¿Existen los hombres mono?

-

por GREGORY FORTH

Durante mi trabajo de campo etnográfico en la isla indonesia de Flores, entre 1984 y 2003, registré relatos locales de humanos de cuerpo pequeño, parecidos a simios, que supuestamente vivían en la isla. Cuando se anunció el descubrimiento del homínido fósil Homo floresiensis, en 2004, me sorprendió el notable parecido entre los «hombres-mono» descritos localmente y las reconstrucciones paleoantropológicas de los fósiles del Pleistoceno tardío. Explorando cómo podría explicarse esta correspondencia, continué mis investigaciones durante diez viajes de campo posteriores entre 2005 y 2018. El resultado es mi libro de 2022, Between Ape and Human: An Anthropologist on the Trail of a Hidden Hominoid. El siguiente ensayo extraído es del primer capítulo del libro.

*

En los confines del archipiélago de Indonesia se encuentra la isla de Flores, una tierra larga y angosta de altas montañas, acantilados escarpados y profundos barrancos. La isla es el hogar de algunas criaturas notables, incluida la rata gigante de Flores, una bestia que vive en los árboles y que puede crecer 70 centímetros de la nariz a la cola. En Flores también se encuentra el lagarto más grande del mundo, el dragón de Komodo, un carnívoro venenoso que puede alcanzar una longitud de más de tres metros.

En la antigüedad, la isla de Flores una vez tuvo el ahora extinto Stegodon pigmeo, criaturas parecidas a elefantes no más grandes que una vaca. Pero lo que me preocupa es un animal aún más notable y menos esperado, o quizás dos animales de tipos muy similares.

Uno es un humano fósil de cuerpo extremadamente pequeño llamado Homo floresiensis, conocido por los restos encontrados en 2003 en Liang Bua, en el oeste de Flores. Con poco más de un metro de altura, la altura de un niño de dos a tres años, la pequeña especie rápidamente fue apodada «el hobbit», en honor al personaje de J.R.R. Tolkien.

Los paleoantropólogos describieron las características esqueléticas del hobbit como «arcaicas», comparables en cierto modo a las de los australopitecinos que vivieron hace de 2 a 4 millones de años. Sin embargo, H. floresiensis vivió hace tan solo 50.000 años.

La otra criatura parecida a un humano, que por conveniencia llamo “hombre-mono”, aún no fue identificada científicamente. Pero un grupo que habita la isla de Flores, un pueblo llamado Lio, afirma que estas criaturas están vivas en secciones aisladas de su territorio montañoso.

En su propio idioma, los lio llaman, a estos hombres-mono, lai ho’a. Los describen como pequeños, de hecho, aproximadamente del mismo tamaño que H. floresiensis; caminan erguidos y son peludos. Individuos lio ofrecen relatos creíbles de lai ho’a que han visto, incluidos encuentros con testigos presenciales que datan de la década de 1960 a la de 2010.

Las fechas arqueológicas sugieren que H. floresiensis había estado viviendo en la isla desde hace unos 100.000 años. Los antepasados de la especie pueden haber llegado mucho antes. Pero debido a que las fechas disponibles corresponden a un solo sitio, no se sabe cuándo desapareció H. floresiensis, o incluso si desapareció.

Hay razones para creer que los hombres mono de la isla de Flores podrían ser descendientes actuales de H. floresiensis. Si es así, podría significar que esta especie aún comparte la isla de Flores con los humanos modernos. Por otro lado, las criaturas parecidas a humanos de las que habla Lio podrían ser puramente imaginarias. Lo que me interesa es qué solución está mejor respaldada por la evidencia.

Más en AntropoUrbana:  ¿Por qué los seres humanos somos tan violentos?

Viviendo a unos 300-400 kilómetros al este del sitio donde se descubrió H. floresiensis, Lio ocupa una de las regiones más montañosas de la isla, un país accidentado desde cualquier punto de vista.

No hace mucho tiempo, la gente de Lio practicaba principalmente el cultivo de tala y quema. En los jardines de las tierras altas, excavados en los bosques de montaña, plantaron maíz, arroz, mijo y otros cereales, y una variedad de hortalizas y tubérculos. En las décadas de 1930 y 1940, parte de la población comenzó a cultivar arroz en campos de regadío permanente ubicados en lugares más bajos. Casi al mismo tiempo, algunos Lio también abandonaron las aldeas de las tierras altas para construir asentamientos más cerca de los arrozales.

Aun así, muchos agricultores todavía plantan jardines en las tierras altas y residen en elevaciones más altas, a menudo a una distancia considerable de las carreteras y otras instituciones modernas. Durante el siglo XX, los bosques de Lio se redujeron debido a las actividades humanas. Sin embargo, las montañas más altas permanecen cubiertas de selva. Es principalmente en estas regiones donde los Lio dicen que la gente, muy ocasionalmente, se encuentra con hombres-mono.

El hombre mono de la isla de Flores es una figura que reconstruí a partir de las declaraciones de numerosas personas Lio.

Nunca he visto un hombre-mono, y en parte por esta razón, algunos lectores pueden querer descartar cualquier parecido entre estas criaturas y los homínidos aparentemente extintos hace mucho tiempo como una mera coincidencia. Uno de los propósitos de mi investigación es cuestionar tal rechazo.

Puedo descartar de inmediato la posibilidad de que el hombre mono simplemente refleje la familiaridad local con el descubrimiento científico y la reconstrucción de H. floresiensis. Tuve suerte. Primero registré descripciones físicas del hombre-mono de Lio en julio de 2003. Eso fue más de dos meses antes de que los paleoantropólogos encontraran los restos de H. floresiensis en septiembre de 2003 y mucho más de un año antes de que el descubrimiento fuera anunciado al público. Incluso después de ese tiempo, muy pocos isleños de Flores aprendieron mucho sobre el descubrimiento.

Esto no significa que los hombres mono existan como criaturas de carne y hueso, a diferencia de los seres imaginarios que existen solo en la mente de las personas. Pero demostrar que los hombres mono son imaginarios no es tarea fácil. Se podría intentar demostrar que la existencia de la cosa contradice las leyes de la física o los principios de la evolución biológica.

Sin duda, algunos informes de Lio desafían la ciencia básica. Afirmaciones fantásticas dicen que los hombres mono pueden «desaparecer» o incluso «volar». Sin embargo, muchos relatos de Lio se adhieren a una descripción completamente naturalista. Si tales cosas representadas de manera realista no existen, queda la pregunta de por qué la gente piensa que sí existen; de hecho, por qué algunos ofrecen relatos aparentemente creíbles de avistamientos de hombres mono.

Mis estudios en la Isla de Flores fueron ampliamente etnográficos, es decir, investigo cómo las personas organizan su vida social y espiritual, en qué creen y qué consideran conocimiento válido. Como todos los etnógrafos, realicé esta investigación viviendo con la población local durante largos períodos de tiempo y conversando con ellos en idiomas que dominan.

Más en AntropoUrbana:  Acerca de la inteligencia neandertal

Mi primera etapa de trabajo de campo en la isla de Flores fue en 1984. Desde entonces, he regresado a Flores 19 veces, pasando, por lo general, de dos a tres meses en el campo.

Como antropólogo, soy plenamente consciente de que la evidencia verbal de cualquier tipo puede fabricarse, exagerarse o simplemente confundirse. Me refiero principalmente, por supuesto, a declaraciones de personas que afirman haber visto hombres-mono de la isla de Flores.

Sin embargo, uno puede evaluar los avistamientos putativos considerando el entorno físico y las descripciones de las personas (¿suenan como otro animal, un mono, digamos, o un tocón de árbol o una roca, o, de hecho, como algo soñado?). También se puede evaluar la personalidad, el carácter y el estatus social de los testigos, incluido el interés que puedan tener en representar algo de una manera particular.

Por esta razón, confío menos en los relatos de personas con una inclinación sobrenatural, sobre todo traficantes de partes o sustancias corporales de hombres mono mágicamente poderosas y “gente de poder” (ata bhisa) o “gente de conocimiento” (ata mbe’o). Estas personas sirven como sanadores espirituales, magos y hechiceros. Pueden tener un interés personal, también podría decirse profesional, en reclamar la experiencia de cosas desconocidas para otros.

Los informes de hombres mono más valiosos son aquellos en los que dos o más personas afirman haber visto lo mismo simultáneamente; grabé varias de esas afirmaciones. Pero incluso en estos casos, todos los testigos podrían haberse equivocado o haber recordado mal lo que vieron.

¿Cómo puedo estar seguro de que todo lo que escuché refleja una criatura natural que corresponde a una especie científicamente desconocida? La respuesta corta es que no puedo. Aun así, varias consideraciones reducen mi incertidumbre y pueden hacer lo mismo para los lectores.

Comienzo con el engaño deliberado. Los investigadores pueden encontrar individuos deshonestos en cualquier entorno de campo. Hay formas de identificar a las personas, con referencia a sus rasgos personales, posición social e intereses, que tienden a engañar o exagerar (como los brujos antes mencionados).

Pero también hay razones para creer que gran parte de lo que la gente le dice a cualquier antropólogo es exacto, al menos en el entendimiento honesto de la gente. La mayor parte de lo que decía la gente sobre los hombres-mono de la isla de Flores coincidía con lo que otros decían. Y cuando las cuentas divergían, por lo general era posible encontrar una razón.

Además, el engaño y la fabricación requieren esfuerzo. Es mucho más fácil para las personas decir la verdad (tal como la ven) o simplemente decir que no saben, sin duda, que es la mejor manera de deshacerse de un antropólogo problemático. No sólo eso; la fabricación requiere un motivo.

A veces, las personas pueden decir falsedades para transmitir lo que creen que un investigador quiere escuchar. Pero no está claro por qué la gente de Lio podría haber pensado que estaba solicitando representaciones naturalistas de hombres mono. Es más probable que algunas personas se inclinaran a enfatizar aspectos sobrenaturales. Porque la gente sabía que yo también estaba interesado en cosas como los espíritus locales, las brujas y las creencias y prácticas mágicas.

Más en AntropoUrbana:  La brujería existe y puede investigársela, explica un antropólogo

Pueden decirse falsedades para tomarle el pelo a alguien. Una persona en Estados Unidos o Canadá podría decirle a alguien que vio a Pie Grande para engañarlo. Pero esto no funcionaría entre los Lio. Porque Lio considera a sus hombres-mono como animales reales, aunque raros, cuya existencia nadie discute. Un paralelo norteamericano podría ser decirle a una persona que ha visto, digamos, un glotón, un animal que incluso las personas experimentadas al aire libre rara vez encuentran en la naturaleza; incluso si la afirmación fuera falsa, difícilmente constituiría una broma.

Lio estaba familiarizado con los hombres mono mucho antes de la llegada de los misioneros u otros agentes del colonialismo. Además, los planes de estudio de la escuela secundaria tienen poco o nada que decir sobre paleoantropología o evolución humana. Por lo que pude descubrir, los libros de texto, o cualquiera de los pocos libros que están disponibles localmente, no incluyen ilustraciones de ancestros humanos que no sean Homo sapiens.

Los católicos floreneses educados, incluidos los sacerdotes indonesios, critican abiertamente la evolución darwiniana, y los aldeanos comunes de Lio apenas se dan cuenta de eso. Su cosmología indígena no contiene nada comparable a una visión de los humanos o animales actuales evolucionados gradualmente a partir de ancestros físicamente diferentes.

No hay razón para suponer que su visión de los hombres mono de la isla de Flores haya sido moldeada de alguna manera por el descubrimiento de H. floresiensis. Al no tener ningún interés y poco conocimiento sobre paleoantropología, Lio no tendría motivos para dudar de que un pequeño animal bípedo que combina características de humanos y simios podría existir en su territorio.

Para la gente de Lio, los hombres mono de la isla de Flores forman parte del entorno local tanto como cualquier otra criatura rara, como los dragones de Komodo. A diferencia de los creyentes de Pie Grande, ningún Lio busca hombres-mono. No tienen ningún motivo, financiero, social o de otro tipo, para encontrar un espécimen de hombre-mono. Y debido a que apenas conocen los puntos de vista científicos externos, o cualquier punto de vista que afirme que tales criaturas no existen, no tienen ningún interés ideológico en demostrar que alguna afirmación científica está equivocada.

Como esto debería sugerir, Lio también está menos sesgado que los científicos que rechazan la posibilidad de que bípedos no-sapiens hayan sobrevivido hasta el presente. Algunos académicos y no académicos descartan cualquier conocimiento del mundo natural que no haya recibido el sello de aprobación científica.

Pero estos escépticos deberían preguntarse por qué Lio cree que existen los hombres-mono de la isla de Flores. Deberían darle a la gente de Lio una audiencia justa. Lo hice, en parte debido a la forma deslumbrantemente naturalista en que la gente describe el lai ho’a.

Si se aceptan como relatos plausibles de criaturas reales, lo que dice la gente de Lio presenta un desafío para la biología y la paleoantropología. Si no, surge otro desafío: explicar por qué las personas suscriben la existencia empírica de entidades con poca o ninguna base en la realidad observable.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías