El partido de fútbol navideño de 1914 que acaso nunca existió

-

por PETER DOYLE – Universidad London South Bank

Los soldados británicos saltan para cabecear con alegre abandono y disfrutan de un partido de fútbol. Esta imagen se hizo famosa porque cada año acompaña a los artículos sobre el mitificado partido de fútbol de la tregua navideña.

La tregua de Navidad tuvo lugar el 25 de diciembre de 1914. En ciertos puntos de la línea en Francia y Flandes, los soldados británicos y alemanes se reunieron entre sus trincheras, se dieron la mano, compartieron historias y posaron para fotografías. También hubo momentos más oscuros, como los soldados que enterraban a compañeros que habían muerto en las semanas anteriores. Con muchos testimonios de primera mano, no hay duda de que la tregua se llevó a cabo.

De todas las cosas que sucedieron ese día, el partido de fútbol, ​​que pudo haberse jugado en el barro invernal de Flandes, 1914, es uno de los más recordados. Se recuerda como un momento en el que la deportividad y el amor por el fútbol unieron a los dos bandos en guerra para divertirse un poco. Y todos los años, casi al amanecer del 1 de diciembre, los editores, los comentaristas de las redes sociales y, francamente, cualquier persona con un sincero «deseo navideño» de recordar este momento de luz en la oscuridad (un sentimiento que es increíblemente fuerte en medio de una pandemia), vuelven a esa imagen.

Sin embargo, esta imagen no es de ese partido en absoluto. Captura un juego que tuvo lugar a 1.600 millas de Flandes, exactamente un año después, en un campo polvoriento en las afueras de la ciudad de Salónica en Grecia. De hecho, muchos historiadores se preguntan si el juego de la tregua navideña existió.

¿Nada de fútbol?

Más en AntropoUrbana:  Antropología de guerra en el Este: entre la humillación y el vete a la mierda

Eso no quiere decir que no se jugara fútbol durante la tregua de Navidad. Los historiadores saben que, como mínimo, existía alguna forma de juego.

Las cartas escritas por los participantes de la tregua estaban llenas de comentarios incrédulos sobre los eventos inesperados que se estaban desarrollando. Entre los soldados se encontraba el futuro novelista Henry Williamson, quien describió los hechos en una carta a su madre el 26 de diciembre, que se publicó en el Daily Express a principios de enero: “Ayer, los británicos y los alemanes se reunieron y se dieron la mano en el campo entre las trincheras, intercambiaron recuerdos y se estrecharon las manos. Sí, todo el día de Navidad, y mientras escribo. Maravilloso, ¿no? Sí”.

Junto a estas anécdotas, otras cartas señalaron balones de fútbol que aparecían en el frente o de los que se hablaba. Una de esas cartas, publicada de forma anónima, relataba: “El día de Navidad tuvimos una pelota de fútbol frente a las trincheras y pedimos a los alemanes que enviaran un equipo a jugar con nosotros; pero consideraron que el suelo era demasiado duro, ya que hizo mucho frío toda la noche y era un campo arado, o bien sus oficiales no los dejaron” (Fusilero anónimo, Queen’s Westminster Rifles).

Pero estas fuentes no siempre pueden tomarse al pie de la letra. Como señala el historiador Simon Jones, a menudo las muchas menciones de este tipo al fútbol se reflejan en los partidos propuestos y no disputados, o en los rumores de tercera mano sobre partidos de fútbol en algún otro lugar de la línea de combate. Otro historiador, Iain Adams, examinó tales relatos de partidos improvisados que pueden corroborarse razonablemente, identificando la probabilidad del fútbol en tierra de nadie en 1914. Su investigación concluyó que, “con miles de jóvenes parados en la Tierra de Nadie el día de Navidad, sin poder conversar realmente entre ellos una vez que se agotaron los lenguajes de señas improvisados ​​y se intercambiaron baratijas, alguien habría pateado algo y alguien lo habría devuelto”.

Imágenes verdaderas

Más en AntropoUrbana:  Cuando perdimos la batalla contra el racismo científico

Si observas las imágenes confiables de la tregua que se encuentran en el Museo Imperial de la Guerra, verás rostros sorprendentemente modernos con una media sonrisa mirando a la cámara. No es difícil imaginar que lo que sugiere Adams fuera el caso. Pero en ninguna parte de esta colección estelar de imágenes hay un soldado pateando una pelota.

Para llenar el vacío, se apropiaron de esta gloriosa fotografía de soldados jugando al fútbol en Grecia. A pesar de que los historiadores señalan que está mal, la gente probablemente seguirá haciéndolo porque quiere que sea real. Una esperanza navideña en un momento de alegría y conexión humana durante una guerra.

Te preguntas cuál es la historia detrás de este juego en Grecia. Los hombres aquí son de la 26ª División británica, que habían sido enviados desde Francia a Salónica para ayudar a Serbia a derrotar a los búlgaros. Probablemente estaban aprovechando al máximo una mala situación en un entorno notoriamente insalubre que, en última instancia, vería más víctimas por enfermedad que por batalla. Probablemente necesitaban fútbol y necesitaban un momento de alegría.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Dana Pascal

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías