Nuestras mascotas nos ayudaron a no perder la cabeza durante la pandemia

-

por SANA TAJODDIN SAIYED – Universidad de Notre Dame

Cuando mi universidad cambió a un entorno virtual en respuesta a las medidas de seguridad de Covid, comencé a armar un refugio-en-el-lugar (shelter-in-place) en el que pudiera conducir y quedarme con mis padres durante un par de meses. Vivo sola en el Medio Oeste, por lo que, además de solitario, también era triste y frío, y mi salud mental sufrió un gran golpe. Me encontré deseando no solo la interacción humana, sino específicamente la comodidad de una mascota: extrañaba más que nunca a mi gato Laddoo, que murió solo seis meses antes. Empecé a ver noticias online y en las redes sociales que otros se sentían de manera similar, y los refugios de animales estaban viendo un gran aumento en las solicitudes de adopción y acogida.

Mi doctorado en antropología se enfoca en las relaciones de múltiples especies, y comencé a profundizar en el trabajo de Donna Haraway sobre la naturaleza, la cultura y las especies de compañía. A medida que me familiarizaba con la importancia de nuestras relaciones con otras especies para nuestra historia evolutiva biológica y cultural, aproveché la oportunidad de estudiar la importancia de las relaciones entre humanos y mascotas durante momentos de gran estrés.

Muchos estudios biológicos examinan cómo los nichos superpuestos conducen a la coevolución de las especies. Por ejemplo, la domesticación de las vacas influyó no solo en la biología de las vacas, sino también en la propagación de una mutación genética humana que nos permite a muchos de nosotros procesar la lactosa después del destete. Los humanos y los perros coevolucionaron para registrar y responder a las señales emocionales de los demás. Aun así, la tenencia de mascotas a menudo se presenta como una paradoja evolutiva sin ningún beneficio para los humanos. Esto se debe a que rara vez consideramos la importancia de los animales en la vida social humana.

Una razón, en gran parte, es la división naturaleza-cultura común en la ciencia occidental que separa la naturaleza y la cultura humana en dominios opuestos e ignora que nuestras relaciones con otras especies fueron fundamentales para ser y convertirnos en humanos. Pero a medida que se expanden los enfoques multiespecíficos del trabajo antropológico, los académicos comienzan a reconocer cuán interconectados están los humanos y otras especies en nuestros procesos evolutivos, ecológicos, culturales y sociales. Para comprender mejor este aspecto de nuestra historia evolutiva, realicé un estudio etnográfico de dueños de mascotas en los Estados Unidos, investigando cómo sus relaciones con sus mascotas sirvieron como una fuerza estabilizadora durante la pandemia en desarrollo.

Desde mediados de marzo de 2020, gran parte de Estados Unidos se aisló socialmente a medida que se propagaba la pandemia de Covid-19. Las personas pasaron semanas sin socialización ni contacto físico, mientras que otras estaban encerradas en el interior, sin respiro, con miembros de la familia. Las rutinas regulares cambiaron, las clases y el trabajo se trasladaron en línea, y las relaciones con amigos, familiares y compañeros de trabajo cambiaron de forma. Sin interacciones humanas, que sirven como apoyo social contra los factores estresantes dañinos y los resultados negativos para la salud, nuestra salud física y mental se resiente. El miedo y la ansiedad que rodeaban a la enfermedad en sí también afectaron nuestra salud mental, empeorada por el conocimiento de que la enfermedad se transmite a través de la interacción social con las personas que amamos. Alejadas de los contextos sociales normales, la depresión y la ansiedad eran respuestas psicológicas comunes a las medidas estrictas pero necesarias para limitar la propagación de enfermedades.

Más en AntropoUrbana:  Etnografía de la infección cotidiana

A través de entrevistas semiestructuradas con dueños de gatos y perros, descubrí que las mascotas brindan estabilidad en esta situación inestable debido a los roles sociales y familiares específicos que desempeñan en la vida humana y que a menudo otros humanos no pueden cumplir. La presencia de mascotas disminuye la respuesta fisiológica negativa al estrés incluso en comparación con la presencia de amigos y cónyuges humanos, lo que sugiere que las mascotas brindan formas específicas de apoyo emocional, seguridad y afecto físico. Esto crea un enredo complejo entre los humanos y las mascotas, donde ambos cumplen funciones vitales en la salud y la supervivencia del otro que son inalcanzables dentro de las mismas especies.

Genevieve, que vive sola, tiene a su perro Oliver desde hace once años. Oliver le brindó un gran apoyo a Genevieve durante los principales eventos de la vida, como la ruptura de un compromiso, la muerte de su padre y múltiples mudanzas a través del país. A lo largo de estas experiencias, Oliver ha sido una relación estable e instrumental que se mantuvo constante durante el refugio en el lugar de Genevieve.

Para Fran, su relación con su gato Mango se mantuvo estable a través de múltiples eventos difíciles en sus vidas, incluida la pandemia: “Mi esposo estuvo enfermo de vez en cuando durante unos ocho años, y los gatos eran unos compañeros muy cariñosos. Sabían cuándo no se sentía bien y simplemente se acurrucaban con él. Los tres estaban juntos todo el tiempo. Y después de que mi esposo y uno de los gatos murieran, Mango desarrolló este hermoso hábito: se acuesta en el sofá a un pie de distancia de mí, y aproximadamente cada diez minutos extiende su pequeña pata y me da palmaditas en el brazo y es como… ‘¿Estás bien?’. Sé que eso es lo que está diciendo”.

Más en AntropoUrbana:  Mejorar la accesibilidad para estudiantes discapacitados beneficia a todos

Los registros de Mango también parecen ser un testimonio de la capacidad de las especies no humanas para comprender nuestras señales y redefinir las relaciones según nuestras necesidades. Mango no solo es la última relación familiar interna sobreviviente que tiene Fran, sino que Mango incorporó interacciones nuevas y afectuosas en esa relación a medida que ella también se adapta al cambio. Para Fran, la presencia de Mango es simplemente una continuación de su principal relación estabilizadora en el hogar. Estas relaciones estables entre humanos y mascotas, y la importancia en la vida de los entrevistados, refuerzan la noción de que las mascotas funcionan como parientes en la vida humana, extendiendo la familia y redes sociales importantes para incluir a otras especies.

Para Sophia, la presencia de su gata Gertrude hace de cualquier lugar su hogar. Ella dice: “Mudarme a Ohio será más fácil porque me estoy mudando con Gertie. Esa primera noche después de preparar mi cama, se subirá y se acurrucará a mi lado. Y ese es un pensamiento reconfortante”. El hogar es así co-construido por los miembros que viven en él, y las mascotas cumplen un papel importante en él. Maxx y Mathilda, una pareja que cohabita, sienten que están criando a su perro Djinn-Djinn, quien los ayuda a aliviar la tensión de la relación. Djinn-Djinn se encuentra dentro de la familia conjunta de Maxx y Mathilda, donde notan que él fortalece su relación. Maxx dice que, “aunque Mathilda y yo nos amamos, está al lado del otro todo el tiempo y no te vas. Las tensiones aumentan naturalmente. Pero quiero decir que no puedes enojarte con el otro cuando el perro está saltando, dando vueltas y rodando. Creo que definitivamente está ayudando allí al aliviar un poco el estrés”.

Cada persona con la que hablé mencionó específicamente un aspecto de su salud mental del que su mascota brinda consuelo (estrés, depresión o ansiedad), pero también las formas específicas en que brindan ese consuelo. Para Bilal, sus perros brindaban entretenimiento, compañía y afecto físico, mientras que la presencia física y la cercanía de Jamie, el perro de Lynn, la ayudan a no sentirse sola cuando está lejos de su familia. Para Maxx y Mathilda, Djinn-Djinn alivia la tensión entre ellos, evitando discusiones innecesarias y el desgaste mental que resulta. Los efectos psicológicos duraderos de las epidemias y las medidas de distanciamiento social asociadas están bien documentados, y sería interesante ver cómo las mascotas mitigan algunos de estos efectos ahora con esfuerzos de vacunación a gran escala y el regreso de muchos aspectos de la vida social.

Más en AntropoUrbana:  La ciudad pestilente y el olor a hospital

Cuando el mundo que nos rodea cambia drásticamente, anhelamos comprometernos con lo que nos hace humanos. Para algunos, las mascotas son una importante relación entre especies en su construcción del ser y una interrupción en la normalidad les otorga una mayor importancia para la estabilidad. Como afirma Fran, ‘nos relacionamos a través de nuestras mascotas. Son nuestra familia, son nuestros compañeros de trabajo, son nuestro mundo en este momento. Nuestro mundo se ha vuelto mucho más estrecho, pero lo enriquecen y lo hacen especial’. Esta noción de la estrechez de nuestro mundo actual es conmovedora. Las interacciones son eventos esenciales en la construcción y mantenimiento de relaciones, y en un intento por contener la propagación de Covid-19, los mandatos gubernamentales restringieron severamente nuestras oportunidades de interactuar con otros humanos. Las interacciones entre humanos y mascotas eran seguras, por lo que, mientras que las relaciones entre humanos y humanos se dejaban esencialmente de lado, las relaciones entre humanos y mascotas se estaban construyendo y manteniendo.

Las relaciones intraespecies e interespecies están siempre en proceso de cambio para responder a las necesidades dinámicas de los involucrados. A medida que las necesidades de las personas cambiaron durante las órdenes de distanciamiento social, las relaciones con sus mascotas se renegociaron para brindar estabilidad. Las restricciones sociales ordenadas por el gobierno cambiaron las necesidades de muchos humanos en todo el mundo a medida que cambió nuestra capacidad para interactuar físicamente entre nosotros. Debido a que las mascotas ya tienen roles sociales y familiares específicos en la vida humana, estas entrevistas revelaron que las relaciones entre humanos y mascotas sirvieron como fuerzas sociales estabilizadoras para las personas, mientras que otros aspectos de sus vidas permanecieron inestables. Juntos, humanos y mascotas crean experiencias compartidas y lazos que persisten a lo largo del tiempo a pesar de los cambiantes paisajes políticos, ecológicos e incluso de enfermedades. Desde que terminé este estudio etnográfico, adopté una gata y ella me brinda tanta felicidad y comodidad a pesar de ser un poco pícara. Me preocupa lo que pasará cuando el trabajo ya no sea virtual y salga varias horas todos los días. Pero así como las relaciones entre humanos y mascotas cambiaron y se renegociaron en respuesta a nuestras necesidades pandémicas, lo harán nuevamente en respuesta a las nuevas.

Fuente: AAA/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías