Antropología del ritmo

-

por ALINA KLINGSMEN

Anna Eisenstein trabaja en el departamento de antropología de la Universidad de Virginia. “Mi investigación y docencia se centran en la producción sociocultural y lingüística de la personalidad, el cuidado y el valor”, explica. “Mi disertación exploró los significados cambiantes del embarazo en Mbarara, un centro urbano de rápido crecimiento en el suroeste de Uganda. Dos proyectos de investigación anteriores estudiaron: 1) la política de la memoria y el lugar en una ciudad postindustrial en el Atlántico Medio de los Estados Unidos; y 2) las construcciones burocráticas de la diferencia en la atención médica estadounidense. En los tres proyectos, un enfoque semiótico informa mi forma de pensar sobre la circulación, la reformulación o la resistencia de formas particulares de conexión social”.

También explora lo que llama una “antropología del ritmo”. En diálogo con Isabel M. Salovaara para Cultural Anthropology, explica: “En un nivel analítico, encontré que pensar en términos de ritmo ayudó a traer a la vista central los intereses relacionales de la práctica temporal. Me ayudó a reconocer que las personas empleaban una variedad de estrategias temporales en su beneficio; también me ayudó a ver con quiénes intentaban vincularse las personas a medida que avanzaban. A su vez, pude comenzar a vislumbrar los riesgos, las posibilidades y las injusticias que están en juego al elegir esperar. A nivel político, una antropología del ritmo hace necesario tratar la valencia moral y las consecuencias socioeconómicas y políticas de cualquier práctica temporal como una cuestión etnográfica, más que dada y determinada a priori. En Uganda, específicamente, reconocer el significado y el valor del ritmo tiene al menos dos implicaciones muy directas y practicables: 1) Dejar de juzgar y desalentar las prácticas de pausa como formas de comportamiento perezosas o peligrosas, como suelen hacer los proyectos de desarrollo internacional de control de la población; y 2) En lugar de presionar a las mujeres para que completen la educación antes de tener hijos, otorgar préstamos e incentivos para que las mujeres vayan a la escuela y/o inicien negocios cuando lo deseen”.

Más en AntropoUrbana:  Paranoia y vigilancia educativa en tiempos de IA

Y agrega: “Estuve pensando con la idea de Elise Berman de ‘agencia envejecida’ para teorizar las formas en que la edad está indisolublemente ligada al género y a la elección. Como han señalado Berman y otros, las personas no solo se socializan en roles de género, sino en roles de género específicos de la edad que cambian a medida que alguien avanza a lo largo del curso de la vida. Hay diferentes formas de agencia abiertas para personas de diferentes edades, y esto me ayuda a explicar por qué las mujeres que están envejeciendo y aún no están casadas sienten más presión para no ‘quedarse estancadas’ y por lo tanto tienen menos opciones sobre con quién casarse. Incluso aunque muchas personas en Uganda no conocen o mienten acerca de su edad exacta. Las categorías sociales de infancia, edad adulta y vejez continúan estructurando el significado y el sentimiento del movimiento a lo largo del curso de la vida. Por esta razón, y a la luz de fenómenos etnográficos como la ‘fecha límite dura’, los eventos de iniciación femenina, como las despedidas de soltera y los títulos deferentes para las personas mayores, las ‘etapas de la vida’ siguen siendo una parte integral de la imaginación social y la experiencia de la ‘coyuntura vital’”.

suma: “Mi uso del término ‘red’ se refiere a las conversaciones en curso en la salud pública mundial en ‘redes de apoyo social’. Muchos estudios de comportamiento de salud y toma de decisiones de atención médica reconocen la importancia de las relaciones sociales, documentando la influencia de la orientación y/o el apoyo emocional y socioeconómico de los amigos o familiares. Sin embargo, esta literatura tiende a tratar las redes de apoyo social como entidades preexistentes. En mi trabajo más amplio, muestro cómo, lejos de recurrir a un conjunto de relaciones preconfiguradas, las mujeres en Uganda trabajan activamente para gestionar quién tiene voz en su red de apoyo social. Lo hacen persiguiendo algunas relaciones sociales y trabajando para aislarse de los demás (¡sobre todo a través de prácticas de ritmo!), y por lo tanto, teorizo ​​la composición de las redes como un proceso de interacción continuo. Además, al hablar con audiencias de salud, quería resaltar la relevancia continua de las relaciones de interdependencia jerárquica en la configuración de las formas en que las mujeres buscan el bienestar y el cuidado de sí mismas y de sus hijos en este entorno. Es importante destacar que uno puede ser un seguidor/cliente para algunos y un patrón para otros, y yo uso la palabra ‘red’ para capturar esta multiplicidad y anidamiento de relaciones. Finalmente, mis interlocutores en el campo a menudo describieron el valor de tener una ‘amplia red’ y de ‘vincularse’ y ‘conectarse’ con otros a quienes valoraban como parte de su red. Parte de mi intervención aquí es llamar la atención sobre la evolución de una red a través de generaciones y con el tiempo; mantener las relaciones y, de hecho, la red de uno, requiere una pausa para unirse con los demás”.

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías