Animales con vidas, movimientos y muertes estandarizadas

-

por SARAH GREEN – Universidad de Helsinki  

Cada año se transportan alrededor de dos mil millones de animales vivos en todo el mundo. La mayoría se criaron para garantizar las características uniformes que mejor se adapten al comercio humano. Sus movimientos son rastreados y regulados en un intento de reducir la propagación de enfermedades infecciosas. La motivación principal es proteger la ganadería industrializada de sí misma. Esto creo nuevos tipos de lugares, definidos como zonas que están afectadas o libres de ciertas enfermedades infecciosas. Estas zonas atraviesan regiones administrativas, lo que a veces genera una confusión fatal sobre el origen de los animales de granja.

El Elbeik y el Karim Allah son dos antiguos barcos de carga utilizados para transportar ganado por el Mediterráneo. A finales de diciembre de 2020, ambos barcos tenían un cargamento de ganado vivo procedente de España con destino a Turquía. A ninguno de los dos se le permitió descargar el ganado en Turquía: las autoridades turcas dijeron que el papeleo mostraba que los animales provenían de Aragón, una región de España que recientemente había informado de un brote de la enfermedad de la lengua azul. Los capitanes de ambos barcos protestaron porque los certificados del ganado demostraban que estaban a salvo, pero fue en vano; no se les permitió descargar su carga.

Después de esto, ambos barcos vagaron por el Mediterráneo de puerto en puerto, buscando otros compradores para el ganado. Lo que originalmente se planeó como un viaje de diez días se alargó a tres meses. Finalmente, ambos barcos recibieron la orden de regresar a España y llegaron al puerto de Cartagena en marzo de 2021. Los inspectores veterinarios y los funcionarios de aduanas declararon que los animales ya no podían ingresar a territorio español porque los barcos habían visitado puertos que no estaban certificados para la exportación de animales a la Unión Europea; y manifestaron que el ganado a bordo tampoco estaba ya en condiciones de ser transportado a ningún otro lugar. Por lo que las autoridades españolas ordenaron que todos los animales, casi 3000 de ellos, fueran sacrificados (Joaquín Ortega Abogados 2021).

En ese momento, los medios informaron esta historia como una tragedia que nunca debería haber sucedido. Eso era cierto, en el sentido de que este tipo de resultados completamente catastróficos rara vez ocurren. Sin embargo, el Eurogrupo para los Animales señala que muchas de las normas a menudo no se aplican. Los barcos viejos, el equipo que no funciona correctamente, las instalaciones inadecuadas para los animales durante el viaje y el personal y los recursos gubernamentales inadecuados para hacer cumplir la ley significan que las regulaciones se incumplen como algo natural. Y el problema está aumentando, porque el comercio global de exportación de animales vivos se cuadriplicó en los últimos cincuenta años, con al menos cinco millones de animales vivos en tránsito todos los días (la mayoría son pollos, seguidos de cerdos, vacas y ovejas). Tanto la intensificación de la ganadería, que se concentra donde se encuentran los animales, como una demanda mundial cada vez mayor de carne hicieron que el transporte de animales de granja esté en auge (Phillips 2015; Urbanik 2012).

El transporte de ganado reúne dos elementos que son relevantes para la idea de Plantaciónceno: la estandarización y la burocracia. Juntos, estos procesos afectaron fundamentalmente la movilidad de los animales de granja de una manera que redujo sistemáticamente su movilidad en un sentido, mientras que en otro sentido extendió masivamente las distancias en las que se podía transportarse el ganado. La estandarización no solo implicó convertir la cría de animales de manera efectiva en una actividad industrial (Lymbery y Oakeshott 2014, 14–24); también implicó redefinir la relación entre animales, tierra y ubicación, y crear un sistema estandarizado para mover animales a través del espacio. En el pasado, había una diversidad de formas en que se criaban animales en todo el mundo, además de una diversidad de tipos de animales involucrados. En muchos de estos arreglos, los animales de granja, como cabras, ovejas y vacas, se movían por el paisaje según las estaciones y, en algunos casos, viajaban largas distancias a pie (Bollig, et al. 2013; Chang 1993; Green y King 1996; Evans). -Pritchard 1940). Esto cambió, primero durante el período colonial, durante el cual se introdujeron animales de granja europeos en la mayoría de las áreas coloniales, y luego durante la industrialización, cuando las técnicas de reproducción y las técnicas de producción en masa redujeron la diversidad y estandarizaron los animales que se criaban (Chaiklin, et al. 2020, Wilcox y Rutherford 2018, Urbanik 2012, Anderson 2006, Crosby 2004, especialmente el Capítulo 8). Luego, los animales se mantuvieron en el interior y se alimentaron con alimentos estandarizados. Los animales de granja se volvieron cada vez más estáticos, moviéndose solo cuando eran transportados para el comercio o el sacrificio.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué es la antropología?

Al principio, las normas internacionales sobre las condiciones del transporte de animales se referían a los intentos de controlar la propagación de enfermedades transmitidas por animales, como la peste bovina, la fiebre aftosa y la gripe porcina. Los temas relacionados con el bienestar animal vinieron mucho más tarde y todavía están en negociación, ya que cuidar adecuadamente a los animales cuesta dinero y tiempo, lo cual va en contra de la razón principal del transporte: el comercio. A medida que aumentaba el comercio de ganado, el riesgo de propagación de enfermedades también aumentaba drásticamente. La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) fue fundada en 1924 para monitorear globalmente el brote de enfermedades infecciosas en animales de granja y establecer procedimientos y regulaciones para limitar su propagación. La OIE ahora establece los estándares de la Organización Mundial del Comercio para el transporte de animales vivos. El Elbeik y Karim Allah llevaban certificados que utilizaban los estándares de la OIE. Los certificados especifican de dónde proceden los animales; las autoridades receptoras cotejan esa información con la lista constantemente actualizada de brotes de enfermedades de la OIE.

Sin embargo, en el caso de Elbeik y Karim Allah, hubo una diferencia entre las autoridades españolas y turcas en cómo se entendía la ubicación de los animales. Las autoridades españolas certificaron que todo el ganado procedía de una “zona” (no mencionada en el certificado, pero era Zaragoza) que estaba certificada por la Autoridad Veterinaria española como libre de la enfermedad de la lengua azul. En cambio, las autoridades turcas basaron su decisión en la “región” de Aragón para localizar a los animales, ya que ese era el único nombre mencionado en los certificados. Efectivamente, la enfermedad de la lengua azul se había producido dentro de Aragón, pero Zaragoza, que forma parte de la región administrativa de Aragón, había sido certificada como fuera del área afectada por la enfermedad de la lengua azul (Joaquín Ortega Abogados 2021, 12–13).

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué hace que algo sea etnográfico?

En otras palabras, había dos lugares diferentes para el ganado: uno definido por las normas de la OIE como lo que cuenta como un lugar infectado por la lengua azul; la otra definida por el estado español como región administrativa. La confusión llevó a la imposibilidad de desembarcar a los animales en ningún lugar, atrapándolos en un viaje de tres meses sin destino. El resultado final fue el severo sufrimiento y posterior muerte de 2.776 cabezas de ganado. Si bien la industrialización y la estandarización tienen el efecto de hacer que la producción de cualquier cosa sea escalable, como argumentó Anna Tsing (2015), de eliminar efectivamente la importancia de la ubicación, este ejemplo también muestra algo más: que las ubicaciones particulares, tal como las definen los sistemas estandarizados, continúan siendo muy importantes (¿existe o no existe la enfermedad de la lengua azul?). Además, la coexistencia de diferentes formas de escalar y ubicar las cosas (regiones administrativas, zonas veterinarias, etc.) puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Referencias

Anderson, Virginia DeJohn. 2006. Creatures Of Empire: How Domestic Animals Transformed Early America. New York: Oxford University Press.

Bollig, Michael, Michael Schnegg, and Hans-Peter Wotza, eds. 2013. Pastoralism in Africa: Past, Present, and Future. New York: Berghahn.

Chaiklin, Martha, Philip Gooding, and Gwyn Campbell, eds. 2020. Animal Trade Histories in the Indian Ocean World. Cham, Switzerland: Springer International.

Chang, Claudia. 1993. “Pastoral Transhumance in the Southern Balkans as a Social Ideology: Ethnoarchaeological Research in Northern Greece.” American Anthropologist 95, no. 3: 687–703.

Crosby, Albert W. W. 2004. Ecological Imperialism: The Biological Expansion of Europe, 900-1900. Cambridge: Cambridge University Press.

Más en AntropoUrbana:  Las malas hierbas no existen en la naturaleza: ¿qué nos dice eso sobre los humanos?

Evans-Pritchard, E.E. 1940. The Nuer: A Description of the Modes of Livelihood and Political Institutions of a Nilotic People. Oxford: Oxford University Press.

Green, Sarah, and Geoffrey King. 1996. “The Importance of Goats to a Natural Environment: A Case Study from Epirus (Greece) and Southern Albania.” Terra Nova 8, no. 6: 655–658.

Joaquín Ortega Abogados. 2021. Accountability Report: The Karim Allah and Elbeik’s Crises – Animal Welfare during Sea Transport. Report.

Lymbery, Philip, and Isabel Oakeshott. 2014. Farmageddon: The True Cost of Cheap Meat. London: Bloomsbury.

Phillips, C. J. C. 2015. The Animal Trade. Wallingford, U.K.: CABI Digital Library.

Tsing, Anna L. 2015. The Mushroom at the End of the World: On the Possibility of Life in Capitalist Ruins. Princeton, N.J.: Princeton University Press.

Urbanik, Julie. 2012. Placing Animals: An Introduction to the Geography of Human-Animal Relations. Lanham, Md.: Rowman & Littlefield.

Wilcox, Sharon, and Stephanie Rutherford, eds. 2018. Historical Animal Geographies. New York: Routledge.

Fuente: SCA/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías