Antropología del tiempo lento

-

por CHLOE AHMANN – Universidad Cornell

En los últimos años, los académicos han desarrollado un vocabulario para describir escenas de inseguridad, precariedad y desorden demasiado lento para lograr el reconocimiento como crisis. Conceptos como la violencia lenta, por ejemplo, dependen de formas de demora, aplazamiento, desgaste y acumulación cuya cotidianeidad exacerba el sufrimiento. Pero no se ha prestado suficiente atención a la forma en que los que están sumidos en la experiencia de un daño prolongado utilizan el tiempo para responder a esta perniciosa condición.

En este artículo, me centro en las manipulaciones deliberadas del tiempo que caracterizan las respuestas a la violencia lenta al examinar una campaña para detener la construcción de un incinerador de basura en Curtis Bay, en el sur de Baltimore. El incinerador, que representaba un riesgo tóxico para los residentes a cambio de la promesa de energía limpia, verde y renovable, iba a ser el último de un flujo constante de imposiciones que han plagado a los organismos locales desde el siglo XIX. Aquí, examino esta historia y las consecuencias de la incursión industrial gradual en la perceptibilidad del riesgo. Luego analizo las formas en las que el tiempo se ha ralentizado, acelerado, reordenado y estratégicamente puntuado por partidos en múltiples lados de la campaña del incinerador. En el proceso, este artículo ofrece un conjunto de herramientas que, más allá de representar el tiempo como un medio de violencia, también especifican temporalidades de resistencia y rechazo. En conjunto, sugieren que la violencia lenta, en lugar de simplemente obstruir la respuesta, invita a formas creativas de orquestación temporal y puntuación moral.

La violencia lenta es una condición que parece invitar a la incoherencia. Lleva demasiado tiempo, es difícil de notar y abre un gran abismo entre los efectos y las diversas fuerzas a las que podríamos atribuir la causa. Pero es, de hecho, un objeto preparado para el debate interpretativo, incluso para nuevas imaginaciones de responsabilidad. En Baltimore, cuando se enfrentaron al desafío de la incursión industrial gradual y sus efectos a menudo inconclusos sobre la salud humana, los residentes sujetos a los caprichos de la destrucción tardía aprendieron a trabajar con la violencia lenta y su maquinaria de confusión perceptiva. Entonces, si bien es cierto que el daño prolongado a veces puede condicionar la apatía, también puede inspirar manipulaciones del tiempo y reordenamientos creativos de la historia.

Más en AntropoUrbana:  Las cosas nucleares como juego infantil

Si la antropología de hecho está experimentando un «giro temporal», como sostiene Laura Bear, entonces Curtis Bay sugiere que hay mucho que aprender al pasar de las duras dimensiones de la vida social incrustadas en la violencia lenta a formas temporales de resistencia, incluso rechazo. Sugiere que el tiempo y la perceptibilidad pueden ser objeto, no simplemente obstáculos, de maniobras políticas. Cuando uno empuja más allá de lo que Sherry Ortner llama “antropología oscura”, hacia una apreciación de la cronopolítica viva de los movimientos sociales contemporáneos, el tiempo comienza a parecerse menos a algo que le sucede a la gente y más a un campo de acción creativo abierto incluso a los grupos históricamente más marginados. Especifico sólo tres estrategias de manipulación temporal: incrementalidad, aplazamiento y concentración. De amplio alcance, son, sin embargo, un modesto comienzo de lo que podría ser un vocabulario sólido para pensar en el tiempo como un terreno en disputa, disponible para un uso consciente y deliberado.

No es mi intención, en el proceso, exagerar los efectos de la victoria del incinerador: Curtis Bay no ha roto repentinamente los capitalismos invertidos en la industria, ni ha empujado a los residentes a la insurgencia, ni ha desaparecido las cargas tóxicas de los organismos locales. Sin embargo, podríamos seguir el ejemplo de Curtis Bay sobre cómo las personas responden a problemas “demasiado masivos y multifásicos en su distribución de tiempo y espacio para que los humanos los comprendan completamente”, según Boyer y Morton en 2016, al tomar el control de la temporalidad. Prestar atención a este comportamiento es apreciar cómo grupos que lidian con experiencias tan diversas como la exposición, la erosión y la enfermedad pueden evaluar el tiempo y la percepción como herramientas. Como antropólogos del Antropoceno cronoespástico, se esfuerzan por describir los efectos ambientales de la actividad humana, efectos que son difusos y a veces ambiguos, y que mucha gente pasa sin darse cuenta con gusto, y haríamos bien en sintonizarnos con los casos donde las personas se esfuerzan por detener el tiempo, o donde dirigen la atención hacia la acumulación. Imagino que hay muchos contextos, más allá de la toxicidad y el cambio climático, donde la acumulación se convierte en un caso para actuar con urgencia, y donde sería conveniente que los académicos hicieran un balance del tiempo como instrumento de los movimientos sociales.

Más en AntropoUrbana:  Propósitos de Año Nuevo

Mientras observaba cómo se desarrollaba la campaña contra el incinerador en el vecindario más al sur de Baltimore, se estaban produciendo debates similares sobre problemas que habían durado lo suficiente en toda la ciudad. Apenas unos días antes de la fecha límite de exclusión voluntaria de la campaña en abril de 2015, Freddie Gray, un hombre negro de veinticinco años, murió de lesiones en la médula espinal sufridas mientras estaba bajo custodia policial. Los residentes llamaron a la muerte de Gray un «punto de ruptura» para Baltimore: un «desbordamiento», un «punto de inflexión», un «umbral». Sobredeterminado por generaciones de violencia policial manifiesta contra los cuerpos negros, la respuesta inicial de los residentes no exigió una orquestación extensa. Como alguien le dijo a un periodista: «La muerte de Freddie Gray hizo que se destacara». Pero las protestas que sacudieron a Baltimore tras la muerte de Gray fueron actos de puntuación moral. Dependían de manera importante de la acumulación de nombres —Eric Garner, Michael Brown, Tamir Rice, Walter Scott— cuyas muertes concentradas a manos de la policía ayudaron a aclarar el significado de Gray.

La campaña para detener el incinerador absorbió retóricamente crisis como Flint y Freddie Gray para llamar la atención sobre formas de daño menos sensacionales en Curtis Bay. Muchos corearon «no hay justicia, no hay paz» el 15 de diciembre de 2015, y las declaraciones de campaña después del levantamiento recordaron a los políticos que «el mundo está mirando». Mientras esperaba una respuesta del MDE, Destiny apareció en la radio, advirtiendo que «se han expuesto injusticias estructurales en esta ciudad, y el mundo contará la historia de cómo responden los funcionarios de Maryland». Este tejido es solo un ejemplo de cómo la violencia lenta crea obstáculos y oportunidades. Tampoco se limita a Baltimore; es una característica central de los movimientos interseccionales que emergen a nivel mundial.

Más en AntropoUrbana:  Nunca fuimos dueños de la tierra

En Curtis Bay y más allá, analizar, detener y concentrar el tiempo han sido respuestas a la violencia lenta, un problema que implica cómo estudiamos, organizamos y hacemos políticas. En medio de todo esto, la idea de que «es agotador crear un evento de la nada» alberga ironías asombrosas. La perspectiva de que la violencia que se desarrolla a lo largo de generaciones pueda imaginarse como nada, y las maquinaciones estratégicas a través de las cuales los grupos la convierten en algo perceptible, son ambos fenómenos en los que debemos concentrarnos.

Fuente: SCA (resumen y conclusión)/ Traducción: Dana Pascal

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías