Monstruos de Halloween: Marcianos

-

por DAVID VALENTINE – Universidad de Minnesota

Marte ha aparecido durante mucho tiempo en los imaginarios euroamericanos de monstruosidad civilizacional y primitiva: desde los canales de Percival Lowell y la Guerra de los mundos de H. G. Wells hasta los Tharks de Edgar Rice Burroughs, los Guerreros de hielo de Doctor Who y los marcianos de cerebro grande de Mars Attacks. Por otro lado, Mark Watney, en la película de 2015 The Martian, podría ser visto como un tipo diferente de monstruo, la reafirmación de un heroico colono protocapitalista blanco en una frontera roja, que para sobrevivir cultiva papas y sus propias heces en la tierra marciana. Desde el punto de vista del nativo de la Tierra (ver Lepselter 1997) es el exceso, más que una relación clara con la primitividad o la civilización, la indigeneidad o el colonialismo, lo que hace a todos estos marcianos tan monstruosamente convincentes.

Pero mi marciano favorito es Elon Musk. Fundador de la empresa de transporte espacial SpaceX en 2002, Musk busca trasladar un gran número de humanos a Marte para garantizar su  longevidad, en lo que él llama una “especie multiplanetaria” (Musk 2017). De hecho, Musk parodió su propia monstruosidad, asignada por periodistas, académicos y actores de la industria espacial por igual, en una imagen de 2012, tuiteada poco antes de que la cápsula Dragon de SpaceX se acoplara a la Estación Espacial Internacional, un hito clave para los planes de Musk en Marte. En la imagen, Musk interpreta al monstruo-villano de James Bond, significantes de la civilización (esmoquin, jet privado) que contrastan con las excesivas cuestiones éticas, políticas e históricas planteadas por la colonización de Marte. Al igual que con los mejores de estos monstruos villanos, el magnate experto en tecnología persigue proyectos excesivos que cambian el mundo; que, por un lado, distorsionan incluso las reglas más flexibles de acumulación de capital y, por el otro, utilizan como vehículos los supuestos fines éticos mediante medios éticamente dudosos (como la explosión de bombas nucleares en los polos marcianos para promover la terraformación).

Más en AntropoUrbana:  Los límites imaginados

Como señala Andrea Muehlebach, visiones tan excesivas y monstruosas dependen de las apelaciones de la Ilustración a resultados razonables, en este caso, la supervivencia a largo plazo de un ser humano purificado (ver Latour 1993) y razonador que no está contaminado por los enredos de las diferencias, los lugares, ni otras especies o entidades, incluidas las diferencias de una Tierra envenenada por la explotación excesiva. Al prometer un futuro humano revivido y sin marcar en Marte, un mundo literalmente nuevo a través de la libre empresa, los planes de Musk se hacen eco de la caracterización temporal de lo monstruoso de Antonio Gramsci, removilizada por Muehlebach: “El viejo mundo está muriendo y el nuevo mundo lucha por nacer». Sin embargo, ni Musk ni sus críticos pensaron mucho en cómo las comunidades humanas —y las ecologías no humanas de las que dependen— se sostendrían en las condiciones marcianas. Musk terminó notablemente la presentación de 2016 anunciando sus planes para Marte en el momento de aterrizaje en la superficie del planeta. Ambientalistas, académicos y periodistas asumieron ese desafío, imaginando que el uno por ciento escapará de las consecuencias en cascada del cambio climático antropogénico en la Tierra antes de provocar un desastre también en Marte.

Pero Marte no es simplemente un mundo nuevo donde las condiciones permiten tal monstruosidad excesiva. De hecho, desde el punto de vista de un nativo de la Tierra, Marte es en sí mismo excesivamente monstruoso y mortal. Hay poco nitrógeno para ayudar al crecimiento de las plantas, no hay campo magnético, tiene una atmósfera delgada y venenosa y una gravedad inadecuada para garantizar los procesos biológicos terrestres. Como he argumentado en otra parte (Valentine 2017), la naturaleza de Marte no facilita las extensiones de los órdenes terrestres —político, biológico, económico, químico, epistémico, fenomenológico, ontológico— a su superficie. Por ejemplo, desde el éxito de taquilla de The Martian, se han descubierto percloratos omnipresentes en la tierra marciana, lo que significa que las plantas cultivadas en ella habrían sido letales de consumir. Sin embargo, los componentes químicos de los percloratos incluyen el oxígeno, que podría usarse para mantener la vida humana en hábitats sellados, incluso cuando otros componentes podrían corroer las paredes del hábitat. Mientras tanto, el uso de Watney de sus propias heces para cultivar papas, una monstruosa crisis de categoría terrestre, sería una necesidad sin importancia en Marte, donde los desechos serían una materia viva y significativa que se reincorporaría para mantener un sistema de soporte vital de circuito cerrado. La posibilidad de que los microbios marcianos existentes entren en estas cadenas conectivas entrelazadas, incluidas las de la reproducción humana, junto con las terrestres, agrega un elemento adicional a las preguntas que abarcan sistemas técnicos, función biológica, gobernanza y parentesco. Como tal, las estructuras políticas y las formas de sociabilidad necesitarían incorporar reglas y normas de corte de dominio para procesos que puedan mantenerse separados de manera segura en la Tierra.

En resumen, las condiciones de Marte no permiten una simple extensión de las formas terrestres de desigualdad y extracción, ni presentan problemas monstruosos que deben resolverse de manera similar a la Tierra. Más bien exigen una reorientación hacia los mismos enredos y contaminaciones que Anna Tsing y sus colegas (Tsing et al. 2017) ven como la monstruosidad emergente de la era del Antropoceno de la Tierra. Mi punto aquí es que, para cualquier marciano nacido en la Tierra, este tipo de enredo excesivo, monstruoso, que colapsa el dominio, es siempre fundamental para la resistencia de la vida terrestre transportada a Marte, por Elon Musk o por cualquier otra persona. Y lo que es más importante, los aplazamientos y exclusiones de los que depende fundamentalmente el capitalismo terrestre no serán suficientes, porque cualquier elemento en cualquier dominio puede producir efectos en cascada en un sistema pequeño de circuito cerrado. Estos serán inmediatos, no sujetos a los debates en curso sobre su veracidad. Este tiempo de monstruosidad es literalmente ahora, y ahora, y ahora. Por tanto, las condiciones de Marte no proporcionarían necesariamente una solución espacial para el capitalismo (véase Harvey 2000), sino, más bien, situaciones continuas, excesivas y enredadas en las que los seres terrestres, las formas de experiencia, los modos de intercambio, las formas de ser, y la presunta centralidad de lo humano en cada una de estas dimensiones, deben ser revisadas ​​constantemente en el proceso de convertirse en marciano.

Más en AntropoUrbana:  La privacidad como objeto etnográfico

Puede que sea la cosa más monstruosa de todas. Por un lado, tal perspectiva plantea interrogantes sobre la sostenibilidad de la habitual explicación crítica del capital en la expansión colonial extraterrestre. Por otro lado, podemos encontrar que este marciano monstruoso y excesivo todavía ofrece una forma de pensar en futuros enredados aquí en la Tierra. En otras palabras, puede ser que Elon Musk sea el tipo de monstruo marciano que necesitamos para pensar en nuestro propio momento, aunque por razones que exceden su visión.

Referencias

Harvey, David. 2000. Spaces of Hope. Berkeley: University of California Press.

Latour, Bruno. 1993. We Have Never Been Modern. Translated by Catherine Porter. Cambridge, Mass: Harvard University Press.

Lepselter, Susan. 1997. “From the Earth Native’s Point of View: The Earth, the Extraterrestrial, and the Natural Ground of Home.” Public Culture 9, no. 2: 197–208.

Musk, Elon. 2017. “Making Humans a Multi-Planetary Species.” New Space 5, no. 2.

Tsing, Anna Lowenhaupt, Nils Bubandt, Elaine Gan, and Heather Anne Swanson, eds. 2017. Arts of Living on a Damaged Planet: Ghosts and Monsters of the Anthropocene. Minneapolis: University of Minnesota Press.

Valentine, David. 2017. “Gravity Fixes: Habituating to the Human on Mars and Island Three.” HAU 7, no. 3: 185–209.

Fuente: SCA/ Traducción Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente