Terramación

-

por BRITANY ROBINSON  

Frederick «Fritz» Weresch planeaba convertirse en profesor de matemáticas o en actor famoso. Era empático y diplomático, conocido por animar gentilmente a los estudiantes tímidos a hablar en clase. El estudiante de último año de secundaria amaba la música, aprendió a tocar el piano cuando era niño y recientemente había aprendido a tocar la guitarra.

También, según sus amigos, había hablado de querer ser compostado después de su muerte. Sus padres, Eileen y Wes Weresch, también querían esto para ellos. Simplemente nunca imaginaron que cumplirían los deseos de Fritz antes que los suyos.

Fritz, de 18 años, fue encontrado inconsciente el 30 de noviembre de 2022. Murió seis días después por causas desconocidas pero naturales, según su familia.

Sus padres todavía están atravesando la espesura del duelo. El “cerebro del duelo” hace que sea difícil recordar ciertos detalles sobre los meses transcurridos desde la muerte de Fritz, dice Eileen. Pero algo en lo que ella y su esposo se sintieron bien y confiados fue en su decisión de someter el cuerpo de Fritz al compostaje humano, también conocido como «reducción orgánica natural» o «terramación».

El compostaje humano es el proceso de convertir los restos humanos en suelo rico en nutrientes. Es una opción que evita las trampas ambientales de las prácticas más convencionales: la cremación libera dióxido de carbono y contaminantes del aire, y el entierro en ataúdes generalmente involucra químicos de embalsamamiento peligrosos y materiales no biodegradables.

Es una práctica que, según algunos, podría cambiar la industria del cuidado de la muerte de los Estados Unidos, valorada en 20.000 millones de dólares. Más del 52% de los estadounidenses están interesados en un “entierro ecológico”, según una encuesta de 2019 de la Asociación Nacional de Directores de Funerarias (NFDA).

Seis estados legalizaron el compostaje humano en los últimos cuatro años. El estado de Washington, donde viven los Weresch, fue el primero en legalizar el proceso en 2019.

“Hay algo de romanticismo”, dice Haley Morris, portavoz de Earth Funeral, una instalación de compostaje humano en Auburn, Washington. “Mucha gente quiere convertirse en un árbol”. Pero en la raíz de esta idea romántica hay algo que es cada vez más posible, explica Morris: «Que tu acto final sea bueno para la Tierra».

Cuando Fritz murió, Eileen y Wes se acercaron a Return Home, una empresa con sede en Seattle, para cuidar de sus restos y organizar una ceremonia de entrega. Su cuerpo fue colocado en un recipiente grande, blanco y reutilizable sobre un lecho de materiales orgánicos: paja, alfalfa y astillas de madera. Los seres queridos agregaron flores y notas a la mezcla. El mejor amigo de Fritz cortó su largo cabello negro rizado para ponerlo con Fritz, lo que provocó que otros asistentes también dejaran mechones de su cabello.

“Tenemos que estar allí y ser parte del proceso”, dice Eileen. “Nuestra cultura hizo que los cadáveres sean asquerosos o aterradores, y ese no es el caso”. Ella dice que algo no se siente bien al ver un cuerpo embalsamado. “Pero el cuerpo [de Fritz] se sentía tan bien. Podías sostener su mano, y se sentía como sostener su mano”.

Más en AntropoUrbana:  ¿Deberías irte o deberías quedarte?

Con el permiso de Eileen, Return Home capturó y compartió un video de la ceremonia en TikTok, donde tiene más de 600.000 seguidores.

“Lo primero y más importante que debemos hacer es ganarnos los corazones y las mentes”, dice Micah Truman, fundador de Return Home. Él dice que una forma de hacerlo fue normalizar y proporcionar explicaciones sobre el compostaje humano a través de las redes sociales.

El compostaje humano, o, como lo llama Return Home, «terramación», es típicamente un proceso de ocho a doce semanas, dependiendo del proveedor. Una vez que un cuerpo ha llegado a una instalación de compostaje humano, se coloca en un recipiente reutilizable. Algunos proveedores, como Return Home, ofrecen servicios funerarios o una ceremonia de «deposición», después de la cual se sella el recipiente y los microbios naturales comienzan a descomponer el cuerpo. La rotación del recipiente junto con un control cuidadoso de la temperatura y los niveles de humedad también ayudan al proceso. Los detalles varían según los proveedores, incluida la forma en que se manipulan los huesos. En Return Home, se eliminan después de un mes, se reducen a pequeños fragmentos y se devuelven al recipiente para que continúen descomponiéndose.

El suelo resultante, aproximadamente un metro cuadrado, puede usarse para plantar árboles, esparcirse en jardines o guardarse como la familia lo crea conveniente. Algunas familias optan por donar tierra a una reserva natural o a un proyecto de restauración de tierras, dice Morris, y agrega que Earth Funeral posee cinco acres en la Península Olímpica a donde envía la tierra donada.

Hasta hace poco, la mayoría de los estadounidenses estaban enterrados en ataúdes. El entierro del ataúd generalmente implica embalsamar el cuerpo con productos químicos, incluidos formaldehído, mentol, fenol y glicerina. Cada año, en los Estados Unidos, 800.000 galones de formaldehído se entierran con cuerpos embalsamados, según Green Burial Project. El formaldehído está catalogado como un probable carcinógeno humano por la Agencia de Protección Ambiental y, según un estudio realizado por el Instituto Nacional del Cáncer, los funerarios tienen una tasa significativamente mayor de leucemia mieloide.

Además de los productos químicos tóxicos, el entierro en ataúdes utiliza una gran cantidad de materiales (concreto, madera, acero) para un solo propósito, y luego se dejan en el suelo. El uso de la tierra es otra preocupación. Los cementerios usan tierras que de otro modo podrían ofrecer hábitat natural a animales salvajes o viviendas para humanos, cubriendo esas hectáreas con monocultivos de césped tratados con petroquímicos. El espacio para hacer esto, especialmente cerca de las ciudades densamente pobladas, se está volviendo escaso. Un funeral tradicional con un entierro en un ataúd también es costoso. El costo medio en 2021 fue de $7848, según la NFDA.

Más en AntropoUrbana:  Antropología que transforma (tu vida, primero)

Hoy en día, un poco más de estadounidenses optan por la cremación, una opción más barata y que requiere menos terreno que el entierro, pero que tiene sus propios problemas. El impacto de la quema de cadáveres en la calidad del aire fue noticia en 2020 cuando el condado de Los Ángeles se vio obligado a suspender los límites en la cantidad de cremaciones debido a la acumulación de cuerpos por la pandemia de coronavirus. Esos límites existen porque la cremación libera contaminantes del aire, incluidas partículas. La mayoría de estos se filtran mediante sistemas de postratamiento, pero la cremación todavía emite alrededor de 573 libras de dióxido de carbono, el equivalente a un viaje en automóvil de 300 kilómetros, por cadáver.

Desde una perspectiva financiera, el compostaje humano generalmente cuesta menos que el entierro en un ataúd y más que la cremación. El precio estándar de Return Home es de $4.950.

Eileen Weresch escuchó por primera vez sobre el compostaje humano en un segmento de NPR en 2019. Investigó el proceso y, esa noche, lo mencionó mientras comía fajitas de pollo con su familia.

“Estaba fascinada”, dice Eileen. “Hablamos sobre cómo es la captura de carbono en lugar de la emisión de carbono; cómo está volviendo a nuestras raíces”. Y así se decidió: Eileen y Wes querían someterse a compostaje humano cuando murieran. Eileen recuerda que Fritz «también estaba muy metido».

Fritz era donante de órganos. Mientras Wes y Eileen velaban los últimos días de su hijo con soporte vital, escucharon de varios de los amigos de Fritz. Querían que los padres de Fritz supieran que él les había dicho que quería que su cuerpo fuera compostado cuando muriera. Esos amigos, junto con cientos de compañeros de clase y seres queridos, se alinearon en los pasillos del hospital para la «caminata de honor» de Fritz, cuando Fritz fue llevado en silla de ruedas a la sala de operaciones donde se prepararon sus órganos para la donación.

“Creo que en el futuro, la ciencia médica demostrará que al menos un aspecto de lo que llamamos ‘amor’ reside en nuestro cuerpo físico y en nosotros mismos”, dijo Eileen a quienes se habían reunido para despedirse. Después de la muerte de Fritz, su cuerpo fue transportado a Return Home.

Truman, el fundador de Return Home, era un inversionista cuando escuchó por primera vez sobre el compostaje humano. Había estado buscando un nuevo enfoque en la vida. “Llegué a la conclusión de que el crecimiento infinito en un mundo finito es una locura”, dice. Quería construir una empresa en la que «cuanto más grande sea, mejor será el mundo».

Más en AntropoUrbana:  Un fanzine de antropología

Después de escuchar por primera vez sobre el compostaje humano, no podía dejar de pensar en ello. Al principio, le pareció extraño. Pero cuanto más hablaba con las personas a las que les encantaba la idea de convertirse en tierra después de la muerte, mejor entendía el atractivo. “Lo ames o lo odies”, dice, “esta idea vivirá en tu cabeza sin pagar alquiler. Yo sólo tenía que hacerlo.» Abrió Return Home en junio del 2021.

Rob Goff, director ejecutivo de la Asociación de Directores de Funerarias del Estado de Washington, dice que reciben llamadas de todo el mundo, de personas que quieren saber más sobre el compostaje humano, que se estima que se convertirá en una industria de mil millones de dólares. Las funerarias tradicionales en Washington están respondiendo a esta demanda, muchas de las cuales han agregado el compostaje humano como un elemento de línea, trabajando con los proveedores para transportar los cuerpos a sus instalaciones.

El compostaje humano, tal como lo practican empresas emergentes como Return Home, no es la única forma de disminuir la carga ambiental del cuidado de la muerte, dice Carlton Basmajian, urbanista y autor de Planning for the Deceased. El proceso de terramación se entiende mejor como una alternativa a la cremación porque el cuerpo se descompone en una instalación y los restos se entregan a la familia al final del proceso. Él dice que ve más prometedores en los llamados entierros «naturales» o «verdes», lo que implica la designación de terrenos para el entierro de cuerpos sin productos químicos ni ataúdes. Muchos de estos sitios, incluido uno al que se acercó Eileen, solo permiten entierros durante los meses más cálidos cuando el suelo es blando.

“[El entierro natural] tiene el potencial de permitirnos preservar y rehabilitar áreas más grandes de tierra”, dice Basmajian.

Truman dice que cree que el proceso de Return Home les da a las familias más tiempo para llorar, en comparación con las antiguas tradiciones de la industria funeraria. Con el compostaje humano, las familias pueden visitar el recipiente de su ser querido durante la descomposición. Pueden llamar y verificar cómo va el proceso. La industria funeraria tradicional, dice Truman, ha convertido el duelo en un proceso de 48 horas, pero a muchos les parece insuficiente. “Nos duele, y lo hacemos durante mucho tiempo”.

En febrero, más de dos meses después de la muerte de Fritz, Eileen recibió una llamada notificándole que el cuerpo de Fritz había completado su transformación en tierra. Ella y su esposo ahora están haciendo planes para distribuir sus restos a sus seres queridos y construir un jardín conmemorativo en su honor.

Fuente: Yes/ Traducción: Alina Klingsmen  

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías