Ser normal es bueno (de nuevo)

-

por MICHELLE MORGENSTERN – Universidad de Virginia

Usando un programa que transmite directamente la pantalla de su computadora a la mía, veo a Ruby desplazarse por su tablero de Tumblr, una cacofonía visual de texto e imágenes en cascada sin fin. En la geografía popular de Internet, Tumblr se conoce como el dominio de los llamados «guerreros de la justicia social». Ruby es una de los muchos jóvenes en los Estados Unidos que le dan crédito a esta plataforma de redes sociales por dar forma a «todas mis políticas, moral y puntos de vista sobre cómo debería ser el mundo». Sin embargo, estas visiones de un mundo justo que emergen de los discursos de justicia social online estuvieron experimentando un cambio muy significativo, aunque en gran parte desapercibido. Anteriormente, los jóvenes defensores de la justicia social con los que hablé en Tumblr abordaron la justicia social como un proyecto de categorías y estándares desafiantes, y vieron la idea misma de lo normal como fundamentalmente opresiva. Sin embargo, en lugar de acabar con el concepto de normalidad, Ruby y sus compañeros de ideas afines ahora parecen estar comprometidos en un proyecto de creación de una nueva normalidad.

Ruby deja de desplazarse en una publicación sobre #MeToo. “Trato de etiquetar todo lo que pueda lastimar a mis seguidores”, narra, moviendo el cursor para hacer clic en rebloguear, “como menciones de violación, autolesiones o el insulto ‘Q’”.

«¿El insulto ‘Q’?», pregunto, viendo como la mención de #violación, la mención de #abuso aparecen debajo de la publicación, una letra a la vez.

«Sí, ya sabes», su voz adquiere una cualidad burlona y melodiosa, «queer».

Estoy impresionada tanto por el enunciado en sí como por su prosodia. En interacciones anteriores, cada vez que Ruby pronunciaba palabras percibidas como tabú o dañinas, bajaba la voz y pronunciaba las palabras rápida y silenciosamente, permitiéndoles solo una existencia fugaz. En contraste, Ruby articula «queer» con un tono burlón que usan con más frecuencia las YouTubers de extrema derecha que las mujeres lesbianas de 21 años con compromisos declarados con la justicia social. Para agravar mi sorpresa, cuando comencé a investigar la formación ética en Tumblr en 2013, mis interlocutores usaban queer abundante y alegremente. Sin embargo, el comentario de Ruby no fue un caso atípico. En los últimos años, he visto este disgusto por lo queer expresado cada vez más en muchas publicaciones populares de Tumblr, como:

Más en AntropoUrbana:  Decisiones imposibles en el cruce entre maternidad y trabajo de campo

recordatorio amistoso de que q*eer es un insulto y si lo usas puedes atragantarte

La disputa sobre esta palabra no es nueva en sí misma; es una discusión muy conocida en muchos espacios LGBTQ+. Sin embargo, planteo que para estos jóvenes en particular, este cambio de celebrar a vilipendiar la palabra queer es emblemático de un cambio más amplio en lo que se percibe que implica la justicia social entre grandes franjas de sus defensores más jóvenes y vocales.

A pesar de su importancia, este cambio se vio oscurecido en gran medida por el hecho de que estos jóvenes continúan describiendo sus compromisos político-éticos utilizando el mismo vocabulario. Mis interlocutores usan de manera ubicua la frase “justicia social” para describir sus intenciones generales, y todos se describen a sí mismos y a los protagonistas en sus narrativas éticas como de izquierda, antirracistas y pro-LGBT. Las posturas de los antagonistas en esas narrativas tampoco han cambiado: los demás morales fueron y siguen siendo racistas, homófobos, transfóbicos y cualquiera que se perciba que perpetúa las injusticias sociales. Por lo tanto, no es inmediatamente evidente que esté surgiendo un paradigma político-ético distinto en este contexto. Sin embargo, sugiero que existe un cisma, uno que se amplía progresivamente, sobre lo que implica fundamentalmente una contracultura fundada en ideales de justicia social. El quid de este cambio se enfoca más claramente si examinamos cómo se retrata a los demás morales. Si bien los otros morales todavía tienden a entenderse como “perpetuadores de la injusticia social”, los antagonistas en las narrativas éticas de mis interlocutores se caracterizan cada vez más de una manera dramáticamente diferente.

Cuando comencé a investigar los comentarios político-éticos en Tumblr a fines de 2013, los otros morales a menudo se presentaban como devotos adheridos a ideologías jerárquicas. En Tumblr, en 2019, sin embargo, era cada vez más común representar al otro moral no como alguien que defiende la jerarquía y los estándares, sino como alguien fundamentalmente anormal. “Freak” se ha convertido en un insulto frecuente, y los antagonistas en las narrativas éticas son retratados como alguien que, como describe uno de mis interlocutores, “está un poco fuera de lugar; son extraños e inquietantes, extraños e irracionales y te hacen sentir un poco incómodo”. Las características lingüísticas utilizadas para representar el discurso del otro moral proporcionan más evidencia y comprensión de este cambio:

la gente dice: «¿de verdad vas a extrañar posibles amistades solo

porque alguien no comparte tus puntos de vista sobre el sexismo y el racismo?

y estoy como «ya duh lol» (blog de Tumblr de Jaden 2014)

Más en AntropoUrbana:  La antropología es aprender y seguir aprendiendo

jebús cada vez que reblogueo siempre obtengo monstruos en mis notas como «pero tú

NO DeBErÍAS LucHAR EL OdIO COn oDIO” (Blog de Tumblr de Ruby 2018)

En la superficie, el contenido de estas dos publicaciones es similar. Ambos presentan una interacción entre alguien que cree que nadie está obligado a extender la bondad y la amistad a los fanáticos y alguien que no está de acuerdo. Sin embargo, la voz del otro moral ha cambiado notablemente en la forma en que se transcribe, de seguir las convenciones del inglés escrito estándar a un estilo decididamente irregular. Esto es notable porque las formas particulares de hablar están asociadas con ciertas categorías y cualidades de las personas. Los rasgos lingüísticos utilizados para expresar posturas particulares constituyen un argumento sobre qué tipo de personas se supone que mantienen esas posturas. Por lo tanto, un cambio en cómo se representa el discurso del otro moral indica un cambio en el tipo de persona que se supone que es el otro moral.

Postulo que el tipo de persona que se supone que es el otro moral tiene implicaciones considerables para lo que implicaría un proyecto de justicia social. Dentro de las narrativas que caracterizan a los antagonistas como adheridos a estándares normativos, crear un mundo más justo requiere rechazar los estándares jerárquicos como inherentemente opresivos. Por el contrario, cuando los otros morales se construyen como monstruos y bichos raros, el proyecto implica la creación de una nueva normalidad, reinscribiendo quién y qué se considera normal, al mismo tiempo que se mantiene una jerarquía moral de lo normal sobre lo anormal. Sin embargo, antes de que los límites de lo normal y lo anormal (aceptable e inaceptable) puedan imponerse, deben definirse. Por lo tanto, promulgar la justicia social consiste en gran medida en participar en enfrentamientos acalorados sobre dónde se ubican estos límites.

Más en AntropoUrbana:  Ella se rescata a sí misma

Unas semanas después de que Ruby me defina «Q-insulto», planteo el tema con Jaden, quien se identifica como no binario/pansexual y cuya descripción de blog dice: «Queer | negro | 19 | ellos ellas.»

Explica: “La gente dice que [queer] era un insulto, por lo que decir ‘la comunidad queer’ o lo que sea es homofóbico y lastima a la gente. Eso es una mierda. ‘Gay’ era el insulto en mi escuela. ¿Con qué frecuencia escuché ‘eso es tan gay’ describiendo algo malo? Sin embargo, Tumblr nunca dice que no podemos usar gay porque lastima a las personas. ¿No es gracioso que solo la palabra que incluye a personas como yo, personas que no encajan perfectamente, ya no se puede usar y sea dañina?”

Quizás, en un contexto donde los jóvenes persiguen proyectos de reinscripción de la normalidad, no debería sorprender que lo queer, que inquieta fronteras y excede categorías, necesite ser deslegitimado.

Mis interlocutores llegan a estos proyectos a través de su compromiso con Tumblr, pero no se quedan confinados allí. Veo las repercusiones de este cambio en sus descripciones de intercambios polémicos en sus reuniones de GSA en la escuela secundaria, las organizaciones activistas a las que se unen en la universidad, las publicaciones de Twitter e Instagram y los chismes en la cafetería de la escuela. Sus historias pintan una imagen de un conflicto en curso y, a menudo, virulento, en lugar de una conversión completa y totalizadora. Este es un conflicto con implicaciones potencialmente significativas para el discurso político contemporáneo en los Estados Unidos, particularmente entre jóvenes que usan activamente las redes sociales. Lo que está en juego para ellos es el corazón de la justicia social: cómo se define, cómo se logra y qué significa fundamentalmente ser “una buena persona que se preocupa por los demás”.

Fuente: AAA/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías