El año en que la antropología ganó un Premio Nobel

-

por MARY PRENDERGAST – Universidad Rice

Por primera vez, un Premio Nobel reconoció al campo de la antropología, el estudio de la humanidad. Svante Pääbo, pionero en el estudio del ADN antiguo, o ADNa, recibió el premio 2022 en fisiología o medicina por sus impresionantes logros al secuenciar el ADN extraído de restos óseos antiguos y reconstruir los genomas de los primeros humanos, es decir, toda la información genética contenida en un organismo.

Su logro fue una vez solo material de ciencia ficción al estilo de Jurassic Park. Pero Pääbo y muchos colegas, trabajando en grandes equipos multidisciplinarios, juntaron los genomas de nuestros primos lejanos, los famosos neandertales y los más escurridizos denisovanos, cuya existencia ni siquiera se conocía hasta que se secuenció su ADN a partir de un diminuto hueso meñique de un niño enterrado en una cueva en Siberia. Gracias al mestizaje con y entre estos humanos primitivos, sus rastros genéticos viven en muchos de nosotros, hoy, dando forma a nuestros cuerpos y nuestras vulnerabilidades a enfermedades; por ejemplo, a Covid-19.

El mundo aprendió una cantidad sorprendente sobre nuestros orígenes humanos en los últimos doce años, desde los descubrimientos innovadores de Pääbo y sus compañeros de equipo. Y el campo de la paleogenómica se ha expandido rápidamente. Los científicos ahora secuenciaron mamuts que vivieron hace un millón de años. El ADN antiguo ha abordado preguntas que van desde los orígenes de los primeros estadounidenses hasta la domesticación de caballos y perros, la expansión del pastoreo de ganado y las adaptaciones de nuestros cuerpos, o la falta de ellas, para beber leche. El ADN antiguo puede incluso arrojar luz sobre las cuestiones sociales del matrimonio, el parentesco y la movilidad. Los investigadores ahora pueden secuenciar el ADN no solo de los restos de humanos, animales y plantas antiguos, sino incluso de sus rastros dejados en la tierra de la cueva.

Más en AntropoUrbana:  Cinco consejos prácticos para escribir tu tesis

Junto con este crecimiento en la investigación, las personas han estado lidiando con preocupaciones sobre la velocidad con la que se muestrearon las colecciones de esqueletos de todo el mundo para detectar aDNA, lo que llevó a conversaciones más amplias sobre cómo se debe realizar la investigación. ¿Quién debe conducirla? ¿Quién se puede beneficiar o perjudicar y quién da su consentimiento? ¿Y cómo puede el campo volverse más equitativo? Como arqueóloga que se asocia con genetistas para estudiar la historia africana antigua, veo desafíos y oportunidades por delante.

Construyendo una mejor disciplina

Una señal positiva: los investigadores interdisciplinarios están trabajando para establecer pautas comunes básicas para el diseño y la realización de investigaciones.

En América del Norte, los académicos trabajan para abordar las desigualdades mediante el diseño de programas que capacitan a las futuras generaciones de genetistas indígenas. Estos programas ahora se están expandiendo a otras comunidades históricamente subrepresentadas en el mundo. En los museos, se están implementando las mejores prácticas para el muestreo. Su objetivo es minimizar la destrucción de los restos ancestrales, mientras obtienen la mayor cantidad de información nueva posible.

Pero queda un largo camino por recorrer para desarrollar y hacer cumplir las políticas de consulta comunitaria, muestreo ético e intercambio de datos, especialmente en las partes del mundo con recursos más limitados. La división entre el mundo en desarrollo y las naciones industrializadas ricas es especialmente marcada cuando se observa dónde se concentran los laboratorios de ADN antiguo, la financiación y las publicaciones de investigación. Deja menos oportunidades para que académicos de partes de Asia, África y las Américas se capaciten en el campo y lideren la investigación.

Más en AntropoUrbana:  ¿De dónde vienen los nuevos lenguajes?

El campo se enfrenta a desafíos estructurales, como la relativa falta de financiación para la arqueología y la protección del patrimonio cultural en los países de bajos ingresos, agravada por una larga historia de prácticas de investigación extractivas y el inminente cambio climático y la destrucción de sitios. Estos problemas fortalecen el sesgo regional en paleogenómica, lo que ayuda a explicar por qué algunas partes del mundo, como Europa, están tan bien estudiadas, mientras que África, la cuna de la humanidad y el continente con mayor diversidad genética, está relativamente poco estudiado, con deficiencias en arqueología, genómica y ADN antiguo.

Hacer de la educación pública una prioridad

La forma en que se interpretan y comunican al público los hallazgos paleogenómicos plantea otras preocupaciones. Los consumidores son bombardeados regularmente con anuncios de pruebas de ascendencia personal, lo que implica que la genética y la identidad son sinónimos. Pero las experiencias vividas y las décadas de investigación muestran que la ascendencia biológica y las identidades definidas socialmente no se relacionan tan fácilmente entre sí.

Yo diría que los académicos que estudian ADNa tienen la responsabilidad de trabajar con instituciones educativas, como escuelas y museos, para comunicar el significado de su investigación al público. Esto es particularmente importante porque las personas con agendas políticas, incluso los funcionarios electos, intentan manipular los hallazgos.

Por ejemplo, los supremacistas blancos han equiparado erróneamente la tolerancia a la lactosa con la blancura. Es una falsedad que haría reír a muchos pastores de ganado de África, uno de los múltiples centros de origen de los rasgos genéticos que permiten a las personas digerir la leche.

Más en AntropoUrbana:  El romance con la bicicleta

Inclinados en la mesa interdisciplinaria

Finalmente, hay una discusión sobre cómo los especialistas en diferentes disciplinas deberían trabajar juntos. La investigación del ADN antiguo ha crecido rápidamente, a veces sin suficientes conversaciones más allá de los laboratorios de genética. Este descuido ha provocado una reacción violenta de arqueólogos, antropólogos, historiadores y lingüistas. Sus disciplinas tienen décadas o incluso siglos de investigación que dan forma a las interpretaciones del ADN antiguo, y su labor hace posible los estudios paleogenómicos.

Como arqueóloga, veo la “revolución” del ADNa como una interrupción útil de nuestra práctica. Impulsa a la comunidad arqueológica a reevaluar de dónde provienen y dónde deberían descansar las colecciones de esqueletos ancestrales. Nos desafía a publicar datos arqueológicos que a veces solo se revelan por primera vez en los suplementos de los artículos de paleogenómica. Nos insta a tomar asiento en la mesa y ayudar a impulsar proyectos desde su inicio. Podemos diseñar investigaciones basadas en el conocimiento arqueológico, y podemos tener lazos más fuertes y a más largo plazo con los museos y las comunidades locales, cuya asociación es clave para hacer una investigación correcta.

Si los arqueólogos aceptan este momento que destaca el Premio Nobel de Pääbo y se inclinan hacia los cambios del mar que sacuden nuestro campo, los cambios pueden ser para mejor.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías