Las moras del pantano de la infancia

-

por STINE RYBRATEN – Instituto Noruego de Investigación Natural

Sara recoge moras con ambas manos. Sus suaves dedos rodean cada baya. La afloja de su tallo y rueda hasta la palma de su mano antes de deslizarla en el balde. La recolección debe realizarse antes de que llegue la helada nocturna, que pone fin a la temporada de moras. Sara recoge con ternura, para evitar romper la fina piel de la baya suave y anaranjada. Se enorgullece de llenar su cubeta con bayas maduras, sin dejar que caigan hojas, ramitas o musgo. Una vez que la cubeta está llena, Sara vierte con cuidado las bayas en una bolsa grande de plástico transparente y resistente, antes de volver a llenar su cubo de nuevo. En un buen día, en un pantano con abundancia de moras, su cosecha alcanza los treinta litros de bayas. Pasar horas y días en el paisaje de moras, tocándose las rodillas para aliviar el dolor de espalda, no solo se trata de la cantidad de bayas que cosecha, sino también de las relaciones y tradiciones, los recuerdos y las emociones que evoca la cosecha de moras.

Sara tiene cincuenta y tantos años. Como la mayoría de los sámi costeros de su edad en la comunidad de Unjárga-Nesseby, en el norte de Noruega, creció con la recolección de moras como una actividad estacional esencial en la que participaba toda la familia. Históricamente, la recolección de moras para la venta y la manutención fue una parte importante de los medios de subsistencia de los sámi. En Unjárga-Nesseby, las ventas de moras sirvieron como una valiosa fuente de ingresos entre los sami costeros hasta la década de 1950. Para algunas familias, en las que todos estaban involucrados, las moras siguieron siendo económicamente importantes a principios de la década de 1970 (Nilsen 2009).

Más en AntropoUrbana:  Decisiones imposibles en el cruce entre maternidad y trabajo de campo

Solo una pequeña parte del área de Unjárga-Nesseby es de propiedad privada. Aun así, los derechos de los usuarios han sido regulados por reglas no escritas pero reconocidas localmente. Tradicionalmente, cada familia tenía sus áreas particulares para la recolección de moras. Sara tenía seis años cuando la llevaron a recoger moras en el pantano asignado a su familia. En ese momento, se la consideraba demasiado joven para unirse a su padre y a sus tres hermanos mayores. Al verlos empacar su equipo para pasar varios días en el pantano, vio los alimentos raros que su padre traería: “¡Chocolate! Era un lujo que no teníamos en casa. ¡Manzanas! Un auténtico lujo que no teníamos en casa. ¡Y sopa de guisantes con salchichas para la cena! Ciertamente nunca tuvimos eso en casa. Era un lujo en ese momento. Entonces, me quedé allí llorando, y mi padre sintió pena por mí y me levantó en ese pequeño ciclomotor, en el frente. Y luego manejamos. Los demás empezaron en bicicleta. Cuando llegamos a la ciénaga, montamos tiendas de campaña y… No fue tan divertido recoger moras, la verdad, pero fue muy divertido ser parte del viaje. Había mucha gente alrededor. Muchos campamentos. Conseguimos pescado en el río e hicimos la cena en el fuego. Ya sabes, ese tipo de cosas. Y lo que más recuerdo: por la noche hacía mucho frío. No teníamos sacos de dormir, teníamos mantas de lana y nos acostábamos uno cerca del otro para mantenernos calientes. ¡Fue muy divertido!”.

Después de un período de su juventud en el que Sara no recolectó moras, regresó a la casa de su familia y continuó recolectando moras con su padre. Recogieron durante décadas, uno al lado del otro, compartiendo café junto al fuego, recordando eventos y volviendo a contar historias, tomando el sol o temblando por el aguanieve y el clima frío, añadiendo a sus recuerdos del paisaje compartido de moras. Con el tiempo, la salud de su padre se deterioró y, durante los últimos ocho años, no ha podido acompañar a Sara en estos viajes de moras. Sin embargo, en los amados pantanos de la infancia de Sara, recoger bayas ahora se ha convertido en una tarea de una sola mano. La otra habilita una compañía digital con su padre: “En todos mis viajes llamo a papá. Y le digo dónde estoy, qué estoy haciendo. Y él dice: ‘Ve allí’, ‘haz esto’. Porque él no puede llegar allí por sí mismo, y se vuelve muy feliz, cierto, cuando está un poco conmigo. A veces hablo con él por teléfono mientras recojo bayas, y entonces está conmigo en ese viaje.”

La conexión significativa con esta parte del paisaje del lugar de origen de Sara, y la historia y los recuerdos que conlleva, todavía se mantiene de manera conjunta entre las dos generaciones a través del teléfono inteligente de Sara. Aunque echaba de menos la presencia física de su padre, Sara ha encontrado una manera de llevarlo a recoger moras, uno al lado del otro. Bueno, casi.

Más en AntropoUrbana:  Los europeos aprendieron a fumar leyendo libros

Saber cuándo maduran las moras en diferentes pantanos depende de la elevación, la temperatura, la precipitación y la dirección predominante del viento. Sara sabe cómo prolongar al máximo la temporada de moras. Cuando las primeras moras están a punto de madurar, Sara les recuerda a sus familiares y amigos que no estará disponible para las próximas semanas. “Este es mi tiempo libre. Me siento tan feliz en esta época del año”, explica. La mayoría de las bayas que recoge se regalan a parientes mayores que ya no pueden salir al campo a recoger sus propias bayas. Mientras que vender bayas era una necesidad económica en su infancia, actualmente Sara consideraría inmoral exigir dinero por el placer que siente al pasar tiempo en los pantanos. Lo más importante es saber que el destinatario aprecia plenamente las bayas y su sabor. Mientras que las bayas se recogen con ternura y se disfrutan las excursiones de moras, las bayas que Sara guarda para su padre y se guarda para sí misma son las que recoge de los pantanos de su infancia.

Referencias

Nilsen, Øystein. 2009. Sjøsamene ved Varangerfjorden. En kortfattet gjennomgang av historien de siste 10 000 år [The Coastal Sámi by the Varanger Fjord: A Brief Overview of the History over the Last 10,000 Years]. Varangerbotn, Norway: Várjjat Sámi Musea Čállosat/Varanger Samiske Museums Skrifter.

Fuente: SCA/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías