Rituales y cultura entre los Nacirema

-

por LIVIA GERSHON

En 1956, la revista American Anthropologist publicó un breve artículo de Horace Miner, antropólogo de la Universidad de Michigan, titulado “Body Ritual Among the Nacirema”, que detalla los hábitos de este “grupo norteamericano”. Entre las «costumbres exóticas» que explora se encuentran el uso de santuarios domésticos que contienen cajas de amuletos llenas de pociones mágicas y visitas a un «hombre de boca sagrada».

Un lector no tarda mucho en reconocer a las personas en cuestión: «Nacirema» es «american» escrito al revés. El artículo de broma se difundió rápidamente y otras revistas publicaron extractos. Escribiendo más de cincuenta años después de su publicación original, el académico en literatura Mark Burde señala que se mantuvo entre los artículos de antropología más descargados en publicaciones académicas.

Sin embargo, para empezar, el artículo sólo se publicó por casualidad. Miner presentó inicialmente una versión del mismo a una publicación de interés general. En ese contexto, sugiere Burde, su sátira habría parecido estar dirigida a las convenciones culturales que llenan esas revistas con anuncios de mentas para el aliento y jabones desodorantes. Señala líneas como «si no fuera por los rituales de la boca, creen que sus amigos los abandonarían».

Cuando esa publicación rechazó el artículo, Miner lo envió a American Anthropologist. Allí, el editor en jefe saliente lo rechazó inicialmente, pero su sucesor, Walter Goldschmidt, finalmente decidió publicarlo.

Burde escribe que muchos lectores vieron el artículo como un desafío al funcionamiento básico de la antropología, mostrando cómo los académicos externos malinterpretan las culturas que dicen narrar. Algunos señalaron en particular el párrafo final del documento. Aquí Miner cuestiona cómo los Nacirema “se las han arreglado para existir tanto tiempo bajo las cargas que se han impuesto a sí mismos” y luego cita un ensayo de 1925 del antropólogo Bronislaw Malinowski: “Mirando desde lejos y arriba, desde nuestros altos lugares de seguridad en los países desarrollados de la civilización, es fácil ver toda la crudeza y la irrelevancia de la magia. Pero sin su poder y guía, el hombre primitivo no podría haber dominado sus dificultades prácticas como lo ha hecho, ni el hombre podría haber avanzado a las etapas superiores de la civilización”.

Más en AntropoUrbana:  Enterrar a mi papá me hizo creer en la antropología

Muchos lectores sugirieron que este final expuso los prejuicios de Malinowski y, más en general, el juicio implícito en la identificación de las culturas por parte de los etnógrafos como «primitivas» o «civilizadas». Pero Burde escribe que probablemente esta no era la intención de Miner, ya que había usado con aprobación la misma cita en el pasado. En cambio, parece haberse centrado más en alentar a los lectores a reconocer la forma en que las culturas «lejanas» aparentemente exóticas son completamente normales para sus miembros.

En general, argumenta Burde, los lectores llegaron a ver el artículo como más subversivo de lo que Miner pretendía originalmente. Eso fue en parte gracias a los cambios en la academia en la década de 1960, que llamaron la atención sobre los antropólogos como partes interesadas con sus propias posiciones de sujeto y experiencias en lugar de observadores puramente objetivos. Burde sugiere que parte de lo que hizo de Nacirema un concepto duradero es la forma en que cruza la línea entre la broma académica interna y la crítica radical, entregando «un mensaje al estilo Montaigne en un paquete al estilo Woody Allen».

Fuente: Jstor/ Trducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías