Andanzas de una viajera en bicicleta

-

por ELIZABETH BASTIAN

Mi primer coche fue mi primer amor.

Un Buick Century 2003 gris plateado, elegante y brillante que mis amigos y yo apodamos cariñosamente «George». También conocido como el «Georg» más europeo del este, también conocido como «Das Boot» (el barco). Todavía tengo una foto abrazando mi auto en la pared. No era el automóvil más eficiente, y definitivamente no era el más fácil de estacionar, pero George era un tanque si alguna vez hubo uno. Hice más de 32.000 kilómetros  en los dos años y medio que estuvimos juntos, antes de que un trozo de hielo negro de Michigan, en la interestatal, nos sacara a ambos del camino y lo dejara a él (y a mi corazón) destrozado.

Al estar a treinta kilómetros de mi universidad de pregrado, tuve que comprar un auto nuevo, después del accidente, para pasar el año escolar restante. Si bien estaba agradecida de tener un vehículo, odiaba ese auto. Trajo todas mis quejas de conducir directamente al frente, habiendo estado hasta entonces protegida por mi eterna devoción a mi amado George. Odiaba los costos de mantenimiento, odiaba los precios de la gasolina (y la contaminación resultante), odiaba el aislamiento de conducir y la clara sensación de aburrimiento que me dejaba. Con todos los videojuegos de carreras y los juegos de arcade, la conducción actual perdió el sentido de la realidad. Aunque pasaba horas todos los días en mi automóvil, sentía que estaba desperdiciando mi vida sentada en el asiento del conductor.

Como mujer de Motor City, hay una parte de mí que siempre amará los autos, una especie de admiración. Es decir que, como hacen muchos habitantes de Detroit, señalaré y saludaré y miraré minuciosamente un vehículo que se vea bien y que pase o esté estacionado en mi vecindario. Probablemente también pueda identificar más marcas y modelos de automóviles que una persona promedio de 22 años. Pero mantengo lo que dije antes: ODIO conducir, y definitivamente no disfrutaba tener un automóvil.

Ayer fue el día #SinAutos, y el bombardeo de las redes sociales sobre temas urbanos de esta semana se centra en el transporte sostenible. Cuando me mudé, pude vender mi automóvil, por lo que estuve viviendo oficialmente «sin automóvil» durante más de un mes. Para celebrar el tema de esta semana, y como estudiante de planificación del transporte, pensé que sería apropiado compartir 10 cosas que aprendí o me encantan acerca de no ser madre de un trozo de metal.

1. Las calles son para andar en bicicleta, las aceras son para caminar.

En Michigan, rara vez (o nunca) andaba en bicicleta por la calle, a menos que anduviera por barrios residenciales. Aunque ciudades como Ferndale y Detroit tienen algunos vecindarios con carriles para bicicletas, la mayoría de las calles no son muy aptas para andar en bicicleta. Y en la tierra de los autos, lo más probable es que te toquen la bocina o te acosen verbalmente por andar en la calle sin carriles para bicicletas.

Más en AntropoUrbana:  Lo urbano es mucho más que una ciudad

En Urbana, puedes recibir una multa de $100 si un oficial te atrapa andando en la acera (y te atraparán). No todas las calles tienen un carril para bicicletas, pero la mayoría de las calles son lo suficientemente anchas para acomodar tanto a los conductores como a los ciclistas. Los conductores también son más corteses aquí con los ciclistas (en su mayor parte); la mayoría de las veces, un automóvil se queda detrás de mí mientras voy de mi apartamento a clase. En el campus, en realidad, hay aceras específicas que parecen caminos en miniatura reservados para el tráfico de bicicletas. Definitivamente puedo ver por qué UIUC fue catalogado como el cuarto barrio universitario más independiente del automóvil, y estoy muy feliz de ser parte del movimiento.

2. No más cuentas que pagar (o un poco menos)

He pagado más de $4.000 de una sola vez por reparaciones de automóviles. Pagué entre $ 120 y más de $200 al mes por la gasolina, dependiendo de qué tan altos fueran los precios y cuánto tuviera que conducir. Pagué más de $110 al mes por el seguro del automóvil, $50 cada cuatro meses por un cambio de aceite… y la lista continúa.

Todos esos pagos desaparecieron mágicamente en el último mes. Tuve que pagar $6 por una cámara de bicicleta de repuesto (26 x 2 Schrader, si a alguien le importa),  pero en comparación con lo que solía gastar para desplazarme, $6 es prácticamente nada. En lugar de preocuparme por cuánto tiempo me llevará llegar a la siguiente estación de servicio, solo tengo que inflar periódicamente las llantas y engrasar la cadena de mi bicicleta; todo el proceso lleva menos de diez minutos. Lo que me lleva a…

3. La felicidad es una llanta llena de aire

En serio. Pedalear después de volver a inflar las llantas es como flotar en una nube.

Me siento mucho más autosuficiente como viajera en bicicleta. Traté de aprender cómo funcionaba mi automóvil, pero sin alguien que me enseñara de forma práctica, parecía que convertirme en un mono grasiento era una batalla cuesta arriba. Con mi bicicleta, el mantenimiento es mucho más manejable. Tengo la confianza para hacerlo yo misma, y también me enorgullezco más de mi propiedad y trabajo manual.

4. A es para Amigos que andan en bicicleta juntos

Vine aquí sin conocer a nadie y me enorgullece decir que, más de un mes después, probablemente pueda reconocer fácilmente a unas ochenta personas en este campus. Mucho de esto es gracias al ciclismo. Tener un compañero de bicicleta es más que una simple actividad social: también es más seguro andar en bicicleta en grupo. Sin mencionar todas las divertidas señales con las manos, las conversaciones a gritos por encima del hombro, las carreras cuesta arriba y la pura alegría del ejercicio. Me he acercado mucho más a mi cohorte al andar juntos en bicicleta: ¡un grupo de nosotros incluso completó un viaje de cincuenta kilómetros el fin de semana pasado!

Más en AntropoUrbana:  Los límites imaginados

Como dije antes, conducir es tan aislante, tan desvinculado. Me encanta poder interactuar con nuevas personas y lugares sin metales entre nosotros.

5. Google Maps es (una vez más) tu nuevo mejor amigo

Lo que me encanta de Google Maps es que tienen en cuenta qué tan apta para bicicletas es una calle cuando te dan una ruta. Puede que no sea la ruta más directa, como si estuvieras en un automóvil, pero garantiza aún más la seguridad de la bicicleta para que no termine en el carril de giro a la izquierda en una calle concurrida de seis carriles. También me ha permitido explorar las partes más residenciales de mi nueva ciudad (ciudades) que de otro modo me habría salteado.

Mi nuevo juego favorito es ver en cuánto puedo superar el «tiempo de viaje estimado» de Google. Récord permanente = tres minutos.

6. ¿Comestibles? Sin excusas

“¿Qué vas a hacer con las compras?” fue la pregunta que la mayoría de la gente en casa se hizo cuando se enteraron de que iba a dejar mi auto. Después de un mes de cargar comestibles, puedo decir con confianza que andar en bicicleta con comida no es gran cosa. ¿Es más cómodo un coche? Supongo. Pero permítanme decirlo de esta manera: el fin de semana pasado tenía una enorme bolsa de supermercado atada a mi canasta, una bolsa colgada del hombro, un bolso cruzado sobre mi cuerpo y un saco de papas en mi regazo para mi viaje de un kilómetro a casa.

Estaba bien. Tú también lo estarás.

7. Ropa: tampoco hay excusas

En el último mes, anduve en bicicleta con faldas ajustadas, faldas hasta el suelo, chancletas, cuñas, mocasines, jeans, mallas, pantalones de vestir, botas y todo lo demás. ¿Estaba quizás un poco sudada cuando llegué a clase? Claro, pero eso desaparece después de unos quince minutos. ¿Es esa la ropa ideal para andar en bicicleta? Probablemente no, pero no estoy compitiendo en el Tour de Francia en mi viaje de ocho minutos a clase. Solo lleva una barra de desodorante y (si realmente te sientes elegante) un peine, y asegurarás tu presentación.

Más en AntropoUrbana:  Estamos en serios problemas

8. No más melancolía de estacionamiento

¿Mencioné cuánto más pesa mi billetera desde que dejé el auto? ¿Mencioné también cómo no tengo que pagar por el estacionamiento y es GLORIOSO? ¿Mencioné también que encontrar un lugar para estacionar bicicletas es tan fácil como encontrar un poste de metal o un árbol?

¡Tres hurras por no más bucles interminables alrededor de los estacionamientos!

9. El minimalismo es imprescindible

En la licenciatura, todas las mañanas salía de casa como si estuviera huyendo de casa. Tenía mi mochila, la bolsa de mi computadora portátil, mi bolsa de lona llena de ropa para correr, zapatos, cosas para la ducha. En el invierno se puso aún peor. ¿Ahora? Tengo mi única mochila que puedo tirar fácilmente en la canasta de mi bicicleta y continuar con mi día.

Traigo mi computadora portátil a clase tal vez una o dos veces por semana, pero la mayoría de las veces mi tableta funciona bien. Empaco un pequeño almuerzo con algunos bocadillos, un par de cuadernos, mi botella de agua, mi agenda. Y los fines de semana, a veces puedo arreglármelas con mis bolsillos, sin siquiera molestarme con un bolso. Viajar ligero es esencial sin coche, pero es algo que no me importa en absoluto.

10. La felicidad también es…

…¡vivir sin estrés! Y esto es exactamente lo que estuve haciendo desde que me deshice de mi coche. Hice más ejercicio, interactué más directamente con mi entorno urbano, ahorré dinero y usé menos recursos mientras me vuelvo más ingeniosa.

Pongámoslo de esta manera: voy en bicicleta a casa desde los bares cantando canciones de Simon y Garfunkel en voz alta (y no tiene nada que ver con el alcohol).

A algunas personas les encanta tener un automóvil y lo entiendo perfectamente. Claramente, yo fui una vez una de esas personas. Pero después de años de conducir más de 250 kilómetros a la semana, no podría estar más feliz siendo una viajera en bicicleta.

Para aquellos que aún dudan, los desafío a usar una bicicleta en esta semana sin automóviles. Aunque sea para un solo viaje. Incluso si es por medio kilómetro. ¡Hazlo con un amigo o solo!

Porque si algo es cierto es que ir en bicicleta es mucho más divertido que conducir. Y si no te estás divirtiendo en tu viaje al trabajo, a la escuela o a donde sea, entonces no te estás transportando correctamente.

Fuente: Medium/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías