Star Trek: donde la antropología no ha ido antes

-

por LOGAN A KIRKLAND y JOSHUA W. RIVERS

Xenoantropología. Del griego antiguo xenos; es decir, forastero, otro, foráneo, extraño, ajeno, y luego antropos, hombre, y logos, palabra. La xenoantropología es el eclipse del sujeto y objeto original de la antropología, la humanidad, transmutada en su apogeo. ¿Pero en qué? ¿El estudio de las especies inteligentes? ¿Una curiosidad histórica dentro de la matriz cultural de la erudición humana, una mutación holística y humanista de los grandes objetivos de la sociología? ¿Qué se puede decir de una antropología que no trata de lo contemporáneo sino del mundo por venir? Imaginamos mundos posibles, pero, ¿qué imaginamos de las antropologías posibles? ¿Qué hay de una antropología mucho más allá de las estrellas?

Star Trek: Discovery (2017) es una contribución interesante al canon de Star Trek por una variedad de razones. Una es su elenco notablemente diverso y sus temas culturalmente críticos. Pero esto, por supuesto, no es nada nuevo para Star Trek. La gran cantidad de medios de Star Trek, originalmente dirigidos por Gene Roddenberry, siempre trataron de un conjunto de literatura conocido por lo que Thomas Malaby (2009) llama ideología tecnoliberal, una cierta Weltanschauung progresista californiana vagamente optimista que ve a la tecnología como la salvadora de la humanidad. Lo que es de particular interés para los especialistas en ciencias sociales con respecto a la última entrega de Star Trek es la decisión narratológica de que el personaje principal de la serie, la comandante Michael Burnham (Sonequa Martin-Green), sea una (xeno)antropóloga

El marco de Discovery no solo incluye a un miembro principal del elenco con experiencia profesional en antropología, sino que el programa también centra toda la narrativa en el personaje y, al hacerlo, coloca explícitamente a la disciplina de la antropología en el centro del escenario. En contraste con las afirmaciones de Margaret Huber (2009) de que Star Trek cambió su enfoque de lo antropológico a lo psicológico y, en última instancia, a lo político, vemos en cambio que la serie siempre fue, en cierto modo, un programa fundamentalmente sobre antropología: los héroes viajan como embajadores del relativismo cultural y la exploración humanista amistosa, conocen gente nueva y aprenden sobre culturas desconocidas a lo largo de la galaxia. Dichos héroes se involucran en esta tarea expedicionaria por sí misma y, a pesar de los numerosos riesgos, optan por explorar lo desconocido debido al valor que encuentran en conocer nuevos seres inteligentes, aprender sobre mundos novedosos y construir relaciones con especies que son diferentes a los humanos. El apéndice más reciente de este universo, Discovery, explora estos temas en su propio ecosistema narrativo y, al mismo tiempo, actúa como testamento e investigación sobre el pasado, presente y futuro de Star Trek y la antropología.

Los antropólogos siempre tuvieron una fuerte relación con la liminalidad y con la otredad (ver Edith y Victor Turner, Mary Douglas, Clifford Geertz y, literalmente, cualquier etnografía que se haya escrito). Ruth Benedict una vez reflexionó sobre cómo los antropólogos tienden a ser extraños en sus propias culturas y, de hecho, esta perspectiva es quizás parte de lo que nos da el ojo y la lengua para recorrer los caminos laberínticos de aferrarse a la antropos. En Discovery, Michael Burnham encarna esta liminalidad de una manera con la que antropólogos de todas las épocas pueden relacionarse.

Los padres de Burnham eran humanos, pero murieron cuando ella era joven. Fue adoptada y criada por el diplomático de la Federación de Vulcano, Sarek, y su compañera humana Amanda Grayson, los padres del Spock de Leonard Nimoy del original Star Trek (1966). Estuvo inmersa en la cultura vulcana y fue la primera humana en recibir una educación completamente vulcana y vivir en Vulcan, en la sociedad vulcana, desde una edad tan temprana. Después de completar su educación en la Academia de Ciencias Vulcana, se une a la Flota Estelar bajo el mando de la capitana Philippa Georgiou (U.S.S. Shenzhou). Al hacerlo, se reincorpora a la esfera de la cultura humana, ahora extraña, ascendiendo rápidamente hasta convertirse en la oficial ejecutiva de Georgieu.

Los antecedentes de Burnham son como oficial científico, pero, bajo tutela de Georgiou, se convierte en comandante. Es, como la mayoría de los personajes de Star Trek, es una erudita absurda, aunque su especialidad disciplinaria es la xenoantropología. Inmediatamente comienza a girar por temas antropológicos y batea por ideales antropológicos. En su primera escena junto a la capitana, en lo profundo del desierto de una lejana costa cósmica, sucede lo siguiente:

PG: ¿Qué harías si estuvieras atrapada aquí durante ochenta y nueve años?

MB: Un escenario probable, a menos que muramos aquí en el desierto…

PG: ¿Pero qué dices si vives?

MB: Como xenoantropóloga, podría revelarme a los nativos, aprender su cultura, y tratar de encajar, si es posible. ¿Y usted, capitana? ¿Qué haría si estamos atrapadas aquí durante ochenta y nueve años?

PG: Eso es fácil: me escaparía.

El resto del piloto de dos partes es una avalancha de temas antropológicos que concuerdan con la narrativa orientada a la acción, un ritmo dinámico que avanza implacablemente desde vectores siempre cambiantes. La nave investiga un objeto en el borde del espacio de la Federación que emite un campo de dispersión del sensor. Allí, los instrumentos tecnológicos resultan inútiles, por lo que la capitana Georgiou envía a Burnham a un «trabajo de campo» para investigar el objeto. El artefacto anómalo resulta ser una especie de sitio ritual klingon, algo que ella identifica a través del análisis semiótico antropológico de los emblemas del objeto. A mitad del análisis, Burnham es atacada por un klingon con una ornamentada armadura ritual. Ella lo mata, poniendo en marcha la grandiosa trama de la primera temporada, cuyo eje central es la guerra entre la Federación y los Klingon.

Más en AntropoUrbana:  Los esqueletos embrujados con los que enseñamos antropología

Escuchamos ecos de la antropología en varias octavas: el rápido análisis semiótico de Burnham de los emblemas klingon es típico de la especificidad antropológica con la que a menudo están imbuidos los oficiales de la Flota Estelar; pero lo verdaderamente interesante es la dialéctica entre la antropología y la guerra que vemos representada a través del personaje de Burnham. El descubrimiento no está aquí para hacer flotar meras perogrulladas antropológicas, ni para bañarnos en apariencia, sino para lidiar con la desafiante realidad del trabajo de campo y la intensa topografía ética del mundo moderno, donde incluso el más mínimo malentendido puede desencadenar un conflicto masivo. De hecho, así como su papel en el comienzo de la guerra devasta a Burnham a lo largo de la serie, hasta que su formación antropológica la ayuda a diseñar la paz, la antropóloga de lo contemporáneo también debe considerar la forma en que irrevocablemente impactan y alteran sus campos.

Este momento de combate y el conflicto masivo que prefigura Discovery se pueden yuxtaponer con el pasado de Star Trek, uno en el que el percance tópico finalmente se resuelve en el lapso de unos pocos episodios como máximo, y con su futuro, empañado por el realismo y hambriento de utopía. Debemos contrastar esta relación entre las entregas pasadas y presentes de Star Trek con la antropología, ya que el pasado de la antropología, a menudo, fue un pasado de análisis por el análisis, anémico de consideraciones éticas críticas, mientras que uno puede imaginar fácilmente el futuro de la antropología como un corredor interminable de consideraciones éticas y miedo de causar alguna catástrofe a las personas con las que trabajamos. Al igual que Burnham, la xenoantropóloga, nosotros, los antropólogos, estamos rodeados por las posibles consecuencias de nuestras acciones y debemos manejarlas: debemos considerar tanto las capacidades de nuestra disciplina como las ramificaciones éticas de esas capacidades como praxis.

Volviendo al surgimiento de la guerra Federación-Klingon, Burnham nos proporciona constantemente razonamientos antropológicos. Insiste en que la única forma de evitar la guerra con los klingon es comprendiendo realmente la lógica cultural klingon, porque las tácticas diplomáticas de la Federación son precisamente lo contrario de lo que se necesita. La retórica clásica de la Federación, «Venimos en son de paz», es interpretada por los klingon como un mensaje codificado, una promesa de hegemonía humana y dominación de la Federación: una bofetada deshonesta y gruñona. De hecho, la figura auto-mesiánica klingon, T’Kuvma, busca precisamente aprovechar las inclinaciones culturales de la Federación, repugnantes para las normas culturales klingon, para unir las veinticuatro grandes casas destrozadas del Imperio Klingon en una sola unidad social. Burnham sugiere en cambio que un primer golpe preventivo es exactamente lo que se necesita para acabar con T’Kuvma, para convertirlo en un tonto débil y deshonrado frente a los líderes de las grandes casas. Pero esto, por supuesto, no es posible dentro de la lógica cultural de la propia Flota Estelar de la Federación. Porque la Flota Estelar siempre «viene en son de paz».

El almirante Brett Anderson, cuyo buque insignia es el U.S.S. Europa, realiza holoconferencias con la capitana, cerca del comienzo de la crisis, y reprende a Burnham por sugerir que tomen en cuenta el análisis cultural en su respuesta táctica. Llamándole racista, Burnham incluso responde con una eterna perogrullada antropológica: «Sería imprudente confundir raza con cultura».

Burnham, por supuesto, toma el asunto en sus propias manos y se amotina: usando el pellizco nervioso de Vulcan para noquear a su capitana, se queda con el mando del U.S.S. Shenzhou e intenta evitar el inicio de la guerra. La capitana, sin embargo, recupera la conciencia con extraordinaria rapidez y detiene a Burnham, arrojándola al bergantín. Desde el calabozo, Burnham observa cómo arde la flotilla de la federación cuando comienza la guerra, se ignora su análisis social y se materializa la grave realidad que temía.

Burnham es juzgada y sentenciada a cadena perpetua en una prisión militar por el delito de motín, aparentemente un logro singular en la totalidad de la historia de la Flota Estelar. Pero solo seis meses después de la guerra, su nave de transporte de prisioneros es acosada por una tormenta feroz y misteriosamente rescatada por el U.S.S. Discovery y el capitán Gabriel Lorca. Lorca la pone a trabajar, luego le dice que ha visto el potencial en ella y la vuelve a reclutar en el servicio con el rango de «Especialista». Es en este papel, como «especialista», que vemos a Burnham pasar a otra dimensión crítica de la xenoantropología: la de determinar la conciencia, la agencia y las modalidades comunicativas de seres alienígenas aún más alejados de las concepciones antropocéntricas de la sensibilidad.

Lorca lidera el esfuerzo bélico en el frente. El Discovery es un buque súper científico, un arca brillante de experimentación que puede respaldar la investigación simultánea en una miríada de proyectos variables en cientos de laboratorios. Pero lo que hace que el Discovery sea realmente notable es su sistema de propulsión experimental, el impulsor DASH (Displacement Activated Spore-Hub). Este motor le permitió a Lorca convertir la mofeta voladora que es Discovery en la punta de lanza de la arquitectura estratégica de la Federación.

Más en AntropoUrbana:  Poder y riesgo en la medicina a distancia

Podrías preguntarte: ¿por qué la palabra «espora» está en un sistema de propulsión? El Discovery fue diseñado en torno a la investigación de su ingeniero jefe, el teniente Paul Stamets, astromicólogo. Su investigación gira en torno a un tipo raro de especie de prototaxis que habita en el espacio y que existe parcialmente como materia exótica en una red micelial interdimensional, que une el orgasmo clonal a través del espacio-tiempo. Al explotar este fenómeno, Starfleet adquirió la capacidad de viajar a lo largo de esta micorriza transdimensional, saltando instantáneamente a las lejanas costas de la galaxia. Sin embargo, en la génesis de Discovery, la capacidad del equipo de ingeniería para manipular esta tecnología aún está en pañales, y solo pueden realizar saltos exitosos en distancias cortas.

En el cuarto episodio, Discovery y su tripulación se encuentran con una criatura del tamaño de un hipopótamo que se parece a un tardígrado, ese microanimal famoso por su resiliencia. A través de los esfuerzos antropológicos (y zoosemióticos) de Burnham, finalmente comprende que la criatura es sensible, estableciendo así la relación simbiótica de la criatura con la red micelial, lo que le permite viajar por la red a través de la transferencia horizontal de genes con el hongo mismo. La tripulación usa la arquitectura neurológica de la criatura para navegar por la red como nunca antes, pero pronto Burnham se da cuenta de que están lastimando a la criatura y, ante el dilema de la colonización de especies, eventualmente presiona para liberarla. Al elegir renunciar a la subyugación, Stamets se convierte en un cyborg y comienza a actuar como navegador. Esta historia también se hace eco de un problema antropológico contemporáneo: a medida que el campo lidia con su pasado colonialista, nos enfrentamos a nuestro futuro tecnológico. El descubrimiento, acertadamente, cuestiona la ética de aprovechar a un «Otro» frente a la utilización de un yo tecnológico y cyborgiano. Ninguna opción está exenta de consecuencias, aunque hay en la serie, como en el mundo real, una opción aparentemente más ética.

Las dos fuerzas antagónicas centrales en la primera temporada de Discovery son el Imperio Klingon, principalmente durante la primera mitad de la temporada, y luego, después de un mal funcionamiento en el sistema de propulsión experimental que los envía al universo espejo, el Imperio Terran, una oscura y fascista sombra de la Tierra, la historia de la humanidad al revés. Aparte de los mensajes políticamente relevantes sobre el resurgimiento del fascismo a nivel mundial, debemos ver estas aventuras más profundas en culturas ficticias particulares como intentos de viñetas antropológicas.

En la serie somos testigos de un idioma klingon completamente desarrollado con varios personajes, tramas secundarias y elementos culturales klingon. Cuando llegamos al universo espejo y descubrimos el Imperio Terran, en la segunda mitad de la temporada, vemos otro estilo de tema antropológico, esta vez imaginando la historia de la Tierra (y el futuro) con un giro de los acontecimientos decididamente diferente, que lleva a un imperio interestelar fascista gobernado por humanos. Este mundo de oscuridad, por supuesto, pretende ser un fuerte contraste con la pseudoutopía del universo principal de Star Trek. El buque insignia del Emperador es el I.S.S. Caronte, llamado así por el psicopompo que transportaba a los muertos a través del río Estigia en la mitología helénica; por este signo sabemos que hemos entrado en el Hades. En esta otra realidad, una versión monstruosa, paranoica, viciosa y caníbal de la cultura humana: lo peor de la humanidad.

Dentro de este submundo del tecnoliberalismo que salió mal, Burnham y el equipo enfrentan otro dilema ético familiar para los antropólogos: navegar por el límite entre la observación participante y el «volverse nativo». Tras una transformación milagrosamente conveniente de su nave y uniformes, idénticos a los de los señores supremos Terran de este nuevo universo, la tripulación elige adoptar y abrazar una fachada Terran, mientras se compromete a permanecer fiel a los ideales de la Federación. Discovery, y Burnham en particular, se enfrentan a una serie de obstáculos en el intento de escapar ilesos de este oscuro universo, sobre todo la orden del alto mando terran de destruir la base principal de la creciente rebelión «alienígena» con un ataque orbital. Esta orden aseguraría la aniquilación total de cualquier posible indicio de una realidad y, por lo tanto, de una cultura similar a la suya, pero también de una manera inconcebible para los estándares de guerra de la Federación. Al final, sin embargo, adoptan una simulación de las normas culturales de los Terran lo suficiente como para entenderlas y, por lo tanto, derrotarlos, utilizando la tecnología Terran al servicio del escape del Discovery al universo de la Federación devastado por la guerra.

Este nuevo centro de la antropología —el discurso, la disciplina, la profesión— en el corazón de la narrativa de Star Trek: Discovery es una elección única, además del metaesquema de que un antropólogo sea el personaje central de una serie siempre centrada en temas antropológicos. Porque en la ciencia ficción, y en la ficción en general, siempre tenemos héroes que son químicos o físicos, veteranos canosos, policías, médicos o psicólogos: encontrarte con un antropólogo no solo como personaje principal, sino como héroe de la serie, resulta estimulante.

Más en AntropoUrbana:  Herramientas de conquista

Dada la rareza de un antropólogo como protagonista, esta elección narrativa no solo brinda a su audiencia un portavoz único de ideas antropológicas en un programa que ya trata sobre cultura, tecnología y filosofía; también nos brinda una emocionante oportunidad de imaginar futuros en los que la especialización antropológica sea valorada y central para la conducción de la ciencia humana y la exploración. Parte de lo que convierte a Michael Burnham en una excelente oficial de la Flota Estelar es su experiencia como antropóloga: presta atención a los patrones de cultura y los dilemas éticos del proyecto supuestamente utópico de la Federación. Su virtud y carácter como antropóloga nos permite imaginar con optimismo un mundo posible donde las contribuciones únicas de la antropología juegan un papel fundamental en la misión de eudamionia (florecimiento humano) en el escenario estelar y en un mundo con valores filosóficos y científicos únicamente utópicos.

¿Descubrimiento? ¿Qué significa, para la disciplina histórica y para el sistema cultural que forma la antropología, sobrevivir, prosperar y contribuir a la política galáctica? Esa es una pregunta que se formula Star Trek: Discovery. El programa hace que esos temas, y las ciencias sociales y filosóficas que naturalmente se derivan de esos temas, sean centrales para su ecología narrativa. Tener a un antropólogo representado de manera crítica es un experimento mediático fascinante, y, si se lleva a cabo con una verosimilitud continua, también podría ser bastante convincente. Michael Burnham es un personaje con un potencial excelente, una representación fascinante de la antropología en forma de la Flota Estelar. Además, imaginar un lugar operativo para los antropólogos en la panoplia de expertos tecnocráticos que gobiernan el futuro es ciertamente significativo para la antropología dentro de la imaginación cultural, y el hermoso don de las relaciones públicas es solo la guinda del proverbial pastel.

En cuanto a imaginar la xenoantropología contemporánea, ya podemos ver sus semillas esparcidas por el discurso. Miren el trabajo de los primatólogos; los biosemióticos y zoosemióticos; aquellos en estudios con animales; Donna Haraway, Amber Case y los que teorizan bajo el signo del cyborg; y aquellos que exploran lo que Gregory Bateson llamó la «ecología de la mente». Estas corrientes de discurso se unen para dar una esperanza de que podamos impulsar la imaginación de nuestras epistemologías antropológicas más allá de las limitaciones ontológicas de lo singularmente humano.

Cada uno de estos campos conceptuales son intentos de lidiar con lo que podríamos llamar xenoantropología, una antropología, como dice Eduardo Kohn, que está más allá de lo humano (2013). Como escribió la primatóloga Dian Fossey, en la entrada final del diario antes de la noche de su asesinato: “Cuando te das cuenta del valor de toda vida, piensas menos en el pasado y te concentras más en la preservación del futuro”. Solo podemos esperar que la antropología, tanto en la teoría como en la práctica, pueda diseñar un nuevo exohumanismo y continuar trabajando hacia ese objetivo que Ruth Benedict una vez imaginó para nosotros: “El propósito de la antropología es hacer que el mundo sea seguro para las diferencias humanas”. ¿Podemos tachar lo “humano” de esa declaración y seguir avanzando hacia ese futuro, llamándonos antropólogos, practicando la etnografía más allá del firmamento, yendo audazmente hacia donde nadie ha ido antes?

Referencias

Bateson, Gregory. 1972. Steps to an Ecology of Mind: Collected Essays in Anthropology, Psychiatry, Evolution, and Epistemology. University of Chicago Press.

——–. 1979. Mind and Nature: A Necessary Unity. Hampton Press.

Benedict, Ruth. 1934. Patterns of Culture. Hougton Mifflin Company.

Case, Amber. 2014. An Illustrated Dictionary of Cyborg Anthropology. CreateSpace Independent Publishing.

DeLanda, Manuel. 2015. Philosophical Chemistry: Genealogy of a Scientific Field. London: Bloomsbury Academic.

Douglas, Mary. 1970. Natural Symbols: Explorations in Cosmology. Cresset Press.

Fossey, Dian. 1983. Gorillas in the Mist. Mariner Books.

Fuller, Bryan and Alex Kurtzman. 2017-18. Star Trek Discovery. Toronto: CBS Television Studios.

Geertz, Clifford. 1977. The Interpretation of Cultures. New York: Basic Book

——–. 2001. Available Light: Anthropological Reflections on Philosophical Topics. Princeton University Press.

Haraway, Donna. 1990. Simians, Cyborgs, and Women: The Reinvention of Nature. Routledge.

Huber, Margaret Williamson. 2009. “Teaching Star Trek As Anthropology.” Southern Anthropologist 34: 32-53.

Kohn, Eduardo. 2013. How Forests Think: Toward an Anthropology Beyond the Human. Berkeley: University of California Press.

Malaby, Thomas. 2009. Making Virtual Worlds: Linden Lab and Second Life. Ithaca: Cornell University Press.

Roddenberry, Gene. 1966-69. Star Trek. Los Angeles: Desilu Productions.

Sebeok, Thomas. 2001. Global Semiotics. Bloomington: Indiana University Press.

Turner, Edith. 2012. Communitas: The Anthropology of Collective Joy. Palgrave Macmillan US.

Turner, Victor. 1957. Schism and Continuity in an African Society. Berg Publishing.

——–. 1967. The Forest of Symbols: Aspects of Ndembu Ritual. Cornell University Press.

——–. 1974. Dramas, Fields, and Metaphors: Symbolic Action in Human Society. Cornell University Press.

Von Uexkull, Jakob. 2010. A Foray into the Worlds of Animals and Humans: with A Theory of Meaning. Minnesota University Press.

Fuente: The Geek Anthropologist/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías