El escepticismo científico como barniz del humor nacionalista

-

por VERONICA DAVIDOV – Universidad de Monmouth

Recientemente vimos una serie de titulares sobre la vacuna rusa para el Covid-19, ya que Rusia se convirtió en el primer país en registrar una vacuna y los funcionarios gubernamentales compartieron planes para comenzar las vacunaciones masivas en octubre. Esta noticia se compartió en todas mis redes sociales, con comentarios llenos de bromas repetitivas, cuyo humor se basaba en un consenso implícito compartido de que, obviamente, cualquier vacuna que saliera de Rusia era veneno, nefastamente diseñado por Putin para asesinar en masa a sus hijos y a su propia población.

Lo interesante —de una manera desagradable— fue que, si bien mis colegas antropólogos y otros científicos sociales que conozco tienen opiniones más matizadas en, bueno, todo, en este caso participaron en el mismo tipo de bromas. Vi una historia sobre el interés de Duterte en la vacuna rusa para Filipinas publicada nuevamente con cadenas de emojis de risa y llanto. Otra publicación trazó la analogía entre el ministerio de salud ruso que lanzó esta vacuna y las meditaciones de Trump sobre la ingestión de lejía.

No sé exactamente dónde está la verdad entre la máquina de relaciones públicas egoísta de Rusia y la crítica estadounidense/occidental del proceso ruso de la vacuna para el Covid-19, pero sí sé que estoy viendo muchas burlas y bromas instintivas y no reflexivas que son fundamentalmente xenófobas y que giran en torno a una narrativa de superioridad occidental automática en todos los asuntos científicos.

Soy una profesora de antropología de habla rusa y nacida en la Unión Soviética. Crecí al final del régimen soviético, en una familia con opiniones disidentes y un escepticismo saludable de las instituciones estatales soviéticas y postsoviéticas. En mis aulas, enseño a los estudiantes habilidades fundamentales en alfabetización mediática y científica para que puedan comprender la importancia de la salud pública basada en la evidencia, incluso mientras aprenden cómo puede reproducir y amplificar las desigualdades sociales. Desde esa posición, soy agnóstica sobre la vacuna rusa, y creo que el agnosticismo es la reacción empírica razonable en este momento. Las bromas que implican que es necesariamente ineficaz y dañina, y que derivan en el humor de una presunción de consenso al respecto, son burlas nacionalistas sobre un tema de época.

La Unión Soviética, que tenía una máquina de relaciones públicas distorsionada exactamente como la tiene Rusia hoy en día, tenía una infraestructura cultural y política que se prestaba para respaldar avances científicos espectaculares en el sentido de un «gran gesto», en el sentido de «un espectáculo». Esto incluyó reclamar una victoria en la «carrera espacial» de la Guerra Fría al poner en órbita el Sputnik en 1957, que es la «marca» con la que se asocia esta vacuna. Más relevante, también incluyó una larga historia de investigación virológica y el desarrollo de vacunas, ambos instrumentos de biotecnología y racionalidad biopolítica.

Más en AntropoUrbana:  Diez predicciones sobre inteligencia artificial en antropología

Gracias a la colaboración soviética, el virólogo estadounidense Albert Sabin pudo desarrollar conjuntamente la vacuna antipoliomielítica oral atenuada, que fue fundamental para los proyectos de erradicación de la poliomielitis en todo el mundo debido a su facilidad de administración. Muchos expertos mundiales sostuvieron que la vacuna oral era superior a la «vacuna Salk» que fue aprobada para su uso en los Estados Unidos. A pesar de que la vacuna Sabin recibió la bendición del FBI, el «miedo rojo» creó un clima cultural de escepticismo en torno a la recepción pública de la vacuna en los Estados Unidos. (Aunque un informe encargado por la OMS validó los ensayos de vacunas soviéticas, la delegación rusa en una conferencia sobre vacunas contra la poliomielitis en 1960 en Washington se encontró con dudas de la comunidad científica estadounidense. Se informó que un delegado ruso tenía que defender la ciencia soviética, diciendo al delegación: “La gente en la URSS ama a sus hijos y se preocupa por su bienestar tanto como la gente en los Estados Unidos” (Oshinsky 2005: 254)). También fueron los virólogos soviéticos quienes desarrollaron el proceso tecnológico para una vacuna termoestable liofilizada, que fue fundamental para la campaña mundial para la erradicación de la viruela y especialmente eficaz en países con climas cálidos y una infraestructura de refrigeración variable o insuficiente.

Se podría decir —y amigos, incluidos los antropólogos, me lo han dicho— que las bromas y las burlas sobre la vacuna no son sobre “Rusia” per se; se tratan del gobierno de Putin y la desconfianza de su régimen autoritario (los acontecimientos de la semana pasada, con el presunto envenenamiento del líder de la oposición rusa Alexander Navalny, y el enfrentamiento en torno a su posterior tratamiento médico sirven como ejemplo de por qué esta desconfianza es razonable). Esta crítica al autoritarismo es sin duda el nodo del “humor” en torno al cual se han centrado las caricaturas recientes sobre el tema. Pero escucho algo más en ese humor. Escucho una presunción de charlatanería e incompetencia proyectada sobre la institución rusa de la ciencia como fundamentalmente un sitio de desinformación, peligro e ineficacia. La reacción «sana» a la vacuna rusa para el Covid parece ser el mismo tipo de rechazo vehemente y horrorizado que normalmente escucho de los anti-vacunas estadounidenses con respecto a las «grandes farmacéuticas».

Más en AntropoUrbana:  Antropología de un sello discográfico de cumbia

Mientras tanto, existe una asociación predeterminada de «experiencia» y «competencia» otorgada al «proceso científico» estadounidense a pesar de su larga y fea historia de experimentación poco ética con sujetos humanos, su dudosa reputación en el mercado internacional de importación y exportación en el campo de la seguridad de la alimentación (muchos países han prohibido las importaciones de carne de res de EE.UU., por ejemplo, por razones que van desde la administración de hormonas sintéticas hasta la falta de pruebas para la enfermedad de las vacas locas), su uso indiscriminado de antibióticos en función de la «demanda de los clientes» y su retiro regular de medicamentos como potencialmente carcinógeno (Rantidine, también conocido como Zantac, es solo el ejemplo más reciente). Se supone que los representantes de American Science son imparciales, sin embargo, vimos a la Dra. Birx enhebrar la aguja mientras intentaba equilibrar el despliegue de información de salud pública y besar el anillo durante las reuniones informativas sobre el coronavirus de la Casa Blanca.

Quiero ser muy clara. No estoy defendiendo ni promoviendo la vacuna rusa. Mi punto no es su seguridad. Tal vez (probablemente) Rusia «tomó atajos» con el desarrollo de la vacuna. Tal vez, de alguna manera, lo que significa «tomar atajos» es una construcción bioburocrática de la cultura de las «mejores prácticas» que es específica de la historia de la ciencia occidental.

El Instituto de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, con sede en Moscú, es un instituto de investigación líder en virología y microbiología establecido desde hace mucho tiempo en Rusia y la tecnología de vacunas que informan es una que ya han utilizado en el desarrollo de vacunas anteriores. No es inverosímil que sea el lugar de un avance científico. La escasez de prensa independiente y la supervisión no partidista de los proyectos biomédicos financiados por el estado hace que sea igualmente probable que la vacuna sea ineficaz o peligrosa. Quizás la vacuna funcione muy bien, quizás no. Todo eso se comprobará empíricamente en los próximos meses.

Más en AntropoUrbana:  La tecnología no es neutra

Mi punto es que el insensible humor ruso sobre las vacunas se basa en la suposición de que la vacuna es evidentemente insegura, mientras que de hecho no sabemos si la vacuna es un truco de relaciones públicas peligroso o un bienvenido descubrimiento científico. Ambas posibilidades están dentro de la «ventana de Overton» de suposiciones razonables, de una manera que la posibilidad de inyecciones intravenosas de lejía como cura de Covid no lo está.

Por ahora, la opinión de esta antropóloga sobre el comentario burlón sobre la «vacuna Sputnik», que al parecer capitaliza una presunción de cierto consenso evidente sobre la ciencia (y la ciencia occidental/estadounidense implícitamente), es que se trata de un humor nacionalista variado. En este momento, el nacionalismo es una fuerza especialmente peligrosa y debería ser denunciado y criticado en consecuencia.

Referencias

Oshinsky, David M. (2005). Polio: an American Story. New York: Oxford University Press.

Fuente: Somatosphere/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías