Hay mucho en juego

-

por ROXANNE VARZI – Universidad de California en Irvine

Se dice que Henry Kissinger bromeaba diciendo que las peleas en el mundo académico son tan crueles porque hay poco en juego. Pero no hay poco en juego, en realidad. Hay mucho en juego si se considera que estamos dando el ejemplo a quienes enseñamos y que estamos en posiciones de poder con el tipo de información que producimos. El mundo está en una posición precaria y la academia está jugando peligrosamente con el poder cuando deberíamos educar y liderar el camino hacia un mundo mejor. Lo que está en juego es el silenciamiento de la investigación y las ideas, no por fuerzas externas a la academia, sino por compañeros académicos bajo la rúbrica de lo que cuenta como investigación académica valiosa.

El poder en la academia consiste en decidir qué trabajo y de quién cuenta, además de llegar a ser el que cuenta. La cuantificación subjetiva del trabajo de un colega y, a su vez, negar su legitimidad y autoridad es un abuso de poder y una forma de colonización. En resumen, contando descuentos, vi el mayor escrutinio en torno al trabajo de académicas femeninas que trabajan en campos políticamente volátiles que optan por publicar su trabajo en una forma más accesible. Recientemente, Randi Zuckerberg dijo que, debido a que subió rápido por el ascensor (en el mundo dominado por hombres de Silicon Valley), quiere enviar el ascensor de regreso a otras mujeres. Uno de los problemas que veo en el mundo académico es que, si bien hay académicos senior exitosos e inspiradores que apoyan y alientan el trabajo de los estudiantes junior y tratan de enviar el ascensor de regreso a aquellos que no tuvieron un viaje expreso, existe una significativa minoría que llega a la cima y, en su camino, agarra o, peor aún, secuestra el ascensor.

Más en AntropoUrbana:  Geometrías

Colonizar el ascensor es evidente en el discurso desplegado para censurar a las mujeres y las minorías, al decir cosas como: todavía no, no es suficiente, no cuenta, prematuro, no revisado por pares, no investigación real, no una cantidad significativa (de dinero de subvención). Esto es especialmente perjudicial para los académicos que trabajan en áreas como la producción multimodal, la filosofía, la antropología política o artística: los tipos de estudios que no aportan grandes subvenciones científicas. Trabajar en lo que es permisible y contable para estos académicos consume tanto tiempo que, para poder ser promovidos y sobrevivir como académicos, tienen que renunciar a su trabajo experimental, de promoción y público. Demasiadas mujeres y minorías en el mundo académico internalizan el mensaje de que no hay suficiente. Lo importante de este momento particular de la historia es que finalmente permite que las mujeres digan: ya hemos tenido suficiente. Lo que está en juego finalmente se ha vuelto lo suficientemente grande como para que ya no podamos ignorar las cosas que durante años ignoramos como pequeños inconvenientes: el sustento de una mujer, su trabajo y contribución al campo, su necesidad de sentirse segura y protegida.

Necesitamos reevaluar qué cuenta y quién está contando. Nuestro campo, quizás más que cualquier otro, tiene el conocimiento y la plataforma para hacer del mundo un lugar mejor. Por eso es tan importante que detengamos estas feroces batallas y pasemos a la importante labor de mostrar a los Kissingers del mundo lo que Margaret Mead pronunció: “Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos reflexivos y comprometidos puede cambiar el mundo; de hecho, son los únicos que lo hicieron». Hay suficiente espacio en el ascensor, pero nos enfrentamos a la percepción de que no lo hay y por eso el miedo, los celos y la falta de autoestima construyen muros y barricadas en las puertas. Si no hubiera sido por los mentores y amigos en este campo, que me ayudaron a subir a otro ascensor cuando en el que traté de subir estaba bloqueado, lo habría dejado hace mucho tiempo. Amo la antropología y, si bien este es un llamado para que seamos más vigilantes y francos sobre los abusadores en nuestro campo, también quiero celebrar y agradecer a las personas valientes y creativas que han hecho espacio.

Lily King, autora de una novela sobre una Margaret Mead ficticia, la retrata diciéndole a su marido y colega abusivo que se habría quedado con él si el moretón no hubiera sido tan notorio. Recientemente, con la controversia de la revista HAU, entre otros eventos, incluso en mi propia institución, el hematoma se hizo visible. Para proteger nuestro campo, liderado por una mujer valiente y franca que todavía quedó magullada, debemos decir que ya es suficiente y volver al trabajo que todos queremos hacer, que es hacer de éste un mundo mejor: un estudiante a la vez, una palabra a la vez.

Más en AntropoUrbana:  Una antropóloga con dolor de cabeza

Fuente: SCA/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías