Los límites imaginados

-

Black bear laying on a cabin porch

por BARBARA JONES – Brookdale Community College

La historiadora Tina Loo nos dice que cuando un coyote ingresó a un área residencial establecida en Vancouver, Canadá, trotando por el camino a plena luz del día, el historiador ambiental Graeme Wynn preguntó: «¿Qué estaba haciendo? ¿Alardeando? Ni siquiera acechando, sino pavoneándose como si tuviera todo el derecho a estar allí, a través del espacio humano a plena luz del día. Este fue un comportamiento altivo, de hecho, en una criatura que, a pesar de su apariencia de perro, era una molestia, una plaga y un intruso”. La pregunta de Wynn sugiere que al cruzar a la esfera controlada por humanos de un vecindario residencial, el coyote salvaje se convirtió en una molestia doméstica. El uso de esa metáfora molesta cambia nuestra percepción del coyote de un animal salvaje que vaga libremente a una plaga que se ha envalentonado demasiado para su propio bien.

Para aquellos que confían en el dominio humano sobre la naturaleza como lente para la coexistencia, escribe Matt Soniak en un artículo de Audubon sobre nuestro odio a las palomas, existe una frontera imaginaria que separa los espacios humanos «altamente controlados» de la «naturaleza salvaje e incontrolable». Cuando se producen cruces fronterizos y se vuelven perjudiciales es porque el infractor no se ha comportado adecuadamente en un mundo definido por humanos. Una colonia de castores que ingresa al dominio del ranchero e inunda la tierra del ranchero, o un lobo que estresa a los alces haciéndolos más difíciles de cazar, han cruzado en cada caso esa frontera regulada creada en nuestra imaginación y han traído lo salvaje inmanejable a nuestro medio. Asignar atributos humanos negativos a la especie infractora es una respuesta de larga data a este desafío a nuestras reglas. Por lo tanto, el castor se convirtió en una plaga, el lobo en una alimaña, el bisonte en una molestia y la nutria marina en una ladrona. Para que la coexistencia refleje nuestra interconexión en un paisaje compartido, se vuelve esencial reimaginar las narrativas de estas especies. Al reconocer los roles críticos que las especies que normalmente hemos descartado juegan en nuestro bienestar, podemos comenzar a desmantelar las narrativas obsoletas de la vida silvestre para que nuestras fronteras inventadas se vuelvan menos reguladas y más acogedoras para la naturaleza salvaje.

Para lograr este objetivo, necesitamos pensar en dispositivos literarios que refuercen quiénes pueden y deben ocupar nuestros paisajes domésticos. Cuando pensamos en coyotes en el Central Park de la ciudad de Nueva York o en zorros en un camino suburbano, estamos pensando en animales como forasteros porque no pertenecen a estos lugares; en cambio, pertenecen a otro lugar, a algún lugar salvaje. El problema con esta solución es que las ideas de lo salvaje y el salvajismo son construcciones sociales basadas en las nociones de que lo salvaje es un espacio libre de trabas para el hombre y lo salvaje es la otra cara de lo manso. En ambos casos, son paralelos a una comprensión espacial que se enmarca en lo que significa vivir en espacios altamente administrados, como ciudades o pueblos, en comparación con estar en un entorno que el ecologista de vida silvestre Aldo Leopold describió como una distancia que puede hacerse en un viaje de dos semanas con caballos sin cruzar un solo camino. Esta forma de ver no logra captar cómo los humanos y la vida silvestre están integrados en una naturaleza compartida; donde existimos dentro de una red interconectada.

Más en AntropoUrbana:  Doña Ana y las posibilidades del sonido desobjetivado

Los animales salvajes que se mueven por paisajes ajenos a nuestros límites fijos o geografía inventada sufren las consecuencias de esa ignorancia. Un lobo en el Parque Nacional de Yellowstone está familiarizado con nuestra presencia a aproximadamente 100 yardas, la distancia requerida que los visitantes del parque deben mantener de depredadores como osos o lobos. Inmediatamente fuera del parque, los límites cambian entre múltiples jurisdicciones que ya no ven a los lobos como el ideal de la naturaleza, sino como alimañas o un trofeo en el estado de Montana o en las tierras forestales nacionales. Dependiendo de la ubicación, esas 100 yardas podrían ser la distancia para un visitante del parque con una cámara o un cazador con un rifle. Una vez que el lobo pasa de ser el rostro de la naturaleza salvaje a convertirse en una alimaña desagradable e indeseable, las relaciones humanas con el animal cambian para reforzar una realidad anti-lobo persistente y duradera, una realidad que desafía el significado mismo de la coexistencia.

En las reservas indígenas a lo largo de Intermountain West hubo luchas continuas para devolver el bisonte americano, o búfalo, como los llaman los nativos americanos, a la tierra. Muchos rancheros no quieren que los bisontes deambulen libres y salvajes, por lo que los restos de los millones de bisontes que históricamente pastaron en las llanuras se encuentran dentro de unos pocos parques nacionales y estatales desde Montana hasta Florida. Sin embargo, en los últimos años, para reservas como la reserva india de Wind River en Wyoming y la reserva india de Flathead en Montana, los esfuerzos para devolver los búfalos a sus tierras nativas han tenido cierto éxito. El desafío para estas reintroducciones son las ideas contradictorias que rodean a dónde pertenecen los bisontes. Según Jason Baldes, miembro de la tribu Eastern Shoshone en la reserva de Wind River, donde se han devuelto bisontes salvajes, “las vacas son especies invasoras. Simplemente no las llamas así, porque ‘el ganado es el rey’ en Wyoming”. La metáfora “el ganado es el rey” relega a aquellas especies que se complementan con ganado para pasto o agua como subordinadas a las necesidades del ganado y no bienvenidas en el espacio geográfico inventado del territorio ganadero. Los búfalos que escapan de sus dominios cercados pueden ser fusilados porque en la tierra donde el ganado es el rey, el bisonte es poco más que un intruso. En la reserva de Fort Peck en el este de Montana, y en el paisaje que la rodea, se están realizando esfuerzos adicionales para devolver el bisonte salvaje. Ese esfuerzo suscitó la campaña Salvemos al vaquero porque, para muchos ganaderos, la herencia vaquera no es compatible con el bisonte salvaje. Las metáforas e historias positivas sobre el ganado y los vaqueros permiten comprender que, aunque el ganado es la especie invasora, pertenece al paisaje, mientras que el bisonte, una especie nativa fundamental para los ecosistemas de las llanuras, no.

Más en AntropoUrbana:  ¿Cómo y cuándo inventamos caminar?

La campaña actual en Montana, Idaho y Wyoming para eliminar al oso pardo de la lista de especies en peligro de extinción es otro ejemplo de cómo limitamos el acceso de la vida silvestre al espacio humano forjando límites imaginarios. El número cada vez mayor de osos grizzlies que están apareciendo en lugares a los que «no pertenecen» le ofreció, a la multitud de grizzly-es-una-bestia-peligrosa, una oportunidad para manejar al oso grizzly como un animal de caza. Los osos pardos en nuestra basura, nuestros patios o nuestras calles sugieren que los osos no se mantuvieron en su lado de la frontera imaginaria. Aunque el oso grizzly ocupa solo el seis por ciento de su área de distribución anterior, el gobernador de Montana cree que la gran cantidad actual de osos grizzly afecta negativamente a las comunidades, los agricultores, los ganaderos y los recreacionistas, mientras que su estado de peligro limita las opciones del estado cuando se trata de hacer frente a «osos de conflicto». Por lo general, una vez que un grizzly se convierte en un oso de conflicto, solo puede ser reubicado en zonas de recuperación previamente establecidas o asesinado por funcionarios de agencias gubernamentales. La expansión del oso grizzly hacia un hábitat ideal fuera de una zona de recuperación no es una opción porque, al igual que los bisontes salvajes que abandonan sus espacios asignados, también se le puede disparar y matar al oso grizzly. El lenguaje de un nuevo proyecto de ley propuesto en Montana hace que la aplicación de estas fronteras imaginarias sea más probable porque el proyecto de ley permite que “una persona dispare a un oso pardo que amenaza al ganado”. Este proyecto de ley plantea la pregunta: ¿Son los osos pardos amenazantes simplemente porque son las llamadas bestias peligrosas y que simplemente al entrar en nuestra geografía inventada libre de osos pardos su presencia constituye una amenaza? Si no, ¿cómo permite ese proyecto de ley que los osos grizzly se expandan fuera de su área de distribución actual, donde su presencia se concentra en áreas de alta población cerca y alrededor de los parques nacionales del estado? Dado que el hábitat actual del oso grizzly está estrictamente controlado y altamente administrado, la narrativa de la bestia peligrosa hace que sea mucho más fácil evitar los esfuerzos de coexistencia, sino redefinir a un oso grizzly salvaje como un oso de conflicto con todas las consecuencias para un grizzly que la etiqueta permite.

Más en AntropoUrbana:  Buscando problemas de salud mental en el registro arqueológico

Estos ejemplos demuestran cómo, para que la convivencia sea una realidad para nosotros y la naturaleza, se deben contar nuevas historias y metáforas. Para que la vida silvestre participe en el negocio de la vida, las especies deben poder moverse por el paisaje. Los límites reales como cercas, carreteras, represas y la expansión urbana ya dificultan ese movimiento, pero si un coyote nunca hubiera sido llamado una «molestia» o si un bisonte no tuviera que competir con la idea de que «el ganado es el rey», esos límites de la naturaleza imaginados por humanos serían mucho menos rígidos y mucho más acogedores para otras especies además de la nuestra. Esto tiene un sentido fundamental hoy en día, cuando sabemos que nuestro bienestar está ligado al bienestar de la naturaleza. Al reescribir narrativas y metáforas que devalúan las contribuciones de la naturaleza salvaje a nuestro bienestar mutuo, el asunto de la vida puede volverse mucho más fácil para todos nosotros.

Fuente: AAA/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías