Antropología de las aplicaciones de citas online

-

por MATHEW GAGNÉ – Universidad de Nueva Escocia

En una cálida noche de primavera en Beirut, Líbano, me senté en el jardín afuera de mi apartamento a conversar con Michael y Mano (seudónimos) Había llegado a conocer bien a los dos mejores amigos durante mi tiempo investigando citas online en la ciudad. Michael, un libanés estadounidense que, a los 27 años, buscaba el amor, nos contó sobre una cita reciente con un chico que había conocido a través de la aplicación de contactos gay Grindr.

Michael primero se había sentido atraído por las fotos del chico. La conversación de texto que condujo a la cita fue «todas bromas y sarcasmo sin parar», dijo Michael. “Todo iba bien. Él me entiende, yo lo entiendo”.

“Entonces nos conocimos”, nos dijo Michael. “Fue la cita más aburrida que he tenido”.

Mano y yo gemimos al comprender.

A pesar de sus divertidas bromas y la atracción inicial de Michael, la pareja no tenía chispa en persona. ¿Alguno de ellos mintió o tergiversó en el chat? No. La verdad era más banal: una conexión online simplemente no garantizaba una conexión fuera de línea.

Para cualquiera que haya usado aplicaciones de citas y sexo para conocer gente, la historia de Michael tiene un arco familiar: generamos deseo a través de la conversación solo para que estos sentimientos cambien en persona, para bien o para mal. ¿Pero por qué?

Como antropólogo que estudia los efectos de la tecnología sobre cómo experimentamos la conexión en la era digital, llegué a pensar en esta experiencia en términos de una división cada vez más profunda entre «atracción» y «química». La superposición entre estas emociones está cambiando a medida que nuestras vidas íntimas se vinculan cada vez más a los medios digitales. Pensar a través de esta división arroja luz sobre la desconexión que muchos de nosotros sentimos a medida que nuestras conexiones pasan del espacio online de perfiles y conversaciones mediadas al ámbito fuera de línea donde los cuerpos se encuentran.

Cómo las aplicaciones de citas median la atracción

Según la antropóloga biológica Helen Fisher, todos llevamos un “mapa del amor” en el cerebro. Esto se refiere a la lista consciente e inconsciente de criterios de pareja que las personas han interiorizado. Cuando vemos a alguien que se acerca a cumplir con estos criterios, activa partes de nuestro cerebro asociadas con el amor y la atracción. Saber si alguien tiene las cualidades que se encuentran dentro de nuestro mapa de amor requiere observar a las personas en contexto: hablarles y observar sus gestos no verbales, expresiones faciales, apariencia externa y cadencia de voz.

Más en AntropoUrbana:  Caca

Pero en la era de las citas online, a menudo conocemos primero a las personas de una manera diferente: como información verbal y textual contenida dentro del orden predeterminado del diseño de la interfaz.

Como explora el antropólogo Sofian Merabet en Queer Beirut, la llegada de los espacios digitales a partir de la década de 1990 cambió la forma en que los hombres queer en el Líbano se comunicaban sobre el sexo y las relaciones. La conexión a través de salas de chat en línea y tableros de mensajes dio paso a un nuevo sentido de agencia y posibilidad entre los hombres queer sobre su vida sexual, que Merabet describe como nuevos tipos de «imaginaciones eróticas».

Pero la apertura de estas conexiones cambió con el tiempo. Eventualmente, los hombres queer comenzaron a formalizar estos intercambios en un lenguaje compartido sobre quién y qué deseaban en una pareja. Los intercambios sobre sexo e intimidad se volvieron más predecibles.

En estos días, como descubrí mientras vivía en Beirut, las aplicaciones móviles como Grindr y Scruff se han convertido en las principales formas en que los hombres queer se conectan. Las aplicaciones son tan populares que los hombres me dijeron que si dejaban de usarlas, lo verían como una decisión de renunciar por completo al sexo y la intimidad.

Deseo informático

La atracción y la información parecen emparejarse bien en la era digital. Las aplicaciones de citas y sexo ponen el contenido de nuestros «mapas de amor» al frente y al centro como piezas discretas de información perfectamente organizadas dentro de la interfaz digital.

A menudo les preguntaba a los hombres homosexuales en Beirut qué los atraía de otras personas en línea. Por lo general, respondían enumerando piezas de información discreta que podían encontrar en las aplicaciones, en lugar de cualidades menos medibles como la generosidad o la amabilidad.

La forma en que estas aplicaciones recopilan datos y predicen coincidencias a veces puede profundizar los sesgos, como argumenta el teórico Kane Race. Facilitan la búsqueda de socios potenciales en función de criterios como la altura, el tipo de cuerpo, la edad, el origen étnico y los rasgos de personalidad, y filtran a aquellos que no se ajustan a la idea de una persona sobre lo que les atrae. Los investigadores han demostrado repetidamente que las personas que no se ajustan a los tipos de cuerpo, edades o identidades raciales o étnicas preferidas enfrentan discriminación en las aplicaciones de citas.

Más en AntropoUrbana:  Decisiones imposibles en el cruce entre maternidad y trabajo de campo

Mi amigo Nadeem, diseñador de aplicaciones digitales, usaba estas tecnologías solo para el sexo. Me explicó cómo las interfaces de Grindr y Scruff piden a los usuarios que muestren fotos de sus cuerpos, compartan con franqueza sus deseos y enumeren su proximidad y disponibilidad. Nadeem, como muchos otros que vieron las aplicaciones como una forma de facilitar las conexiones a corto plazo, siempre se sintió justificado al hablar explícitamente sobre la posibilidad de tener sexo; eso era, en su opinión, para lo que se diseñó la aplicación.

Cuando Nadeem revisó las aplicaciones, buscó perfiles que cumplieran con su conjunto específico de criterios. Quería hombres morenos y peludos con dotaciones físicas relativamente grandes que prefirieran el papel pasivo en el sexo y tuvieran un espacio privado para recibirlo. Si inicialmente se sentía atraído por sus fotos, comenzaba a chatear con ellos, donde continuaba recopilando información sobre sus roles sexuales preferidos, deseos y disponibilidad.

Dependiendo de sus respuestas, su atracción podía aumentar o disminuir. Nadeem dijo que este proceso rara vez dejaba de producir buen sexo y encuentros placenteros. Cuando falló, lo atribuyó a que se había perdido información clave. Siempre me pareció como si él estuviera tratando de calcular el desorden del sexo y el deseo a través de variables ordenadas y estandarizadas.

Atracción vs química

La información de las aplicaciones promete dar a conocer a los posibles amantes. Aún así, muchos usuarios de la aplicación vieron los perfiles como solo un punto de partida para conocer a alguien.

Awad, un joven de origen libanés y latino que conocí como vecino, me dijo: “Cuando veo el rango de edad que me gusta, una buena relación peso-altura corporal, un tipo de cuerpo en forma o promedio, respondo al ver a alguien así. O cuando escriben algo agradable o interesante”. Para Awad, no importaba una sola pieza de información, sino el patrón en su conjunto y lo que decía sobre una persona.

Michael, incluso más que Awad, requería más que imágenes atractivas y detalles excitantes para decidir conocer a un hombre fuera de línea. Observaba la cadencia de la conversación en línea y la calidad de las bromas para tratar de adivinar si sentiría algo más que atracción. Lo llamó química, ese sentimiento inefable que solo se puede sentir en persona.

Más en AntropoUrbana:  Luces y sombras de Benedicto XVI

Si la atracción proviene de ordenar la información en imágenes mentales y expectativas agradables, entonces la química es el antídoto impredecible para ese orden. Los hombres a menudo me decían que la química, o la falta de ella, podía hacer estallar todas las expectativas que alguien pudiera tener en un encuentro. Es por eso que mis amigos a menudo se reunían rápidamente con partidos en las esquinas de las calles de toda la ciudad para probar si sus sentimientos de atracción se convertirían en química en persona.

El antropólogo Nick Seaver encontró una dinámica similar en su investigación sobre los algoritmos de recomendación de música utilizados por empresas como Spotify. Señala que la industria de la tecnología se entiende a sí misma como una fuente de orden en un mundo acosado por la sobrecarga de información. Esto incluye aplicaciones de citas y sexo que prometen ayudar a las personas a encontrar coincidencias a través de una atracción predecible basada en información. Sin embargo, la química a menudo desafía estas lógicas: las personas pueden tener una química increíble incluso si no se acercan a satisfacer los criterios de los demás.

Seaver señala una tensión similar dentro del mundo de las recomendaciones musicales, que se basan en la racionalización formal y el patrón de los sistemas de información para tratar de predecir los hábitos y preferencias de escucha de los usuarios. Si bien estos algoritmos a menudo lo hacen bien, no siempre coinciden con el «gusto» de un usuario. El gusto, como la química, puede ser más abierto social y culturalmente de lo que podrían sugerir los datos de escucha de una persona.

La atracción basada en datos puede impulsar la decisión inicial de alguien de conocerse en persona, pero lo que sucede después depende de la química. En última instancia, la diferencia entre la atracción y la química habla de los límites de la información mediada por la tecnología para hacer que nuestras vidas íntimas sean medibles y controlables.

Los hombres queer en Beirut me enseñaron que en un mundo donde todos intentan conectarse, la atracción es más abundante que la química. Pero la química era lo que la mayoría de los hombres buscaban. Querían mantener la posibilidad de que la intimidad se desarrolle de manera fluida e inesperada, siguiendo patrones de deseo que ninguna aplicación puede predecir.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías