Cómo hacer un podcast de antropología

-

por HEID JERSTADT – Universidad de Edimburgo  

¿Te dedicas a la antropología y estás considerando hacer podcasts? Entonces esta publicación es para ti.

El sonido es ampliamente accesible, transmite matices de emoción, atmósfera y tensiones de maneras que resultan onerosas con el texto, y actualmente los podcasts son un medio bastante democrático, es decir, la autoedición gratuita para cualquier persona con acceso a un dispositivo de grabación e Internet.

Hay muchos recursos en línea (por ejemplo, CEU Podcasts) y nada como aprender haciendo, siempre que tengas los principios técnicos y éticos a mano. Cubriré algunos de los conceptos básicos aquí.

Principios éticos

Al planificar un podcast, hay que tener en cuenta un par de cuestiones de ética de la prensa. La colocación de productos y otros tipos de publicidad «en texto» socavarán la confianza de tus oyentes en tu contenido, independientemente de las regulaciones de tu país. Algunas personas monetizan los podcasts, en cuyo caso los anuncios claramente delimitados con una voz diferente están bien, aunque sean tediosos para los oyentes. Además, ten cuidado de no decir cosas negativas sobre otras personas, ya sean colegas o participantes de la investigación; los podcasts que pueden transmitirse por radio deben cumplir con los estándares éticos de los medios de radiodifusión y las declaraciones negativas sobre personas específicas (o grupos, pero no debería ser necesario mencionarle esto a antropólogos) no están bien, a menos que las personas específicas tengan la oportunidad de responder. Si tu podcast tiene un formato de entrevista, como presentador debes controlar a tu invitado o tomar nota sobre la edición de contenido inapropiado (por ejemplo, «mis estudiantes son tan estúpidos» o «el jefe de departamento x aceptó dinero para contratar a y»). El podcasting se encuentra en un espacio entre los medios de difusión tradicionales y las redes sociales, y es mucho más una declaración pública que una conversación privada.

Si utilizas material del trabajo de campo en tu podcast, el anonimato puede ser un problema. No incluir un nombre no es suficiente para anonimizar a una persona cuya voz se está grabando. Incluso si está en un idioma raro, o las personas con las que trabajas no están en línea, Internet es global, e incluso sin el reconocimiento de voz de IA, un ser humano puede reconocer una voz con un alto nivel de precisión, y cada gobierno/servicio de inteligencia está en línea. Por lo tanto, cualquier extracto de entrevista directa necesita un nivel de consentimiento diferente al de otro material de investigación. Alternativamente, hay dos opciones principales: distorsionar la voz con un programa de edición (pero necesitas saber lo que estás haciendo para que no se pueda revertir fácilmente) o usar otra voz para grabar la cita. Cualquier escrúpulo que puedas tener sobre el uso de una voz narrativa en ruso cuando la cita era uigur queda entre ti y tu conciencia etnográfica. Todo lo que diré es que consideres a tu audiencia.

Más en AntropoUrbana:  Antropología del ritmo

Como siempre cuando se trata de ética, esta no es una descripción general completa, sólo algunos peligros potenciales a tener en cuenta.

Principios técnicos

Para hacer un podcast se necesita algo de equipo, pero es un umbral bajo y muchos antropólogos ya tienen equipo de grabación de sonido. Si su grabadora tiene la calidad de un zoom H1 o superior (con un protector contra el viento, la cubierta negra y esponjosa para la parte del micrófono), entonces puedes grabar con calidad decente. El volumen debe estar entre -12 y -24 dB (como se ve en la pantalla de la grabadora), y alrededor de -16 está bien. Una grabadora de sonido nueva no debería costar mucho más de cien euros (no sé cómo son los precios fuera de Europa. ¿Aparentemente son más caras en Brasil? Si es así, supongo que estarás en Sao Paulo y conseguirás que el departamento pague por ella) y debería durar mucho tiempo. Opta por baterías recargables.

A diferencia de las grabaciones de investigación, el entorno sonoro es importante en un podcast. Los ladridos de los perros, los aullidos de los depredadores, el crepitar del fuego (sí, hice trabajo de campo en una aldea) son atmosféricos; las peleas de los vecinos quizás no lo sean tanto (y es complicado en cuanto a consentimiento). Cualquier sonido uniforme, como el de un frigorífico o el de una autopista, se puede eliminar durante la edición, pero una regla general es hacer siempre lo que se pueda para minimizar la necesidad de editar. Sonidos como el crujido de un papel o el golpeteo de un bolígrafo y un golpe en una mesa pueden resultar realmente frustrantes al editar un archivo de sonido sin perder el contenido. Así que asegúrate de escuchar estos sonidos y usa siempre auriculares. Pueden ser solo auriculares, pero realmente necesitas saber si la batería está agotada, la tarjeta SD llena o algún otro factor inesperado que signifique que pierdas la grabación o que el sonido no se pueda utilizar.

Más en AntropoUrbana:  Un reality show sobre antropólogos abandonados en una isla

Una vez que hayas grabado tu brillante material, Audacity es un programa de edición gratuito disponible en todos los sistemas operativos. Los recursos vinculados anteriormente son útiles para editar en Audacity. Puedes pasarte la vida editando sonido, por lo que te recomiendo dedicar tiempo a la preparación para minimizar la necesidad de editar.

Puedes usar tu propia voz para la introducción (recuerda incluir tu nombre, el nombre del podcast e información general importante al principio y al final) y la narración. Un podcast no es como notas de campo, estás contando una historia. La historia puede ser una viñeta etnográfica, siempre que tenga una estructura narrativa clara o al menos una fuerte dosis de atmósfera y algo de conflicto. Recuerda, puedes escuchar las emociones en una voz y esto funciona de varias maneras: tu audiencia puede escuchar si estás triste o si tienes un mal día. En algún lugar tengo un minidisco con material de después de que mi clase acababa de visitar Auschwitz cuando teníamos dieciséis años, y se pueden escuchar emociones fuertes en las voces de los compañeros que estaba entrevistando. Sin embargo, haz que las cosas malas sean interesantes, a través del humor, una estructura narrativa, un conflicto, imágenes (descritas) o un misterio cuya solución se revele hacia el final del programa.

En audio no es posible que alguien escanee y salte hacia adelante, por lo que debes mantener una calidad uniforme del contenido. Los podcasts suelen durar entre veinte y cuarenta minutos, pero fácilmente podrían ser más cortos. Si tienes diez minutos de excelente material, tal vez todo lo que necesites es una pequeña introducción y una conclusión para ponerlo entre corchetes y listo. Si quieres ser realmente elegante, puedes hacer un jingle, pero ten cuidado con la música con derechos de autor: usa sonidos o música de freesound.org y verifica la licencia.

Más en AntropoUrbana:  La antropología como experiencia de usuario y como herramienta educativa

Un podcast o serie de programas podrá salir online una vez que lo tengas listo, si cumples con los requisitos de iTunes será posible difundirlo a través del enlace RSS de donde lo tengas (por ejemplo en tu web o la de tu institucional) a Podtail, Podbean, Player.fm, etc., etc. Ten cuidado con Spotify, parece que se están moviendo hacia la propiedad cerrada de los podcasts, que no están disponibles abiertamente en otras aplicaciones y sitios. También puedes considerar transmitirlos en una estación de radio local, ya sea en tu sitio de campo o cerca de tu institución, como otra forma de difundir el contenido.

Como ocurre con cualquier medio, escuchar a otros es una buena forma de aprender a hacerlo bien. Algunos ejemplos de contenido de alta calidad son el podcast Mothers of Invention (sobre el cambio climático) e Invisibilia (realizado por NPR, con voz narrativa y citas de entrevistas). Estas son producciones que requieren muchos recursos, pero son útiles para inspirarse sobre cómo se pueden hacer las cosas.

Es posible que descubras que la voz es más satisfactoria que la palabra escrita (también se consume de manera diferente) y hay una facilidad para hablar que creo que se siente menos como un trabajo. Pero no es para todos.

¡Diviértete!

Fuente: AllegraLab/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías