La privacidad como objeto etnográfico

-

por NINA DEWI HORSTMANN – Universidad Stanford

«Es espeluznante, ¿no crees?». Es el día después de Navidad y estoy caminando con mi cuñada Mette por los bosques de Jutlandia Central, Dinamarca. Ella describió cómo, el otro día, había estado hablando con amigos sobre su nuevo perro. Ahora sigue viendo publicidad dirigida de empresas de alimentos para mascotas en su cuenta de Facebook. Sabiendo que estudio vigilancia y privacidad, me preguntó si podía ser cierto: ¿podrían estar “ellos” escuchando sus conversaciones a través de su celular?

La voz de Mette bajó una octava con la pregunta, como si alguien pudiera estar escuchando a escondidas en ese momento, aunque el camino por delante estaba vacío y no habíamos pasado a otra persona en los últimos veinte minutos. Seguimos adelante, en el frío y me calé el gorro de lana hasta las orejas. El cielo también parecía de lana, espeso, denso y gris. Colgaba sobre nosotros como un manto, cubriendo nuestra conversación en voz baja mientras caminábamos por el bosque tranquilo.

Le expliqué a Mette cómo Facebook ha solicitado una serie de patentes que, en teoría, permiten a la empresa utilizar el micrófono y la cámara frontal del teléfono de un usuario para rastrear sus expresiones faciales, reacciones y sonidos ambientales, aunque Facebook afirma que estas tecnologías están operativas en ninguno de sus productos actuales. En un artículo de opinión del New York Times, Sahil Chinoy eligió la misma palabra (espeluznante) para caracterizar las solicitudes de patentes de Facebook, que intentan detectar, capturar, analizar y predecir aspectos íntimos de la vida de los usuarios.

Cuando comencé mi trabajo de campo sobre privacidad y tecnología en 2016, la privacidad era dominio de activistas y especialistas, los más estridentes de los cuales pueden haber sido descartados como teóricos de la conspiración. Sin embargo, tras las revelaciones de 2018 sobre violaciones de datos de alto perfil, piratería electoral y Cambridge Analytica, así como la implementación del Reglamento General de Protección de Datos de la UE, la privacidad en Internet se ha convertido cada vez más en el tema de la atención de los medios, la conversación popular y los memes de Twitter. Además de la inquietud por lo espeluznante de la publicidad dirigida y el análisis predictivo, los usuarios de Internet están cada vez más preocupados de que sus datos personales puedan filtrarse.

La etnografía ofrece una apertura única para comprender cómo la gente concibe la privacidad en su vida cotidiana. ¿Qué tipo de recopilación de datos se considera espeluznante y cuál es benigna? ¿Depende de la naturaleza de la información, el contexto de su uso o la identidad del usuario? Mientras que los filósofos y los juristas han luchado por definir qué constituye exactamente la privacidad, los etnógrafos pueden rastrear la propia comprensión de la privacidad por parte de los individuos prestando atención a las estrategias y prácticas a través de las cuales las personas intentan construir una frontera entre su privacidad y sus vidas públicas. Este tipo de trabajo de límites puede incluir prácticas técnicas como cifrar datos y eliminar cookies y rastreadores de Internet. También puede incluir prácticas sociales como la ironía, los susurros y los seudónimos. Si bien la revelación no consensuada de secretos puede alterar las relaciones sociales, existe una larga historia dentro de la disciplina de la antropología que, a la inversa, demuestra cómo la privacidad y el secreto son generativos para la construcción de vínculos sociales, comunidad e identidades compartidas.

Más en AntropoUrbana:  La vida no es una computadora (no puedes simplemente hackearla)

Los escalofríos señalan la naturaleza afectiva de las intrusiones en la privacidad, una inquietud que se siente a nivel del cuerpo. La recopilación de datos se vuelve espeluznante cuando viola las normas sociales sobre intimidad, transparencia, consentimiento y confianza. Si bien el reciente RGPD de la UE ha esbozado estándares más estrictos para la recopilación y el almacenamiento de datos personales, lo espeluznante va más allá de las definiciones legales y técnicas de (in)seguridad de los datos. Enmarcar las intrusiones en términos de escalofríos en lugar de ilegalidad, injusticia u otros modismos basados en derechos resalta cómo la gente a menudo concibe la privacidad como una relación social. Encarnada, como lo ilustra mi paseo por el bosque con Mette.

Si bien Internet proporcionó una nueva plataforma para compartir y recopilar datos personales, la gestión de información privada en el espacio público es un problema mucho más antiguo. En 1963, el sociólogo Erving Goffman describió cómo los habitantes de las ciudades adoptan una “falta de atención cívica”, absteniéndose de mirar fijamente, de mantener contacto visual prolongado o de escuchar a escondidas cuando comparten espacios públicos con extraños. Ignorar a los demás, en este contexto, es esencial para mantener el orden social. Imagínense que una pareja que espera en la cola delante de ustedes en una cafetería tiene un desacuerdo evidente. Sus voces se hacen cada vez más fuertes a medida que discuten. ¿Qué hacen? Miran hacia otro lado, tal vez hacia el teléfono, fingiendo no escucharlos. Hacer lo contrario (mirarlos boquiabiertos o escuchar) sería un paso excesivo. Sería espeluznante.

Cuando la gente califica el seguimiento de datos como espeluznante, indica que las empresas y los gobiernos han transgredido las normas sociales sobre quién es el destinatario designado de la información y quién debe mirar hacia otro lado. Porque estamos acostumbrados a revelar información en público que esperamos sea ignorada, es inquietante cuando esos datos se recopilan y registran. Y aunque el seguimiento de datos y la vigilancia están cada vez más automatizados, los encuadres discursivos comunes siguen imaginando que hay una persona al otro lado de la línea que está mirando o escuchando.

Más en AntropoUrbana:  El partido de fútbol navideño de 1914 que acaso nunca existió

La revelación de secretos viola las expectativas sociales sobre cómo se debe gestionar la información. Hasta este punto, la novelista Sally Rooney ilustra la carga del guardián del secreto: un secreto es “algo grande y caliente, como una bandeja llena de bebidas calientes que hay que llevar a todas partes y nunca derramar”. El contenido del secreto es menos importante que el hecho de que se haya compartido de forma confidencial. Podríamos decir que existe la obligación de mantener la privacidad de los compañeros de confianza, una responsabilidad ética de proteger sus secretos. Cuando las empresas y los gobiernos no cumplen con esa obligación, los consumidores y los ciudadanos pierden la confianza.

Tratar la privacidad como un objeto etnográfico es particularmente valioso para los antropólogos porque refleja las preocupaciones metodológicas y éticas centrales de nuestra disciplina: cómo construir intimidad y confianza para obtener acceso a información privilegiada, conocimiento restringido y las vidas personales y sociales de nuestros informantes. También puede ayudarnos a reflexionar sobre cómo gestionamos nuestra propia privacidad y qué aspectos de nuestro interior elegimos revelar mientras realizamos el trabajo de campo. Más allá de “obtener acceso” como un problema metodológico, un análisis etnográfico de la privacidad y lo que significa para las personas pone de relieve nuestros propios dilemas morales, como la contemplación ética sobre qué momentos y personajes hacemos utilizables para el análisis etnográfico y el consumo público. ¿Cómo observaremos, registraremos y escribiremos sobre la vida de las personas sin resultar espeluznantes? Una antropología de la privacidad requiere una cuidadosa consideración ética de la revelación, la discreción, la exposición y la traición, especialmente a la luz de la predilección de la disciplina por la revelación, levantando el telón para revelar la parte más vulnerable y oxidada, o el corazón oculto y palpitante de la sociedad.

Más en AntropoUrbana:  Soy antropólogo, ¿voy a morirme de hambre?

Fuente: AAA/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías