Dejar restos humanos en la Luna es religiosamente complicado

-

por JOANNE M. PIERCE y MATHEW SCHMALZ – Universidad de Holy Cross

El envío de restos humanos a la Luna en el primer módulo de aterrizaje lunar comercial, Peregrine 1, el 8 de enero de 2024, junto con instrumentos científicos, provocó una controversia.

Buu Nygren, presidente de la Nación Navajo, objetó y dijo que “la luna ocupa un lugar sagrado” entre los navajos y otras tradiciones tribales y no debería profanarse de esta manera. El interior del módulo de aterrizaje debía ser una especie de “entierro espacial” para los restos de unas setenta personas. Cada una de las familias había pagado más de 12.000 dólares por un monumento permanente en la Luna.

Como docentes de estudios religiosos que hemos impartido cursos sobre ritos de muerte, sabemos que los rituales de muerte en las religiones del mundo fueron moldeados por milenios de tradición y práctica. Si bien estas cenizas no llegaron a la Luna debido a una fuga de propulsor, su presencia en el módulo de aterrizaje planteó algunas cuestiones religiosas importantes: las creencias sobre la naturaleza contaminante del cadáver, la aceptabilidad de la cremación y el carácter sagrado de la Luna varían según las tradiciones.

Rituales de muerte y purificación judíos

En el antiguo judaísmo, se creía que ciertas actividades eran contaminantes y hacían que una persona no fuera apta para participar en oraciones y sacrificios de animales ofrecidos exclusivamente en el Templo de Jerusalén. Había muchas maneras en la que uno podía volverse ritualmente impuro, y cada nivel de contaminación se limpiaba mediante un rito de purificación apropiado. Se creía que el contacto directo con un cadáver humano causaba la forma más intensa de contaminación; incluso tocar a una persona u objeto que hubiera estado en contacto con un cadáver causaría un nivel menor de contaminación.

Después de que los romanos destruyeran el Templo en el año 70 E.C., la práctica religiosa judía cambió drásticamente, incluidas las reglas sobre la purificación. Hoy en día, después de un entierro o una visita a un cementerio, muchos judíos se lavan las manos para eliminar los espíritus o energías negativos.

Más en AntropoUrbana:  Las brujas de Pascua

En el judaísmo, los cuerpos de los muertos deben ser enterrados o sepultados en la tierra. La cremación de cuerpos humanos, rechazada durante siglos, se ha vuelto más popular, pero sigue siendo una opción controvertida debido a la antigua tradición de respeto por el cuerpo como creación de Dios: ser enterrado intacto y sin mutilaciones.

Rituales de muerte cristianos a lo largo de los siglos

Antes de que se desarrollara el cristianismo en el siglo I E.C., la religión civil romana hacía hincapié en la necesidad de separar a los vivos de los muertos. Los cadáveres o restos cremados eran enterrados fuera de las ciudades y pueblos: en la necrópolis, literalmente una ciudad de los muertos. Como en el judaísmo, cualquier visitante necesitaba una purificación posterior.

Como monoteístas, los cristianos rechazaban la creencia en los dioses y diosas griegos y romanos, incluida la diosa Luna o Selena. También se negaron a participar en actividades o rituales religiosos del estado romano basados en el politeísmo pagano. Décadas más tarde, después de que el cristianismo se convirtiera en la religión imperial oficial, los cristianos trasladaron los restos de personas que consideraban santas a pueblos y ciudades para volver a sepultarlos y facilitar su veneración dentro de las iglesias.

Durante el período medieval, los cristianos comunes deseaban ser enterrados cerca de estos santos en anticipación de la resurrección del cuerpo en la segunda venida de Cristo. Los cementerios alrededor de la iglesia fueron consagrados como «tierra santa». De esta manera, los cristianos creían que los difuntos podrían seguir beneficiándose de la santidad de los santos. Sus cuerpos eran considerados fuentes de bendición espiritual más que causas de contaminación espiritual.

Hoy en día, la cremación se considera cada vez más aceptable, aunque la Iglesia católica exige que los restos cremados no se dispersen ni dividan, sino que se entierren o se coloquen en otro lugar de los cementerios.

A diferencia de otras religiones, ni el judaísmo ni el cristianismo consideran que la Luna sea divina o sagrada. Como parte de la creación de Dios, desempeña un papel en el establecimiento de los calendarios religiosos. Tanto en los escritos espirituales judíos como cristianos, la Luna se utiliza como analogía espiritual: en el judaísmo, de la majestad de Dios, y en el cristianismo, de Cristo y la iglesia.

Más en AntropoUrbana:  El engañoso folklore sobre el origen de las comidas

Creencias islámicas sobre el entierro

La cremación está estrictamente prohibida en el Islam. Después de la muerte, el difunto es lavado ritualmente, envuelto en mortajas y llevado para entierro en un cementerio lo antes posible.

Después de una oración fúnebre, encabezada por un imán o un miembro de alto rango de la comunidad, se entierra al difunto –normalmente sin ataúd– con la cabeza orientada hacia la ciudad santa de La Meca. Se dice que el alma del difunto visita a sus seres queridos los días séptimo y cuarenta después de la muerte.

El Corán advierte contra el culto a la Luna, como se hacía en la cultura preislámica, porque el culto se debe únicamente a Dios.

En septiembre de 2007, cuando el primer astronauta musulmán de Malasia se preparaba para ir al espacio, la Agencia Espacial Nacional de Malasia publicó directivas religiosas sobre los rituales de entierro de los musulmanes en el espacio. Estas directivas decían que si no era posible traer el cuerpo de regreso, entonces sería «enterrado» en el espacio después de una breve ceremonia. Y si no había agua disponible en el espacio para los rituales ceremoniales, entonces se debía barrer “polvo santo” sobre la cara y las manos “incluso si no hay polvo” en la estación espacial.

Prácticas funerarias hindúes y budistas

El hinduismo es una religión diversa, por lo que las prácticas funerarias suelen variar según la cultura y el contexto. Lo más común es que la muerte y el período posterior a la muerte de una persona se asocien con la contaminación ritual. Por esta razón, el difunto debe ser incinerado dentro de las veinticuatro horas posteriores a su muerte.

La cremación del cadáver corta los lazos del alma, o atman, con el cuerpo, permitiéndole pasar al siguiente nivel de existencia y eventualmente reencarnar. Las cenizas se recogen y se colocan en una urna al tercer día después de la cremación y se sumergen en una masa de agua, idealmente un río sagrado como el Ganges.

Más en AntropoUrbana:  El primer político que se lavó las manos

Dentro del hinduismo, la Luna ha jugado un papel importante en la conceptualización de lo que les sucede a los muertos. Por ejemplo, los antiguos textos hindúes describen que los espíritus de los muertos virtuosos entran en Chandraloka, o el reino de la Luna, donde experimentan felicidad durante un tiempo antes de reencarnar.

En las muchas formas de budismo, la muerte brinda a los dolientes la oportunidad de reflexionar sobre la impermanencia de todas las cosas. Mientras que en el budismo tibetano existe la tradición del “entierro en el cielo”, en el que el difunto es desmembrado y abandonado a la intemperie, en la mayoría de las formas de budismo los muertos suelen ser cremados y, como en el hinduismo, el cadáver se considera contaminante de antemano.

En formas más antiguas de budismo en Nepal y el Tíbet, se entendía que la Luna estaba identificada con el dios Chandra, que viaja en un carro. La Luna es también una de las nueve deidades astrológicas cuyo movimiento proporciona información para calcular el futuro individual y colectivo.

Preguntas difíciles

En respuesta a la objeción de los navajos de que arrojar cenizas a la Luna era una contaminación, el director general de Celestis, la empresa que pagó las cápsulas que contenían las cenizas, emitió un comunicado subrayando que lanzar contenedores con cenizas humanas a la Luna es “la antítesis de la profanación; es una celebración”.

Al final, la cuestión es discutible. Peregrine 1 nunca logró su aterrizaje suave en la Luna debido a un mal funcionamiento del motor y su carga útil fue destruida después de ingresar a la atmósfera.

Sin embargo, a medida que más personas deciden enviar sus cenizas al espacio, es probable que surjan conflictos religiosos. La principal preocupación, y no sólo para la Nación Navajo, será cómo respetar todas las tradiciones religiosas mientras los humanos exploran y comercializan en la Luna. Todavía hoy sigue siendo un problema aquí en la Tierra.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías