Bajo el sol de Bagdad

-

por JULIETTE DUCLOS-VALOIS – Escuela de Estudios Superiores en Ciencias Sociales

Durante una breve visita a Irak en pleno verano de 2023, Volker Türk, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, declaró: “La era de la ebullición global ciertamente ha comenzado”. Era una afirmación que ningún bagdadí cuestionaría. En la capital iraquí, los veranos se extienden a lo largo de siete meses, caracterizados por un clima cálido y árido con luz solar intensa y temperaturas que pueden superar los 50°C. El clima no es sólo un telón de fondo para los habitantes de la ciudad. Es un aspecto fundamental de su existencia, una cuestión de preocupación, atención, ocupación y ociosidad que afecta a toda la organización de la vida social y conduce a la politización de su situación.

Nubes

En Bagdad, la primavera casi ha desaparecido, llevándose consigo la característica sensación de dulzura. Los habitantes sólo disponen de unas pocas semanas de respiro entre el invierno y el temido verano. Antes de poder disfrutar realmente del buen tiempo, el calor envuelve la ciudad y el sufrimiento llega. Mohammed, un amigo de unos treinta años que nunca ha salido de la capital, explica por qué odia tanto esta época: “Todo se vuelve más complicado. Cuando sales, rápidamente sientes mucho calor; a las 9 de la mañana ya estás sudando profusamente. No puedes disfrutar de nada. No puedes dar un paseo tranquilo, tomarte tu tiempo”.

El malestar que siente Mohammed es común a todos los habitantes. Las altas temperaturas afectan, en primer lugar, al cuerpo. El organismo se cansa de desplegar mecanismos termorreguladores para combatir el calor agresivo. Los cuerpos gotean sudor, la ropa se empapa y se pega. La mezcla de transpiración, contaminación y polvo de la ciudad forma una capa desagradable en la piel, haciendo que las personas se sientan permanentemente sucias y malolientes. Al mismo tiempo, tienen la impresión de asfixiarse. Esta sensación de falta de aire es provocada por la aceleración de la respiración, ya que el organismo, enteramente centrado en mantener una temperatura corporal normal, consume más energía para realizar esta acción vital. Cuando se ve abrumado, surgen patologías relacionadas con el calor. Cada año, cientos de residentes de Bagdad (especialmente los más vulnerables, como mujeres embarazadas, ancianos, niños pequeños y personas con enfermedades crónicas) sufren dolores de cabeza, mareos, malestar, piernas hinchadas y doloridas, calambres, deshidratación e insolación, que incluso puede provocar la muerte.

En estas condiciones de cansancio físico, las personas tienen que hacer un esfuerzo extra para realizar las actividades cotidianas. El exterior se convierte en una zona inhóspita, como señala Mohammed, y resulta difícil moverse por la ciudad durante el día o tener que ponerse al sol. Con pocos espacios verdes, una densa urbanización de cemento y altos niveles de contaminación del aire, Bagdad cuenta con docenas de islas de calor. Incluso dentro de la casa, el calor es inevitable, ya que la mayoría de los materiales de construcción ofrecen un aislamiento deficiente.

El déficit de sueño acumulado a lo largo de las noches perturbadas y el cansancio provocado por el calor durante el día reducen la capacidad de las personas para concentrarse y, por tanto, ser productivas. Mustafa, otro amigo de la capital de poco más de veinte años, no soporta el estado en el que se encuentra durante el verano: “Sólo quiero tumbarme y no hacer nada. Como todo el mundo, estoy exhausto incluso antes de empezar el día”. Como subraya, el calor impone un ritmo más lento, lo que muchos habitantes perciben como una pérdida de tiempo. Su vida cotidiana ya está saturada de obligaciones sociales y el contexto iraquí les obliga a multiplicar actividades para sobrevivir o abrirse perspectivas de futuro. Para seguir adelante durante el verano, tienen que redoblar el valor.

Las relaciones sociales también se ven afectadas. A todo el mundo le falta paciencia. Es necesario ir directo al grano y no perderse en titubeos interminables. Mohammed, que prefiere reírse, describe divertido el ambiente que se vive en la ciudad durante el verano: “La comunicación se vuelve muy difícil. Todos están estresados y las discusiones pueden comenzar en un instante. Especialmente en la carretera, ves a los conductores gritándose unos a otros por nada”. La expresión harra ouffny (literalmente “déjenme en paz, hace demasiado calor”) resume perfectamente el estado de ánimo de la población.

Más en AntropoUrbana:  Un mejor futuro para la tecnología médica

Soluciones improvisadas

La disolución del ciclo estacional perturba el organismo y los ritmos de vida, pero los bagdadíes dirán que se han acostumbrado a un verano de sufrimiento. Todo el mundo ha encontrado formas de remediar los problemas relacionados con el clima que les afectan. A través de diversas soluciones improvisadas, han aprendido a vivir con el calor para restablecer al menos cierta continuidad en sus actividades cotidianas.

Los sistemas de refrigeración se están convirtiendo en un accesorio doméstico imprescindible. Hace apenas unos años, los ventiladores de techo y los simples refrigeradores de aire (moubarridah) eran suficientes para hacer que las habitaciones fueran cómodas, pero hoy en día, las altas temperaturas los vuelven ineficaces, ya que los primeros simplemente soplan aire caliente y los segundos simplemente reemplazan el aire frío con vapor caliente. Como indica Mohammed: “Ahora, las familias harán todo lo posible para instalar aires acondicionados divididos [siplette]”. Estas bombas de calor aire-aire son más eficientes energéticamente que los sistemas de refrigeración por agua. Se ha desarrollado un mercado próspero que ofrece unidades básicas por alrededor de 150 dólares, pero el precio sigue siendo demasiado alto para la mayoría de los hogares modestos. Sin acceso a este nuevo dispositivo, la gente se queda con los refrigeradores de aire y debe soportar los inconvenientes asociados: después de meses de inactividad, el dispositivo emite un olor a moho y una ráfaga de humedad “que te pega a la silla”, como recuerda Mohammed.

El frigorífico es otro elemento imprescindible de la vida doméstica. Expuesto al calor, todo se degrada rápidamente. Por eso, la gente coloca en su interior alimentos, medicinas, cremas, maquillaje y cigarrillos. Pero quizás lo más importante es que el aparato garantiza el acceso a agua fría. Durante los períodos calurosos, todo el mundo se mantiene atento a mantenerse hidratado. El aire acondicionado y los refrigeradores hacen que el calor sea soportable, lo que los convierte en representaciones literales y simbólicas de comodidad, hasta el punto de que los futuros suegros se esfuerzan por garantizar su presencia en el hogar de un futuro yerno.

Además de este equipo, las personas tomarán múltiples duchas para bajar temporalmente su temperatura corporal y deshacerse de la capa de sudor y polvo que se forma en la piel cada vez que salen. Pero en un país donde el sistema público de abastecimiento de agua falla regularmente, incluso esta práctica ordinaria se ve perturbada por las altas temperaturas. Para hacer frente a los suministros intermitentes, la gente almacena agua en tanques en los tejados. Bajo el sol abrasador, estos tanques se convierten en teteras naturales de las que vierte agua hirviendo. Por tanto, las duchas sólo son posibles cuando la red distribuye agua fría. O, dependiendo de la distribución de la vivienda, el agua del depósito se puede mezclar con el agua de la caldera, que se mantiene fría ya que nunca es necesario encenderla en este momento.

Afuera es más difícil protegerse del calor. Los comerciantes son los primeros afectados. En las tiendas, algunos han instalado enfriadores de agua, mientras que otros utilizan ventiladores, a veces ingeniosamente equipados con un paño húmedo. Mientras tanto, los vendedores ambulantes instalan paraguas y, en las calles más transitadas, no es raro ver sistemas de nebulización improvisados.

En el cenit del sol, moverse es casi insoportable. Los habitantes tienen poco margen de adaptación: cambian el horario de las actividades que pueden desplazarse y/o optan por medios de transporte menos agotadores. Cada viaje está sujeto a una valoración entre la distancia a recorrer y la importancia del trayecto para optimizar las salidas y mantener al mínimo los costes energéticos. Por ejemplo, los viajes de compras o las visitas a los seres queridos suelen realizarse temprano en la mañana o al final del día. Lo mismo se aplica a todos aquellos que realizan trabajos físicos al aire libre, como los trabajadores de la construcción que trabajan de noche. Caminar es agotador. En las horas más calurosas, algunas aceras están desiertas. Quienes solían desplazarse a pie tienen que conformarse con las pocas rutas de autobús, tuk-tuk o taxis, aunque esto suponga una presión para los presupuestos de las familias más modestas.

Más en AntropoUrbana:  Un punto en la red de la vida

El coche sigue siendo el medio de transporte preferido por la mayoría de la población. El aire acondicionado, una opción que todo el mundo persigue, hace que los viajes sean más llevaderos, pero sólo si la gente opta por modelos más recientes. De lo contrario, a medida que pasan las horas en los atascos, el aire acondicionado, con un gesto burlón, empieza a soplar aire caliente, recordando a los conductores que cualquier respiro dura poco. Al mismo tiempo, todos deben tener cuidado de no estacionar sus automóviles bajo la luz solar directa sin protección. Si lo hacen, la cabina se convierte en un horno, el volante y los asientos en un brasero, y las pantallas táctiles integradas son propensas a fallar.

Todos estos ajustes a veces no son suficientes para que el calor sea tolerable todos los días. En muchos casos, las personas optan involuntariamente por restringir sus movimientos a aquellos que son necesarios, especialmente para trabajar. Las altas temperaturas obligan a las personas a quedarse en casa, alejándolas de la ciudad y limitando en general la interacción. Mustafa lamenta el hecho de que, en esta época del año, ve menos a sus amigos y juega menos al fútbol. El propio Estado parece abrumado por el problema y opta por inmovilizar a los habitantes. Cuando las temperaturas superan los 50°C, el gobierno concede días festivos.

Por último, para limitar las perturbaciones, la vida cotidiana de las personas está salpicada de gestos para preservar, mantener o reparar todo aquello que el calor pueda afectar. Mantener una forma de continuidad también exige anticipación y preparación. Antes de que llegue el verano, muchas personas realizan mantenimientos a los aires acondicionados y a los coches; comprueban que sus diversos accesorios (ventiladores, fundas protectoras, cualquier cosa que pueda dar sombra) estén listos o compran otros nuevos. Al final de cada temporada, se reparan los elementos dañados para el año siguiente, como las juntas de alquitrán de los tejados, que periódicamente se derriten bajo los rayos del sol.

Infraestructuras

Como me explica Mohammed, comentar el tiempo del día suele servir como introducción a las conversaciones. Pero, muy rápidamente, quejarse del calor desemboca en críticas al gobierno y a la clase política. Aunque la población consigue soportar los largos meses de verano a fuerza de bricolaje, considera que estas soluciones son insatisfactorias y no sostenibles a largo plazo. Dan una extensión a los problemas que encuentran. Los residentes vinculan la habitabilidad de la ciudad con la ocupación estadounidense, la guerra que la acompañó y la destrucción que provocó. También lo asocian con la incapacidad de los sucesivos gobiernos para restablecer la continuidad de los servicios, culpando a la corrupción estatal, el control de ciertos sectores por parte de organizaciones milicianas y la injerencia iraní. Para ellos, el calentamiento global y cómo les afecta apunta a un problema político de gobernanza y gestión.

El verano revela la fragilidad de las infraestructuras. Durante este tiempo, el fallo de las redes de agua, electricidad y tráfico es aún más grave para los residentes de Bagdad. A la espera de que mejore la situación general, se han desarrollado soluciones intermedias subcontratadas. Durante todo el año, la electricidad se distribuye de forma intermitente. Pero en verano, cuando el consumo aumenta bruscamente con el uso del aire acondicionado, la red eléctrica es aún menos capaz de cubrir la demanda de los casi ocho millones de habitantes de la ciudad. Además, el mal estado de la red provoca numerosos cortocircuitos e incendios, cuya reparación tarda varios días.

Más en AntropoUrbana:  Terramación

Así, para restablecer el acceso continuo, ha surgido un negocio paralelo de suministro de generadores eléctricos. Los barrios ahora están equipados con decenas de ellos y todas las casas están conectadas a ellos, ya que la única solución disponible es una combinación de la red pública y generadores privados. Pero esta respuesta colectiva al problema de la intermitencia representa un costo significativo en los presupuestos de los hogares. Los propietarios de generadores obtienen combustible del estado a una tarifa preferencial, pero aún cobran a los usuarios una cantidad exorbitante por la electricidad: hasta $15 por amperio en el verano, cuando la mayoría de las familias necesitan al menos cinco amperios por mes para operar un aire acondicionado y otros dispositivos electrónicos. Así, las facturas mensuales pueden llegar a los 100 dólares, lo que significa que las personas más modestas tienen que buscar otros lugares para recortar sus gastos domésticos, como los de cuidados o alimentos. Desafortunadamente, no hay forma de negociar precios de electricidad más bajos. Como me explica Mustafa, el comercio de la electricidad no está exento del control de las milicias, que a menudo intentan aprovechar el fracaso del Estado para imponer sus pretensiones de administración vecinal y ganar dinero. Además, se esfuerzan por preservar su monopolio prohibiendo toda forma de competencia. Por ejemplo, uno de los amigos de Mustafa tuvo que renunciar a la idea de instalarse en el mercado después de que uno de ellos amenazara con volar su casa.

Numerosos estudios realizados por académicos, organizaciones no gubernamentales locales e internacionales y agencias de la ONU proponen proyectos de amplio alcance para rehabilitar la ciudad, reducir el calor y hacer la vida cotidiana más habitable para sus habitantes, pero enfrentan varios problemas de implementación. Sólo unas pocas iniciativas compensatorias logran llevarse a cabo. Por ejemplo, varias ONG iraquíes llevan a cabo programas de plantación de árboles en la ciudad para aliviar un poco el calor. Sin embargo, como las autoridades competentes no establecen ningún sistema de seguimiento de estas acciones en los espacios públicos, en particular para el riego de las plantas, las iniciativas quedan confinadas a zonas específicas, normalmente escuelas o lugares de gestión colectiva. El nuevo gobierno también ha intentado abordar los problemas del calor con nueva infraestructura pública. Por ejemplo, no hace mucho, se eliminaron numerosos puestos de control, muros de hormigón y barreras y se reabrieron y reconstruyeron varias carreteras en un intento de facilitar el flujo del tráfico. Pero estos esfuerzos limitados no abordan los problemas “reales” que enfrenta la mayoría de los iraquíes. Mohammed resume perfectamente el sentimiento compartido por muchos: “¡Han colocado farolas y adornos eléctricos en todos los barrios elegantes! Eso es genial, pero ¿se acabarán los apagones en el lugar donde vivo? ¡Diablos, no!”.

Mientras esperan mejores alternativas e iniciativas gubernamentales genuinas, los residentes de Bagdad no tienen más opción que seguir confiando en sus modestas soluciones improvisadas. Sin embargo, sus esfuerzos por mitigar los problemas relacionados con el calor a menudo les perjudican. Al resolver ciertos problemas temporales, también contribuyen a mantenerlos y crear otros nuevos. La circulación densa, el aire acondicionado, los generadores eléctricos, las bombas de agua y otros aparatos producen calor y contaminación acústica y olfativa constante, lo que hace que la situación sea aún más perjudicial para los residentes.

Ciertamente, el dinero puede comprar comodidad, pero siempre a través de medidas provisionales individuales y, por ahora, sin influencia para remodelar la ciudad y mejorar colectivamente la situación. Las demandas por el derecho a una vida digna expresadas por la revolución de Tishreen fueron reprimidas violentamente y no condujeron a los cambios que esperaban los manifestantes. Sin embargo, la movilización colectiva no está exenta de consecuencias. Sin lugar a dudas, plantea la amenaza de una futura reincidencia para la clase política, que sólo puede evitarse si logra liberar la vida cotidiana de sus habitantes de las limitaciones que la congestionan.

Fuente: AAA/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías