El problema de la egiptología es el patriarcado

-

por KARA COONEY – Universidad de California en Los Ángeles

El patriarcado se esconde en todo tipo de lugares inesperados. Asoma la cabeza en grupos de interés en egiptología desde Colorado hasta Texas. Se esconde en los programas de radio de «amigotes». Y reside en las actitudes de los líderes empresariales que forman parte de las juntas directivas de los museos locales. Lo sé porque grupos como estos a menudo perciben mi observación de que muchos de nuestros líderes mundiales son como el faraón populista Ramsés II como algo similar a la traición.

Cuando hablo con estos grupos, mis charlas no son lo que ellos esperan. Después de todo, esta gente ama al antiguo Egipto; sienten pasión por el pasado, incluso coleccionan antigüedades egipcias y ven mucho Discovery e History Channel.

Entonces, tiene sentido que les interese mi último libro, The Good Kings, que examina la autocracia en el antiguo Egipto y en la actualidad. El libro explora cómo los faraones reforzaron su poder hilando narrativas que continúan manipulando a las personas para que apoyen el patriarcado y el autoritarismo.

La ira de los fanáticos de la egiptología por esta perspectiva es palpable. ¿Qué derecho tengo yo de criticar a estos grandes reyes? Un hombre grita por Zoom que el patriarcado estadounidense derrotó a los nazis, por lo que debo apoyar a los nazis. Me dicen que debo ceñirme a la egiptología: “Volvamos a Egipto”, me advierten, con un evidente tono de desagrado.

Me preguntan qué reyes considero “buenos”, entonces, dado el título del libro, y cuando trato de explicarles, nuevamente, que el título destaca la capacidad de la ideología para hacer que todos nos sometamos a los autócratas como la única elección moral de líder, me preguntan qué les pasa a tales líderes.

Más en AntropoUrbana:  Arqueología en Woodstock

La portada del libro muestra una talla marrón de la parte superior del cuerpo de un faraón, con un cayado y un mayal cruzados debajo de la barbilla, con escritura blanca por encima y por debajo de la cara. Digo que el traje y la corbata del político emprendedor que maneja el capitalismo se pueden comparar con el cayado y el mayal del faraón coronado, señor de Maat (antiguo egipcio para «orden», «derecho» o «verdad»). Protegen al demagogo showman Ramsés II con el mismo fervor que protegen al general confederado Robert E. Lee. No se me debe permitir derribar a esos hombres. Divinizan al tirano Akhenaton como lo hacen con el expresidente Donald Trump. Los altares de Akhenaton llenos de ofrendas de comida al sol (que aparentemente se pudrían en lugar de alimentar a la gente) no eran un desperdicio. Debo estar malinterpretando lo que realmente sucedió en el-Amarna.

Sus voces son un privilegio minoritario que expresan una feroz decepción por mí, una mujer blanca que debería estar de su lado, que debería celebrar mi asociación con ellos porque me beneficia mucho. Algunos me preguntan si voy a ceder mi cómodo puesto de profesora a una persona egipcia o a una persona negra, si estoy tan despierta.

Me dicen que mis conclusiones están equivocadas, que el patriarcado me mantiene y que mis padres en Houston no sufrieron tanto cuando les cortaron la calefacción durante una helada después de la desregulación capitalista desenfrenada. Dicen que estoy exagerando el daño que las estructuras patriarcales le hicieron a nuestro medio ambiente, que no hay otra forma de gobernar el mundo, y que sin estos hombres buenos y fuertes, habrá apocalipsis.

Más en AntropoUrbana:  Ahora que el tiempo marcha más rápido

Un crítico me contó estas cosas desde su cine hogareño personal, lleno de lujosos asientos de terciopelo rojo, donde había cubierto las paredes con motivos egipcios para mostrar su gran amor por sus faraones orientalizados. Mostró una fuerza decidida y masculina para exigir mi mansedumbre y cortesía, obligándome a someterme a su buena regla. Tales hombres blancos mayores me interrumpen y ponen los ojos en blanco, advirtiéndome que me ciña a lo que sé y que no entre en «política», donde no tengo lugar.

Estas son personas que esperan lo binario: si no estoy con ellos, entonces estoy absoluta y completamente en contra de ellos. No hay matiz.

Mis puntos de vista parecen haber tocado un nervio. Hay miedo entre estas personas: miedo al cambio, miedo a perder el poder, miedo a reconocer el lodo patriarcal en el que nadamos. Mi broma sobre Jeff Bezos y su fortuna de 300.000 millones de dólares (porque ¿qué es un rey sino eso?) fracasa; algunos de ellos piensan que son como Jeff Bezos.

Y me doy cuenta de que estas personas que aman tanto el antiguo Egipto a menudo adoran los mismos sistemas modernos que mantienen el gobierno de minorías y celebridades en todo el mundo. Por lo tanto, somos testigos de la autocracia escondida en un grupo de interés egiptológico cotidiano o en una charla en un museo o en mis espacios de redes sociales. Tales verdades, aparentemente, no han sido pronunciadas anteriormente aquí, porque ¿quién se atrevería? Después de todo, somos muy educados.

Y resulta que nosotros, todos nosotros, tenemos nuestras propias arenas confinadas, ya sea, por ejemplo, egiptología, conducción de Uber, derecho, cuidado, enseñanza, inventario de Amazon, experiencia médica o ciencia. Y estos espacios están protegidos por personas, generalmente hombres, aunque no siempre, que quieren preservar dinámicas de poder de larga data y nos dicen que saben más.

Más en AntropoUrbana:  Aquella cuarentena en la que jugamos al Ludo

Pero ahora ha llegado el momento de hacer que estos espacios angostos sean amplios, tan expansivos y abiertos que puedan volverse bellamente complicados y contenciosos, políticos y llenos de cambios.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías