El problema con “nosotros”

-

por NICOLA JONES

A primera vista, no parece haber palabra más inclusiva que “nosotros”; ciertamente, abarca a todos, abraza a todos, incluye. Pero, irónicamente, la palabra a veces se usa en artículos de una manera que excluye furtivamente, a menudo revelando los sesgos implícitos de un autor. Como resultado, los editores de SAPIENS (perdonen el uso aquí por un minuto) generalmente intentamos editarlo.

Hay momentos, por supuesto, en los que «nosotros» está perfectamente bien: la mayoría de las veces cuando se usa para significar claramente «nosotros, los autores de este artículo de opinión en particular» o «nosotros toda la humanidad». Por ejemplo, «Nosotros [los coautores de este artículo de opinión] creemos que ha llegado el momento del cambio» o «nosotros [todos en la Tierra] necesitamos reducir las emisiones de dióxido de carbono rápidamente». Por lo general, también está bien si el autor explica específicamente a quién se refiere “nosotros” dentro de la oración misma, como en “nosotros los editores de SAPIENS” en el párrafo anterior.

Pero las cosas a menudo no son tan claras.

A veces, la palabra “nosotros” revela que el autor solo está hablando de especialistas en su propio campo, como en “nosotros los arqueólogos que trabajamos en América del Sur” o “nosotros los antropólogos culturales”. Y, entonces, simplemente diciendo «nosotros» sin aclarar el grupo al que se refería, el autor revela que solo están hablando con esas personas también. En efecto, cuando se usa de esta manera, la palabra “nosotros” muestra que el escritor se olvida de comunicarse con el público en general, que tiene sus propias inquietudes e intereses que pueden diferir enormemente de las inquietudes e intereses de un grupo especializado.

Como un ejemplo divertido, tomen la declaración: «Cuando pensamos en el pasado, pensamos en ruinas». Eso puede ser cierto para los arqueólogos, pero el lector promedio puede pensar: “Bueno, yo no. Pienso en mi infancia o en la Segunda Guerra Mundial”. Habiendo sido excluidos del “nosotros” de la oración, tales lectores pueden dejar de leer por completo.

Más en AntropoUrbana:  La nube creativa es parte del proceso

Otras veces, la palabra “nosotros” revela un sesgo implícito hacia cierta cultura, género o clase social o económica. “No sabemos cómo han cambiado las poblaciones de salmón en la costa oeste” puede significar que los científicos occidentales no han estudiado estas poblaciones a lo largo del tiempo, pero las comunidades indígenas de la región pueden decir que tienen una idea muy firme sobre las tendencias del salmón. “Tendemos a olvidar el papel que jugaron las mujeres en las sociedades neandertales” puede ser cierto para la población masculina dominante de arqueólogos, pero no del todo cierto para muchas arqueólogas o feministas. “Creemos que las personas que comen mal lo hacen por pereza” puede ser cierto para el “nosotros” de las familias occidentales adineradas o de clase media, pero probablemente no sea cierto para el “nosotros” que vive por debajo del umbral de la pobreza, que está firmemente consciente de la muchos obstáculos económicos y culturales para comer bien.

En el peor de los casos, la palabra «nosotros» es completamente ambigua: «¿A quién te refieres?», pregunta el lector. La respuesta a veces puede ser un subconjunto cada vez más exclusivo de personas: nosotros los arqueólogos o nosotros los arqueólogos estadounidenses o nosotros, los arqueólogos blancos estadounidenses o nosotros hombres blancos arqueólogos estadounidenses. A veces la pregunta «¿quién?» permanece sin aclarar en la mente del lector; se quedan sólo con una vaga sensación de confusión o una sensación de estar siendo sermoneados. Pueden desarrollar desconfianza hacia el autor sin darse cuenta de por qué.

Rara vez es la intención de un autor provocar la indignada respuesta “¡habla por ti mismo!”, pero a veces es el efecto desafortunado de un “nosotros” mal desplegado.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué sentido tiene la educación cuando no hay futuro?

En muchos casos, reemplazar la palabra «nosotros» con una descripción del grupo preciso al que se refiere ayuda a que la oración sea más precisa y menos exclusiva. Pero la pieza puede requerir correcciones más allá de eso. ¿Es importante incluir las voces que están siendo marginadas por la palabra “nosotros”? Si solo se está considerando la evidencia de la ciencia occidental, ¿hay una buena razón para ello? ¿Deberían incluirse perspectivas indígenas en el texto? ¿O puntos de vista feministas?

Para cada artículo, es importante que los autores y editores se pregunten de quién trata realmente el artículo y a quién se dirige. A veces, desglosar el uso de «nosotros» revela problemas más amplios que deben abordarse: un punto de contexto que los antropólogos pueden dar por sentado pero que el público lector debe conocer, o la perspectiva de una comunidad a menudo descuidada que ha sido descuidada todavía otra vez. Interrogar la palabra “nosotros” a menudo ayuda a resaltar estas brechas.

Entonces, si encuentras la palabra en nuestros artículos, espero que te acoja en lugar de dejarte fuera. Todos esperamos eso.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías