qué medios? ¿Qué escapa a la representación?

La antropología médica brindó a los estudiantes herramientas para pensar críticamente sobre sus propias percepciones y prácticas de representación y los desafió a experimentar con formas de representación colaborativas y multimodales.

Un número significativo de estudiantes utilizó lentes humanistas y herramientas artísticas para explorar cómo la pandemia de COVID-19 está impactando las políticas de salud pública, economías virales, cuidados y ética médica. Estos grupos de dos, que se involucraron críticamente en literatura y medios emergentes, han producido proyectos artísticos y audiovisuales bien pensados.

Hilcia Acevedo y Nannette Beckley, por ejemplo, produjeron el sitio web Urban Vulnerability During the Covid-19 Pandemic. Implementaron una variedad de métodos y fuentes creativas de visualización de datos (fotografía, relatos periodísticos y testimonios de varios públicos), destacando cómo las minorías raciales y étnicas y los pobres en la primera línea de las industrias de servicios esenciales están tratando de protegerse mientras tratan con las amenazas de COVID-19 y el colapso económico.

Inspirado por el clásico cortometraje Island of Flowers de Jorge Furtado y el trabajo antropológico de Ruth Benedict [8], Rowan Pierson y Katya Vera crearon la película Plasticity in a Plagued World. Diseñado con astucia, la película explora cómo los significados y las asociaciones de palabras, como clase, raza, empleo y esencial, se están reformulando y volviendo a proyectar en medio de la nueva normalidad de la pandemia y el sentido de un futuro perdido de la clase de 2020.

Más en AntropoUrbana:  ¿Existieron las mujeres y los niños en la prehistoria?

“Las interrupciones en tiempo real causadas por COVID-19 obligaron a nuestros estudiantes a anclar su pensamiento y escritura dentro de una antropología cuyas posibilidades iban desde lo prosaico a lo planetario y desde las singularidades de los interlocutores hasta las estructuras permanentes de las economías virales y las desigualdades en las que ellos están obligados», dijo el asistente de enseñanza Nikhil Pandhi, un estudiante graduado de antropología. «El curso se convirtió en una lente importante para examinar un mundo de incógnitas crecientes y también una linterna para iluminar e imaginar un futuro más allá de ellos».

Una ciencia social implacable de lo desconocido

A medida que los estudiantes se desplazaban sin descanso entre sus propias experiencias desiguales de cuarentena y las proyecciones de pandemia en constante cambio, la antropología médica se convirtió en una especie de brújula para muchos. A lo largo de nuestro viaje online, los estudiantes adquirieron una apreciación renovada del conocimiento situado y un análisis históricamente sintonizado, desarrollando una crítica aguda del capitalismo médico actual y los nuevos capilares del biopoder.

Como muestran sus trabajos comprometidos y creativos, quieren el mundo de vuelta.

Pero un mundo más saludable, más justo y más inclusivo.

Un mundo más verde, más ingeniosamente atento (incluso a distancia).

En años pasados, mostramos los proyectos creativos y comprometidos con la comunidad de los estudiantes en una feria, abierta a nuestros socios y a la comunidad universitaria más grande. Este año, los estudiantes produjeron colectivamente la plataforma en línea Medical Anthropology en el tiempo de COVID-19, basándose en su conocimiento tecnológico, habilidades artísticas y sondeos críticos.

Cuando visite el sitio web, esperamos que comparta nuestra emoción en la fuerza crítica de la antropología médica, ya que interactúa con las artes y las humanidades en la búsqueda de producir conocimiento centrado en las personas, socialmente significativo y políticamente relevante para nuestros tiempos.

Estamos inmensamente orgullosos de las respuestas reflexivas de nuestros estudiantes en medio de la agitación pandémica y entusiasmados con el nuevo campo fascinante de posibilidades pedagógicas que el curso y sus múltiples asociaciones nos abrieron a todos.

«Esta iniciativa nos recuerda cuánto tenemos que aprender», ha señalado el luminoso erudito literario Arcadio Díaz-Quiñones. “Y también cuánta imaginación, solidaridad e ingenio se requieren en el proceso de aprendizaje. ¿De qué más se trata realmente la enseñanza?”. [9]

Referencias
[1] Publicación original.

[2] David S. Jones, “History in a Crisis – Lessons for Covid-19,” The New England Journal of Medicine, April 30, 2020, http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMp2004361.Ver también Michel Foucault, “Panopticism,” in Discipline and Punish, (New York: Vintage Books, 1995), 195-202.

[3] João Biehl, “Having an Idea in Anthropology Today,” Kroeber Anthropological Society Papers, no. 100 (2011): 20-24. See also João Biehl and Peter Locke, Unfinished: The Anthropology of Becoming (Durham: Duke University Press, 2017).

[4] Susan Sontag, Regarding the Pain of Others, (New York: Farrar, Straus, and Giroux, 2003), 7.

[5] Susan Sontag, Regarding the Pain of Others, (New York: Farrar, Straus, and Giroux, 2003), 72.

[6] LaToya Ruby Frazier, The Notion of Family, (New York: Aperture, 2014).

[7] Paul Farmer, Haiti After the Earthquake, (New York: Public Affairs, 2011).

[8] Ruth Benedict, “Anthropology and the Abnormal,” in An Anthropologist at Work: Writings of Ruth Benedict (Boston: Houghton Mifflin, 1959), 262-283.

[9] Arcadio Díaz-Quiñones, personal communication, May 15, 2020.

Fuente: Somatosphere/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías