¿Por qué los economistas tienen más prensa que los antropólogos?

-

por ELIZABETH K. BRIODY y MARC S. ROBINSON

¿Cómo pueden los antropólogos abordar la influencia de los economistas?

La pandemia de Covid-19 y la forma de mitigar sus efectos es una cuestión pública y política reciente en la que los antropólogos pueden contribuir con ideas y soluciones significativas. Sin embargo, en los debates sobre políticas y los medios de comunicación, los antropólogos no tienen un impacto proporcional a su mirada. A pesar de las contribuciones reales y potenciales de los antropólogos a la resolución global de problemas, la influencia antropológica ha sido mucho menor que la de la economía.

Hay un Consejo de Asesores Económicos en la Casa Blanca y los economistas sirven como asesores y tomadores de decisiones en los gobiernos y legislaturas federales y estatales. El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Reserva Federal emplean a cientos de economistas. La mayoría de las grandes corporaciones tienen economistas principales, pero no antropólogos principales. Hay un Premio Nobel en economía, pero ninguno en antropología. Joe Biden dijo, al hablar de la pandemia en Meet the Press en marzo de 2020: «El presidente Trump debería escuchar a sus científicos, expertos en salud y economistas». Los medios de comunicación a menudo recurren a economistas para análisis, predicciones y opiniones sobre temas sociales y políticos actuales; destacados economistas como Jeffrey Sachs, Thomas Piketty y Paul Krugman escriben libros y artículos de opinión influyentes.

Desde la mirada de una antropóloga y de un economista que trabajan en política (además, casados), ofrecemos algunas explicaciones para esta diferencia entre antropología y economía y argumentamos que la brecha puede y debe reducirse. Varios antropólogos trabajan para llevar sus conocimientos y puntos de vista al ámbito público, iniciativas sobre las que podemos construir para que haya una participación sólida en toda la disciplina. Muchos más antropólogos deben encontrar formas de persuadir a los tomadores de decisiones y al público en general para que alteren las políticas, desde la economía hasta la seguridad alimentaria y la salud pública, con sus hallazgos y percepciones poco comunes creadas por la lente antropológica.

Impacto de los economistas en los foros públicos.

Más en AntropoUrbana:  ¿Demasiado viejo para una carrera académica?

Los economistas comienzan con ventajas para influir en la política. Tienden a enfocarse en un solo objetivo, maximizar el bienestar material, y asumen que todos en cualquier sociedad tienen aproximadamente ese mismo objetivo. Estas suposiciones subyacen a los modelos cuantitativos que generan hipótesis, que los economistas hacen y prueban consistentemente con el método científico, y que son útiles para persuadir a los no economistas. Los economistas también tienen una orientación política que se remonta a los fundadores de la disciplina, desde Adam Smith y David Ricardo (microeconomía) hasta John Maynard Keynes (macroeconomía en respuesta a la Gran Depresión). Los supuestos de comportamiento permiten a los economistas generalizar sin temor más allá de los límites tradicionales de la disciplina (por ejemplo, en la familia, en el crimen). Los modelos y las mentalidades dan a los economistas confianza para hacer recomendaciones de política sobre temas en los que personalmente no han investigado.

La formación y el empleo de economistas refuerzan estas ventajas. Los seminarios de posgrado a menudo fomentan el desafío y el debate, perfeccionando las habilidades verbales y «pensando en sus pies». Los economistas fuera de la academia deben escribir y hablar clara y persuasivamente a los no economistas y hacer recomendaciones convincentes para obtener y mantener sus trabajos. Las oportunidades de consultoría para académicos también recompensan esas habilidades. Los economistas saben que no deben repetir el error de Edwin Nourse, cuya renuencia a ofrecer consejos claros («por otro lado…») llevó al presidente Truman a rogar por un economista con un solo lado. Los economistas, o cualquier experto, no siempre ganan el argumento. El economista y asesor presidencial Michael Boskin dijo que uno solo debería asumir el trabajo de estar en el Consejo de Asesores Económicos si está satisfecho con el promedio de bateo de Wade Boggs (un hit en tres).

Más en AntropoUrbana:  Cinco consejos para presentarte en una conferencia de antropología

El potencial de la antropología

Estamos abrumados con información y llenos de datos de encuestas. Entre los políticos y los expertos, es difícil dar sentido a lo que sucede durante crisis como la pandemia o la recesión resultante. Los antropólogos tienen una habilidad especial para identificar conexiones y temas debido a sus competencias analíticas y de sentido, y para contar historias persuasivas desde el campo, transmitiendo autenticidad y empatía. El uso de tales técnicas posiciona a los antropólogos para que participen efectivamente en discusiones públicas y desarmen argumentos defectuosos al plantear preguntas simples extraídas de su perspectiva holística y comparativa.

Reduciendo la brecha con los economistas

Para aumentar el impacto público y político, los antropólogos deben hacer lo siguiente:

  • Exprese ideas en un lenguaje claro, conciso y convincente (la colaboración de la Asociación Americana de Antropología (AAA) con The Op-Ed Project es una buena iniciativa con este objetivo; el cambio como resultado de la pandemia de la reunión anual a una serie de eventos de otoño con muchos eventos más cortos en vivo e interactivos también deberían ser útiles a este respecto).
  • Generalice cómo funciona la cultura, incorporando el conocimiento de la estructura (por ejemplo, roles, reglas) y la dinámica (por ejemplo, relaciones, interacciones) en el contexto relevante.
  • Explique cómo y por qué las investigaciones pasadas y presentes arrojan luz sobre importantes preguntas y decisiones sobre políticas.
  • Obtenga capacitación en medios de difusión (AAA y las universidades son recursos).
  • Adopte la mentalidad de un consultor, en lugar de negarse a ofrecer una explicación o insistir en que cada pregunta requiere un nuevo estudio antes de que se pueda ofrecer orientación.
  • Esté atento a las conversaciones públicas en curso y vincule la antropología con ellas, sopesando temas importantes incluso sin incentivos de los empleadores.
  • Piense como un emprendedor y una red, ya que los tomadores de decisiones y los periodistas generalmente no buscan asesoramiento de antropólogos.
  • Adopte un enfoque interdisciplinario y colaborativo estableciendo conexiones dentro de las comunidades políticas y creando diseños de investigación, equipos y estrategias de implementación que crucen fronteras (un enfoque que podría haber ayudado a Brunson y sus colegas a influir en el reciente debate de políticas de expansión de Medicaid).
Más en AntropoUrbana:  Ventiladores eléctricos

Esta lista de acciones puede ser intimidante para aquellos que aún no se han aventurado en el ojo público. Sin embargo, la antropología tiene algunos modelos actuales a seguir. Entre ellos se encuentran antropólogos altamente visibles en los medios y la política (por ejemplo, Gillian Tett, Paul Farmer, Jim Yong Kim, Helen Fisher, Genevieve Bell). Otro grupo consiste en medios públicos que aportan el valor de la antropología a comunidades más amplias (por ejemplo, This Anthro Life, Mindshare, Sapiens). Un tercer grupo incluye a todos los antropólogos dedicados al trabajo práctico. Siguiendo el ejemplo de todos estos colegas, los antropólogos deben estar dispuestos a ofrecer soluciones a problemas espinosos y defenderlos. Ahora es crítico que veamos una integración palpable entre la erudición y la influencia pública, la teoría y la práctica, la exploración individual y las redes de colaboración. Ha llegado el momento de un cambio radical en el papel de los antropólogos en el escenario mundial y la percepción pública de la disciplina. Si más antropólogos expertos en comunicación, generalización y una mentalidad orientada al cambio promueven públicamente su perspectiva, la sociedad se beneficiará enormemente.

Fuente: AAA/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías