Vientos embrujados

-

por AMELIA SOTH

En un pequeño pueblo de Suiza, el viento comienza a cambiar. El cielo se aclara a un azul cristalino; el aire se vuelve balsámico. Un banco de nubes esponjosas comienza a enroscarse sobre los picos de las montañas hacia el sur.

Es tan perfecto como una postal, pero para algunas personas en el pueblo de abajo, significa un desastre. Estos son los signos de un Foehn entrante, un viento cálido y seco que se rumorea que trae una gran cantidad de síntomas misteriosos en la espalda: migrañas, depresión, confusión, mayor riesgo de accidentes y más.

Muchos son inmunes a los efectos del Foehn (föhn), pero quienes lo padecen se consideran föhnfühlig, “sensibles al Foehn”. Incluso hay informes meteorológicos especiales destinados a los sensibles, que advierten que se avecina un viento inquietante.

En 2007, la antropóloga Sarah Strauss entrevistó a los habitantes de Leukerbad, un pueblo suizo, para conocer sus experiencias con los Foehn. Mientras que algunos de sus entrevistados descartaron las historias como nada más que hipocondría, un comentarista le dijo: “Estuve en Lucerna durante tres años y siempre podía decir, a las 6 o 7 de la mañana, en mi habitación, ‘hoy es Foehn’; esto porque ya había escuchado las sirenas de la policía y de la ambulancia al menos dos o tres veces, y entonces podías decir con seguridad, oh, hoy es el clima de Foehn”.

Sin duda, el viento tiene efectos físicos obvios que podrían explicar el aumento del estrés de los residentes. Un relato de una investigación de 1911 captura el drama de un Foehn: “Si es verano, la atmósfera se vuelve sofocantemente calurosa, si es invierno, el aire helado y agudo se vuelve suave y cerrado. Este viento sopla a menudo con gran violencia, y si no se cierran rápidamente las ventanas, todo en la casa se cubre rápidamente con una espesa capa de polvo. El corredor de esquí contempla consternado la desaparición completa de la nieve, en unas pocas horas, de la laderas de montaña; mientras que el patinador ve el hielo convertirse en agua bajo sus ojos”.

Más en AntropoUrbana:  Nunca se sabe cuándo empieza una investigación

Agita los lagos, forma olas salvajes y amenaza con arrancar los techos de las casas. En el verano, puede sembrar incendios forestales esparciendo chispas; en invierno, su repentino calor puede desencadenar avalanchas.

Entonces, ¿se puede explicar la enfermedad de Foehn por la tensión de estar sujeto a un clima impredecible? ¿O es algo más específico, como exposición a cambios repentinos en la presión barométrica, tal vez? Las causas subyacentes son misteriosas y algunos científicos dudan de que el vínculo sea algo más que el poder de la sugestión.

Curiosamente, sin embargo, la enfermedad de Foehn es un fenómeno transcultural. El Foehn de Suiza ha dado su nombre a toda una categoría de vientos; el término «foehn» ahora abarca cualquier viento que barre a sotavento de una cadena montañosa trayendo aire seco y cálido. Y muchos foehns están ligados a síntomas psicológicos similares, dondequiera que soplen.

En Argentina, el Zonda seco y polvoriento es conocido como un “viento de brujas” que trae insomnio y depresión. El folclore polaco sostiene que el salvaje viento Halny de los Cárpatos Occidentales “lleva la locura”. El viento foehn que sopla sobre Canterbury, en Nueva Zelanda, se conoce en maorí como Te Hau Kai Tangata, «el viento que devora a la humanidad», y está asociado con el aumento de las tasas de criminalidad y las hospitalizaciones.

Los infames vientos de Santa Ana también comparten muchas cualidades con los vientos de Foehn; sus efectos perturbadores fueron inmortalizados por Joan Didion, quien escribió: “No he oído ni leído que venga un Santa Ana, pero lo sé, y casi todos los que he visto hoy también lo saben. Lo sabemos porque lo sentimos. El bebé se inquieta. La criada se enfurruña. Vuelvo a encender una discusión menguante con la compañía telefónica, luego corto mis pérdidas y me acuesto, entregada a lo que sea que esté en el aire. Vivir con Santa Ana es aceptar, consciente o inconscientemente, una visión profundamente mecanicista del comportamiento humano”.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué sentido tiene la educación cuando no hay futuro?

Proverbialmente, «viento» a menudo se refiere a lo que no podemos controlar: «los vientos de cambio», «lanzar la precaución al viento» y «sembrar viento, cosechar tempestades». Vivir con Foehn, tal vez, es tener una experiencia íntima de esa naturaleza salvaje indomable: ser arrojado por el viento.

Fuente: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías