El caso John Comaroff

-

por MARY LEIGHTON – Universidad DePaul

Hay confusión y enojo en la comunidad antropológica, esta semana, luego de que se conocieron los detalles de un caso de acoso sexual contra John Comaroff, profesor principal de antropología en la Universidad de Harvard.

Si aún no estás familiarizado con los impactantes detalles del caso legal, hay un hilo en esta cuenta de Twitter. Estoy asombrada por la valentía de las mujeres al dar un paso al frente, y espero que estén recibiendo el apoyo que necesitan y merecen.

En esta publicación, sin embargo, quiero abordar las consecuencias para la comunidad antropológica en general, en particular las personas que no están directamente involucradas en este caso específico, pero que, sin embargo, se sienten desorientadas y molestas por lo que está sucediendo.

Estoy escribiendo esto desde mi extraña perspectiva como terapeuta de salud mental y antropóloga que estudió la estructura y la cultura de la antropología estadounidense. No voy a hablar sobre mi propia experiencia como estudiante de posgrado de Universidad de Chicago, sino que voy a ofrecer algunas sugerencias (más allá de los consejos genéricos de “cuidado personal”) para las personas de la comunidad de antropología que intentan entender cómo deberían sentirse acerca de todo esto.

Los Comaroff y la antropología estadounidense

John y su esposa Jean, conocidos colectivamente como «Los Comaroff», son en la actualidad, probablemente, los antropólogos vivos más importantes de Estados Unidos. Su influencia se extiende más allá de la Universidad de Chicago, donde comenzaron a dar clases a fines de la década de 1970, o Harvard, donde se mudaron en 2012. Y su influencia profesional y conceptual se siente no solo en sus áreas temáticas o en las regiones de África donde trabajan, sino a través de toda la disciplina.

De hecho, es difícil pensar en alguien que haya tenido un papel más importante en la configuración de la estructura profesional de la disciplina durante el último medio siglo. Los Comaroff fueron mentores de muchas, muchas generaciones de estudiantes de posgrado, que consiguieron trabajos en Estados Unidos y el resto del mundo.

Lo que significa que hay un gran número de antropólogos actuales y anteriores que tomaron clases con ellos, deben carreras (y más) a su tutoría y aliento, y fueron profundamente influenciados por sus argumentos teóricos. O quienes, como yo, simplemente “llegaron a la mayoría de edad” en una cultura disciplinaria dominada por su particular estilo epistémico e interpersonal.

Es natural, por lo tanto, que muchos antropólogos que podrían considerarse ajenos a la situación específica que se desarrolla en Harvard, estén teniendo algunas emociones complicadas y confusas. Después de todo, no se trata solo de una manzana podrida; se trata de toda nuestra disciplina.

Este es un momento en que las personas se sienten confundidas e inquietas.

Al seguir las discusiones en Twitter y Facebook, y al hablar con amigos y ex colegas de la Universidad de Chicago en los últimos días, noté varias reacciones.

Más en AntropoUrbana:  Estética etnográfica

Hay antiguos alumnos de John o Jean, que lo conocieron solo como maestro y mentor profundamente comprometido y solidario y están luchando por reconciliar esto con la imagen de él como un depredador o abusador. Tal vez fue el miembro de la facultad que se aseguró de que obtuvieras la subvención que te permitió terminar tu investigación, o te dio los ánimos que necesitabas en el momento justo. Si es así, probablemente estés sintiendo mucha confusión y desorientación en este momento, al darte cuenta de que la experiencia que tuviste con él fue tan diametralmente opuesta a su comportamiento hacia los demás.

Luego están las mujeres que, hace mucho tiempo, experimentaron un encuentro profundamente inquietante e incómodo con un profesor que tiene similitudes con lo que se describe en los documentos legales. En muchos casos, se animó a estas mujeres, o se les advirtió, a descartar lo que experimentaron como un “malentendido”.

Tal vez a lo largo de los años te hayas cuestionado tu propia reacción o los recuerdos de esos incidentes, pero ahora te preguntas si realmente tenías razón todo el tiempo. Es probable que sientas algo de ira, tal vez incluso de reivindicación. Pero también puede haber frustración y alarma al darte cuenta de que el tuyo no fue un incidente aislado. O una sensación de pérdida por lo que podrías haber logrado si solo te hubieran creído en ese momento.

Luego están las personas como yo y muchos otros graduados de la Universidad de Chicago, para quienes toda esta conversación despertó sentimientos que no se refieren específicamente a nuestras relaciones con los Comaroff, sino, más bien, a la cultura y la estructura más amplias de la antropología como disciplina. La inquietante sensación de que, dentro de un sistema que se basa en el patrocinio y las conexiones personales, nunca sabrás realmente si tus éxitos y fracasos se deben a tu trabajo o a tu relativa “simpatía”.

Si sientes alguna de estas cosas, tu respuesta es normal y no debes sentirte culpable por tener emociones encontradas. Además, está justificado que te tomes un tiempo durante los próximos días para cuidarte.

¿Qué puedes hacer para cuidarte?

Lo que sigue son algunos ejemplos de cosas que puedes hacer ahora, en los próximos días y en el próximo par de meses, a medida que evoluciona esta crisis en particular.

Hoy: encuentra tiempo para hablar con personas en las que confías y trata de evitar los círculos interminables de chismes online o en el campus.

En lugar de quedar atrapado en cada último chisme en Twitter o en los pasillos de tu departamento, comunícate con algunos amigos cercanos en los que confíes para hablar sobre cómo te sientes. Tal vez este sea un momento para conectarse con viejos amigos de la escuela de posgrado o colegas del campo que tendrán una perspectiva similar.

Más en AntropoUrbana:  Aburrirse trabajando en Navidad

Déjalo todo, escucha lo que tienen que decir a cambio y consuélate con otros. Luego, toma la decisión deliberada de darte un descanso de hablar del tema por un tiempo. El objetivo es evitar que los bucles de conversación que generan ansiedad se filtren en cada interacción profesional, hasta que termines completamente agotado por todo el asunto. En su lugar, abórdalo cuando puedas pensar, sentir y hablar sobre ello de manera seria y segura con amigos de confianza.

Si otras personas intentan involucrarte en una conversación sobre el tema cuando no estás listo, o cuando estás tratando de concentrarte en otra cosa (dar una clase, pasar una reunión, caminar por el pasillo…), ten un guion listo: “Sé que este es un tema importante, así que quiero asegurarme de poder concentrarme por completo en escuchar tus inquietudes. Pero en este momento mi atención está dividida. ¿Te gustaría hablar en otro momento?”

Mañana: sé dueño de tus sentimientos, especialmente si se sienten feos o desordenados.

Este tipo de situaciones pueden generar muchos sentimientos contradictorios. Es posible que te sientas en conflicto o culpable por tu respuesta, especialmente si tenías una relación cercana con las personas involucradas, pero no tenías conocimiento, ni siquiera idea, de que estaba ocurriendo un abuso.

Tómate treinta minutos para escribir todo lo que se le ocurra y ve si puedes descubrir qué recuerdos o experiencias están surgiendo en relación con esta historia. ¿Qué emociones estás sintiendo? ¿Qué recuerdos sigues dando vueltas y vueltas en tu cabeza? Sigue el hilo de la asociación y mira a dónde te lleva. Luego toma la decisión de aceptar que estas emociones son válidas y no algo de lo que avergonzarse. Puedes elegir cambiar tu comportamiento en el futuro o interactuar con otras personas de manera diferente; pero tu respuesta emocional es la que es.

Una persona que abusa de los demás nunca es terrible para todos, solo para las víctimas seleccionadas. De hecho, los abusadores a menudo parecen encantadores o deslumbrantes para los demás. Si fueran horribles todo el tiempo, los denunciarían de inmediato. Ser popular, útil y, en general, un «gran tipo» para la mayoría de las personas permite que alguien se salga con la suya, abusando de una persona específica, a menudo aislada, porque nadie sospecha que actúan de manera diferente a los demás en privado.

Puede ser tranquilizador saber que estarás preparado, si algo así te sucede a ti, a un colega o a un estudiante en el futuro. Así que has un plan ahora: averigua qué recursos están disponibles para ti, piensa en lo que harías en una variedad de situaciones y crea una carpeta o un documento con una lista de números de teléfono u oficinas para contactar.

Más en AntropoUrbana:  Paneles solares sobre los techos de un Estado ausente

¿Cómo va esto? Comienza reservando una hora, más o menos, en algún momento de las próximas semanas, para investigar las políticas de tu institución sobre cómo denunciar el acoso.

Algunas cosas que puedes tratar de averiguar:

¿Existen diferentes procedimientos para denunciar el acoso, dependiendo de si la víctima o el perpetrador son empleados (profesorado y personal) o estudiantes?

¿Cuenta tu institución con un sistema de denuncia independiente y anónimo?

¿Puede un transeúnte denunciar algo, o simplemente una víctima?

¿Qué sucede exactamente después de que se realizó un informe?

¿Qué hace tu institución para protegerse contra las represalias?

Si una experiencia no alcanza el umbral de «acoso sexual», ¿qué otras protecciones formales o informales se pueden implementar?

Si es posible, habla con alguien en su oficina de Título IX en persona y/o con tu departamento de Recursos Humanos. Pero también puedes simplemente buscar en el sitio web de tu institución, asegurándote de verificar la información que podría aparecer en diferentes lugares.

Ten en cuenta que la información para el cuerpo docente y el personal puede estar en tu manual del empleado o en el sitio de recursos humanos, pero los estudiantes universitarios pueden estar cubiertos por varias oficinas de «apoyo estudiantil». Los estudiantes de posgrado a menudo son un área gris, ya que a veces se agregan a servicios diseñados para estudiantes de pregrado, pero también pueden ser considerados empleados. Es posible que tengas que buscar en un montón de lugares diferentes, por lo que puede ser útil comunicarte directamente con alguien en tu oficina de Título IX que pueda guiarte.

El próximo mes: ¿qué cambio quieres ver en tu comunidad?

A veces, en el fragor de un escándalo, todo el mundo parece estar hablando de cambios, pero, después de unas semanas, nunca pasa nada.

Entonces, si te sientes emocionalmente sobrecargado en este momento, date permiso para saltarte la conversación sobre cambios importantes que podrían estar ocurriendo a tu alrededor. Pero prométete a ti mismo que volverás pronto y luego mantente fiel a esa promesa. ¡Anótalo en tu calendario, si quieres!

Algunas cosas a considerar:

 ¿Qué puedes cambiar en tu propio departamento?

Si no puedes asumir el trabajo adicional tú mismo, ¿puedes brindar apoyo a las personas dentro de tu institución o dentro de la AAA, que están tratando de hacer cambios?

Los profesores no están capacitados para brindar apoyo de salud mental a los estudiantes, particularmente cuando ellos mismos pueden sentirse emocionalmente abrumados. Considera comunicarte con los servicios de asesoramiento para estudiantes en el campus y organizar un evento en el que vengan y hablen con sus estudiantes sobre las consecuencias y las implicaciones de una crisis como ésta.

Fuente: Maryleighton.com/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías