Hablando como un nene

-

por SIMON THEOBALD – Universidad Nacional Australiana

Al prepararme para el trabajo de campo, tomé una clase de capacitación en idiomas con Piers Kelly. Si bien Piers hablaba más específicamente sobre el aprendizaje en un contexto en el que un idioma no se había escrito antes o tenía recursos muy limitados, creo que hubo una buena conclusión para cualquier estudiante de un segundo (o tercero, o más…) idioma: en algún momento sonarás como “como un nene”. Es decir, habrá un momento en que tu lenguaje será torpe, te equivocarás con regularidad, quizás hasta con gracia. Pero esto puede ser útil. Así que aguanta.

Esta fue sin duda mi experiencia. Cuando llegué a Irán, pasé aproximadamente seis meses haciendo un curso intensivo de idiomas y, sin duda, fue duro. Probablemente pasé los primeros tres meses sin nada más que comandos básicos, tratando de comprar frutas y verduras con un vocabulario limitado, conjugando mal los tiempos y las palabras de tiempo, y básicamente haciendo el ridículo.

Mejorando…

Pero cuanto mejor aprendí farsi, más alto se elevaba el listón. Recuerdo vívidamente la vergüenza que sentí al hablar con una estudiante adolescente de inglés. Escuché una conversación entre ella y algunos estudiantes iraquíes de literatura inglesa. La joven estaba preguntando si los estudiantes mayores le enseñarían inglés y parecían reacios. Ofreciéndome como hablante nativo, la joven objetó. Cuando le pregunté por qué, dijo: “No quiero practicar frente a un nativo”. ¿Por qué? «¡Porque no quiero sonar como tú cuando hablas farsi!»

También me avergoncé de otras maneras. Un poco duro de oído, a menudo traté de decirle a la gente que era sordo, el persa para el cual es ‘kar’. El problema es que una palabra de la jerga para pene es solo una vocal diferente. Así que pasé mucho tiempo llamándome a mí mismo “pelotudo” frente a mis amigos e informantes.

Con el tiempo, obviamente, este tipo de historias se volvieron cada vez menos, a medida que adquiría más y más fluidez. Pero incluso ahora que he regresado, vuelve la vergüenza. A menudo se me hace un nudo en la garganta cuando hablo persa frente a hablantes nativos con los que no estoy familiarizado. Pero ahora sé, por experiencia, que los percances incómodos también pueden ser fructíferos para construir relaciones de trabajo de campo.

Más en AntropoUrbana:  Coronavirus y lingüística: las metáforas de fútbol son mejores que las metáforas de guerra

Los beneficios de una segunda lengua

Sería bueno terminar esta historia como una especie de viñeta de «¡No te preocupes, el monolingüismo se puede curar!» para hablantes monoglotas que están demasiado nerviosos o que aún no han aprendido otro idioma. Y hay un elemento de eso en ello.

Pero de lo que quiero hablar es más de esta productividad de la vergüenza. Creo que es el miedo a parecer estúpido lo que desanima a la gente a aprender un segundo idioma. En antropología se habla mucho de control de privilegios. ¿Quién es más privilegiado que un varón heterosexual, blanco, occidental?

No quiero sugerir que luchar con un segundo idioma me hizo menos privilegiado, ciertamente no fue así. Pero eliminó algunas de las barreras entre nosotros. A pesar de toda la vergüenza que tuve, cuando fallé en farsi, también hice que mis amigos en Irán se relajaran. Hablar como un nene en su idioma nativo me hizo un poco más accesible, un personaje más identificable. En última instancia, creo que se convirtió en un punto de solidaridad entre nosotros, un reconocimiento de nuestra humanidad mutua e inspiró una mayor disposición por parte de mis amigos e informantes para participar en mi investigación.

Entonces, para cualquier antropólogo en ciernes que lea esto, no temas la falta de articulación que conlleva aprender un nuevo idioma. Acéptalo, y las posibilidades que presenta.

Fuente: The Familiar Strange/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías